Crisis por pandemia genera efectos devastadores en los más pobres

0
532

Naciones Unidas, a 22 de abril del 2020.- L crisis generada por la pandemia de COVID-19 provoca efectos devastadores entre las personas pobres, pues muchos Estados priorizan hoy en sus respuestas los intereses económicos de los más ricos.

Así alerta en un reporte, publicado este miércoles, el relator especial de las Naciones Unidas sobre la extrema pobreza y los derechos humanos, Philip Alston.

Varios países dan prioridad a los intereses económicos de los más ricos, mientras que apenas se hace por quienes trabajan duro para proporcionar servicios esenciales o no pueden mantenerse a sí mismos, advirtió el experto independiente de la ONU.

Asimismo, destacó que una de las dramáticas consecuencias de la pandemia es que puede arrastrar a más de 500 millones de personas adicionales a la pobreza.

Como advierte la Organización Internacional del Trabajo, apuntó Alston, podrían desaparecer el equivalente a casi 200 millones de empleos a tiempo completo durante los próximos meses, en tanto los ingresos perdidos podrían ascender a 3.4 billones de dólares este año.

Tal tesis afecta de forma desproporcionada a los más pobres, quienes tienen mayores probabilidades de tener problemas de salud, vivir en lugares superpoblados y sin recursos para permanecer en sus casas durante largos períodos de tiempo, subrayó.

Los empleos mal pagados de estas personas los obligan a elegir entre arriesgar su salud o perder sus ingresos, lamentó el relator independiente.

Muchas personas en el mundo están condenadas a vivir al día, sin ahorros, sin reservas de comida y no pueden permanecer confinados en casa, destacó.

Es una falta de dimensiones épicas, denunció, que buena parte de los estados hacen muy poco para proteger a los más vulnerables a la pandemia.

Por ejemplo, dijo, el paquete de medidas de emergencia que adoptó el Gobierno de Estados Unidos sirvió para extender temporalmente los programas de desempleo, pero excluyó a los trabajadores indocumentados y los que laboran en sectores no regulados y pagan impuestos.

De acuerdo con Alston, la pandemia de COVID-19 dejó descubierto la quiebra de los sistemas de asistencia social en muchos países y ya es tiempo de realizar profundas reformas estructurales que protejan a las poblaciones en su conjunto y aumenten la resistencia ante un futuro incierto.

La mayoría de las acciones adoptadas son medidas a corto plazo y de emergencia que sólo sirven para ganar tiempo en lugar de abordar los inmensos desafíos que continuarán en el futuro, valoró el relator.

También consideró que los ataques contra la Organización Mundial de la Salud son “tan injustificados como desmesurados”, y completamente autodestructivos.

Fuente: Prensa Latina

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí