Pulido, como hace 33 años, corsario de la mafia del poder

Marcial siempre estuvo detrás de Lara y Pulido; y el gobierno los premiaba Armados con metralletas, Marcial, Pulido y otros hirieron a los “cuijes” en 1990 Dijo el domingo que ya le van a dar todo, pero amenaza con parar el puerto

8
1159

Por Raúl Hernández Rivera

Ciudad de México, 12 de diciembre del 2023.- Todos los medios de comunicación mostraban fotos de Marcial Zurita, Pedro Segura, Pedro Rosas, Alejandro Pulido, Juan y Jesús Rodríguez Tapia (“los cachuchos”); los reporteros que permanecieron en el lugar de los hechos dijeron que aparecían armados hasta con metralletas, según reporta el periódico Excélsior el veinte de diciembre de 1990.

Contrario a intereses de los trabajadores portuarios que presume defender, ahora con la marcha, parando la vialidad del centro de la Ciudad Puerto de Veracruz -igual que hace 33 años-, el plantón y las amenazas frente a la ASIPONA, Alejandro Pulido Cueto evidencia que fue y es parte de las acciones de Salinas de Gortari para entorpecer cualquier movimiento legal a favor de los trabajadores portuarios en beneficio de intereses de los corruptos. El eufemismo utilizado fue y es, “Operación Corsario”.

El 20 de diciembre de 1990, Excélsior cabeceó: “Siete lesionados al enfrentarse empleados del Puerto de Veracruz”. Un día anterior, el 19 de diciembre de 1990, El Dictamen publicó: “Cincuenta mil pesos de aguinaldo para los libres”, “Violencia en la zona marítima”, “Es una burla dicen los obreros libres”, “Nosotros mantenemos a los maniobristas”. La Tarde replicó: “Zozobra y terror en los muelles”, “Marcial Zurita apaleó a los “cuijes” por exigir aguinaldo justo”, “Explotación y represión en pleno siglo XX”. Notiver, por su parte, expuso: “Balacera en el muelle”, “Cinco ‘cuijes’ heridos en enfrentamiento”, “Los ‘cuijes’ cambiaron piedras por tiros”, “Responsabilizarán al regidor Rodríguez Tapia”, “Es un insulto a la pobreza”, “Aún no calculan las pérdidas que dejó el paro”, “Siete buques se quedaron en el muelle”, “Los cuijes no tienen razón… ni dinero”, “El Subprocurador los puso a chambear”.

Pocos integrantes del Sindicato de Maniobristas asistieron a la convocatoria de Pulido. Hubo más comerciantes y taxistas, a pesar de llamadas y mensajes a los cada vez menos seguidores.

Ahora, 33 años después, frente a la entrada de ASIPONA, Veracruz, José Alejandro Pulido Cueto declara a los medios: “Venimos a tratar de iniciar un diálogo con ASIPONA, con el almirante Romel (Romel Eduardo Ledezma Abaroa, director desde 2 de septiembre del 2020) que se ha mostrado reacio a dialogar con nosotros; ya tenemos una sentencia actual, pero tenemos un amparo y la concesión que está vigente; el ratero de Salinas de Gortari y Dante y los que estuvieron con él, pasaron por alto que tenemos la concesión otorgada por la Secretaría del Trabajo, fue un laudo laboral. Nadie tiene la personalidad para haberla cancelado y no lo pudieron hacer. Hoy están argumentando que las nuevas condiciones del puerto para trabajar son diferentes, pero todo lo que hizo API, ASIPONA y todos los permisos que están en el muelle con las operadoras, son ilegales porque las pusieron encima de la concesión y violentando todos los derechos de todos los trabajadores. Nosotros no queremos sacar a nadie, los trabajadores y los sindicatos que están actualmente tienen que seguir trabajando. Las empresas, estamos dispuestos a aceptar que tengan sus sindicatos, que estén trabajando la concesión, pero definitivamente nosotros queremos nuestro espacio sin violentar el derecho humano ni el derecho laboral de ningún trabajador.

Algunos asistentes al “plantón”, aseguran que no fueron más de cincuenta personas cuando Pulido estaba hablando, luego, muchos se fueron.

A una pregunta del reportero, sin mostrar ningún documento como es su costumbre, Pulido responde: “Nosotros tenemos laudos desde 1949, 53, 58, 63, 67, 73 y 75. En el 91 y 94 operaron de manera ilegal Salinas, Dante Delgado, Fernando Gutiérrez Barrios, Pedro Aspe Armella… lo hicieron todo ilegal, pero pasaron por alto porque si estaban acostumbrados a robar y a violar los derechos de todos, pero pasaron por alto  y no se dieron cuenta que un laudo laboral de todos los trabajadores nadie lo puede cancelar aunque ellos dicen, la Coordinadora de Puertos y la Secretaría de Marina que hubo una ley en el 94 en donde hay condiciones actuales en los puertos, si pero están primero en tiempo, primero en derecho, las concesiones de nosotros están vivas y nos tienen que reconocer…

“Tenemos una sentencia del 2013, la última; una sentencia para que surta efecto y no prescriba son diez años. Nosotros en el 2022 rompimos la prescripción y esa sentencia está en firme, es una sentencia ejecutoria, ya el tribunal federal administrativo determinó que nos deben de regresar nuestro radio de acción y en eso estamos. Queremos una audiencia con Romel para empezar a negociar y empezar a tratar el tema y que nos devuelvan un espacio, no queremos todo.

“Nosotros aquí nos vamos a quedar, no queremos que se vayan ellos a la cena de navidad, a la cena de fin de año, queremos que el señor presidente resuelva todas nuestras peticiones, ya nos entregaron algo, ya nos entregaron el INFONAVIT, nos van a entregar ahorita las pensiones del IMSS, ahorita fueron pocas, fueron cinco pero deben autorizarnos 44 y lo que sigue es el espacio y no es para entrar a trabajar, es para que nos liquiden los 32 años de servicio que han usufructuado el radio de acción de nosotros. Nos quitaron ilegalmente nos lo tienen que devolver. Éramos 2 mil 500 socios, y ahorita somos menos…”

Micrófono en mano, crecido ante las cámaras de reporteros, Pulido miente al advertir al Almirante Romel: “…quiero decirle que este es un edificio emblemático, es un edificio que fue construido por los trabajadores maniobristas, carretilleros y cargadores, donde participaron también estibadores y checadores. Esto fue un apoyo o una gestión que hizo el presidente Luis Echeverría Álvarez, este edificio es de nosotros, no lo hemos afectado, que no se equivoque, ya hemos entrado una o dos veces, podemos entrar las veces que queramos, pero estamos respetando la conciliación y la negociación por el presidente Andrés Manuel López Obrador, que fue el único presidente, o ha sido el único presidente que nos ha escuchado.   

Pero los que conocen la historia, saben que Pulido Cueto miente al afirmar que “el edificio de ASIPONA es de los maniobristas”. “Ese edificio se construyó por iniciativa del Lic. Hugo Cervantes del Río, secretario de la Presidencia de Luis Echeverría, para concentrar todas las autoridades portuarias ubicadas en diferentes domicilios; en ese edificio también se albergaron las oficinas de la entonces nueva empresa de Servicios Portuarios de Veracruz, las demás oficinas de Capitanía de Puertos, de Migración, de Sanidad Internacional y por supuesto las oficinas de la delegación de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos. Incluidos salones donde todas las entidades que participaban en el puerto se reunían frecuentemente. Los sindicatos, los representantes de los navieros, de importadores y exportadores, agentes aduanales, industriales y productores del campo, todos ellos participaban en los debates tendientes a lograr acuerdos para resolver problemas, necesidades y carencias del puerto, así como de sus instalaciones con la presencia de las autoridades responsables a nivel municipal, estatal y federal, para alcanzar acuerdos y no lesionar los intereses de los habitantes del puerto. Muchos de esos debates fueron bajo la coordinación del Ing. Felipe Bravo Zamudio”. Así lo narra Pedro Miranda Castillo (fallecido el 13 de enero del 2019) en su libro “La Destrucción de los Sindicatos Portuarios 1991”.

Pedro MIranda Castillo

Finalmente, el que se hace llamar “el Supremo”, remata: “Para nosotros es una ofensa cuando nos quitaron el puerto de Veracruz de manera ilegal. Salinas de Gortari, Dante Delgado, Gil Díaz, Aspe Mella, Gutiérrez Barrios, Jorge Lecona, que era un gato que yo lo enseñé a trabajar en la terminal de contenedores y hoy es el director de Hutchison Port en México, y el Caribe y creo que de Panamá…”

+ + + +

Aquí la nota publicada en El Dictamen, el 8 de junio de 1991:

Marcial siempre estuvo detrás de Arturo Lara

•         Zurita sembraba terror en los muelles

•         Aguinaldos de 50 mil pesos a los cuijes

•         Pulido Cueto premiado con nuevo cargo

Mario Vázquez Sandoval

EL DICTAMEN

H. Veracruz, Ver. Sábado 8 de junio de 1991

CON LA ASUNCIÓN DE Arturo Lara Martínez a la secretaría general del Sindicato de Maniobristas -cuatro de noviembre de 1990- no terminaban los planes de Marcial Zurita Tamayo, busco el ejercicio del poder “detrás del trono”.

Una nueva prueba de fuerza fue la acusación contra el nuevo director de Servicios Portuarios de Veracruz, por malos manejos económicos, cuyo monto lo “estimaron” en treinta mil millones de pesos.

Ese planteamiento exagerado en todos sentidos ocurrió a través de Jesús Rodríguez Tapia contralor de la empresa, y lo publicaron en todos los diarios de la primera quincena de diciembre de 1990.

Fue necesaria la intervención de funcionarios de alto rango de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para la práctica urgente de una auditoría a SERPOVER con el propósito de complacer a Marcial Zurita. Deducimos que todo se redujo a otra farsa más del multicitado sujeto.

Nadie olvida la represión sufrida por el grupo de trabajadores eventuales, “cuijes” -dieciocho de diciembre de 1990-, la gota que derramó el vaso de la paciencia social, cuando éstos rechazaron un aguinaldo de cincuenta mil pesos, correspondiente a un largo año de jornadas auténticas en el muelle.

Abundan las referencias de los hechos, basta con ver los titulares de algunos periódicos:

•         El Dictamen -veinte de diciembre de 1990- “Cincuenta mil pesos de aguinaldo para los libres”, “Violencia en la zona marítima”, “Es una burla dicen los obreros libres”, “Nosotros mantenemos a los maniobristas”.

•         La Tarde -diecinueve de diciembre de 1990- “Zozobra y terror en los muelles”, “Marcial Zurita apaleó a los “cuijes” por exigir aguinaldo justo”, Explotación y represión en pleno siglo XX”.

•         Notiver -diecinueve de diciembre de 1990- “Balacera en el muelle”, “Cinco ‘cuijes’ heridos en enfrentamiento”, “Los ‘cuijes’ cambiaron piedras por tiros”, “Responsabilizarán al regidor Rodríguez Tapia”, “Es un insulto a la pobreza”, “Aún no calculan las pérdidas que dejó el paro”, “Siete buques se quedaron en el muelle”, “Los cuijes no tienen razón… ni dinero”, “El Subprocurador los puso a chambear”.

•         En la Ciudad de México, Excélsior -veinte de diciembre de 1990- publicaba:

“Siete lesionados al enfrentarse empleados del Puerto de Veracruz”. Todos los medios de comunicación mostraban fotos de Marcial Zurita, Pedro Segura, Pedro Rosas, Alejandro Pulido, Juan y Jesús Rodríguez Tapia (“los cachuchos”) y los reporteros que permanecieron en el lugar de los hechos, dijeron que aparecían armados hasta con metralletas.

Precipitadamente, un día después del zafarrancho en que resultaron lesionados varios obreros eventuales, Marcial Zurita Tamayo entregó el poder a Arturo Lara Martínez, algo también sin precedente en la vida sindical pues todos los líderes siempre permanecían hasta el último día del año y aquí se adelantó el relevo. Un claro síntoma de que la estrella del antecesor se opacaba.

De manera sorpresiva lo ubicaron en un excelente puesto: delegado consejero, o sea, miembro del Consejo de Administración de Servicios Portuarios, posición superior al director y gerente administrativo de la empresa con firmas autorizadas en bancos y el control, por su “experiencia”, de los otros tres delegados consejeros de las series “A” y “B” de las acciones que representaban el setenta y uno por ciento del capital.

A partir del primero de enero de 1991, tomó posesión de su nuevo cargo. Además, premió los servicios de Alejandro Pulido Cueto con el nombramiento de jefe de personal.

Empezó a entrenar a su “pupilo” Arturo Lara Martínez y pasarle todos sus contactos y conocimientos. Uno de los más importantes fue el control de las asambleas con el triunfo asegurado para imponer el presidente de la mesa de debates, un incondicional encargado de bloquear el uso de la voz a todo el que pensara diferente a los intereses de Zurita Tamayo.

La otra herencia correspondió al “arte de empañar a sus compañeros autoridades, con cuento de que en Xalapa y México “estamos muy bien parados” y el desplazamiento de grupos de quince personas o más en transporte aéreo, para que lo esperaran en la antesala mientras él tomaba acuerdos con el “señor” y la consigna fue que los “Infiltrados” repitieran esas represiones entre la base.

Al Gobierno lo impresionaba con el nutrido contingente de maniobristas que prácticamente presentaba un plantón en cada oficina que visitaban en la capital de la República o en el Estado, aunque el motivo real solo fuera la firma de un recibo o una carta a la Oficialía de Partes.

Marcial Zurita, mormón, solía burlarse de sus compañeros que por primera vez llevaba al Distrito Federal, y solía decir que los hombres del muelle se arrodillaban y persignaban en la Alameda Central ante el Palacio de Bellas Artes, porque confundían con la Basílica de Guadalupe.

El quince de febrero de 1991, un diario local confirmó lo que los otros habían señalado: Marcial Zurita dejó una deuda de novecientos cuarenta y un millones de pesos. Allí mismo publicaron un oficio de Servicios Portuarios de Veracruz donde le cobraban a Arturo Lara Martínez.

Aquella vieja cuenta de cuatrocientos millones de pesos que debió pagar en julio de 1989 por salarios a los “cuijes” que le trabajaban al sindicato se incrementó a más del doble.

Alejandro Pulido Cueto, por su parte, insertaba un desplegado acusando a las autoridades judiciales de beneficiar a los encarcelados; pero al día siguiente, sus propios compañeros circularon en el muelle, los cheques multimillonarios a favor de la licenciada Obdulia Carlín Zamora, ocupados en “gastos y trámites judiciales”.

La inconformidad interna y externa crecía, mientras Zurita Tamayo dejaba el “Infonavit-Maniobristas” y estrenó nueva residencia que un diario porteño exhibió. Se supo también de un rancho llamado “La Lima” en el municipio de Manlio Fabio Altamirano.

Empeoraron las cosas al dictarse orden de aprehensión contra sus falsas contadoras, los hermanos Jesús y Juan Rodríguez, quedaron involucrados en la muerte de un niño -aún no aclarado- y Zurita Tamayo tenía un acuerdo con Armando Rojano.

La semana del ocho al catorce de abril fue muy activa, para Marcial y su amanuense Alejandro Pulido. Organizó manifestaciones, plantones, bloqueos de calles con maquinaria, dejó al puerto sin equipo, fijó bambalinas en el Juzgado Tercero de Primera instancia y, prácticamente tomó las oficinas por la fuerza.

Logró lo que quería: ¡llamar la atención sobre el sindicalismo veracruzano!, escándalo armado ante la comunidad internacional, con visitantes de Estados Unidos y Canadá en vísperas de la visita del secretario de Comercio Robert Mosbacher, enviado por el presidente Geroge Bush, y su homólogo mexicano Jaime Serra Puche el jueves dieciocho de abril de 1991.

De aquí surgió el informe fidedigno y contundente, para que el jefe de la Nación respondiera con la energía que los altos intereses del país reclamaban.

Cuatro días después, en el puerto de Tuxpan, el presidente Carlos Salinas de Gortari emitía su plazo de cuarenta y cinco días que todos conocemos.

 En abril de 1991, desde el puerto de Tuxpan, Carlos Salinas de Gortari planteaba que “el puerto de Veracruz no podía seguir funcionando con soluciones parchadas… Veracruz no podía continuar siendo la última opción para importadores y exportadores* y otorgaba un plazo de 45 días para dar inicio a una verdadera reestructuración del mismo.

No creyeron en la seriedad de la advertencia presidencial y la gente de Marcial Zurita Tamayo perdió el tiempo en hacer antesalas, publicando desplegados, hasta que el treinta de mayo de 1991 se decretó la requisa, que ya forma parte de los anales del sindicalismo mundial.

Los maniobristas forzaron la decisión del Primer Mandatario de la Nación. El motivo, aunque aparentemente coincida con la inminente firma del Tratado de Libre Comercio, fue simplemente de corregir vicios ancestrales que Marcial Zurita Tamayo multiplicó e hizo más evidentes con el torpe y grosero proceder. Es sólo una muestra de que la paciencia gubernamental tiene un límite. La medida respondió a un clamor generalizado.

La sociedad veracruzana ya lo conoce, sus fotos ocuparon un espacio digno de mejor causa, por eso a guisa de corolario, presentamos los estatutos del sindicato que no supo respetar Marcial Zurita Tamayo, cuyo logotipo muestra dos manos unidas y otra gráfica de la mano encallecida, marcada por el trabajo intenso correspondiente a un jubilado de maniobras que a sus ochenta y tres años recibió un cheque de liquidación.

Todas las generaciones actuales y venideras que tenían derechos testamentarios recordarán, con indignación el nombre de Marcial Zurita Tamayo y también de cada uno de sus secuaces.

Así concluye ¡LA HISTORIA DE UNA TRAICIÓN!

Artículo anteriorSEGOB atenderá sindicato de maniobristas y todas las anomalías denunciadas: AMLO
Artículo siguienteTabasco sin escolleras, 17 mmdp; construir escolleras, 2 mmdp
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

8 COMENTARIOS

  1. Como siempre ecxelente!!
    Hasta cuando seguirán creyendo en las mentiras del Cuento, Han pasado tres diciembre y la promesa millonaria no llega, muy lamentable pero no hay peor ciego qué el qué no quiere ver.

  2. Cárcel para está basura de ser humano solo roba a los viejitos y está enfermo de poder.la misma escuelita de Salinas de Gortari

  3. Sr.presidente Revise los negocios que tiene su vocero Jesús Ramírez pues lo está apuñalando por la espalda Jesús tiene cola que le pisen.

  4. Pulido representa la traición en su máxima expresión, vendió al sindicato durante la requisa de 1991, y ahora nuevamente lo vuelve a hacer, al dividir con engaños a los socios maniobristas, con falsas noticias, y exigiendo dinero con promesas de ayudar a nuestros compañeros, cuando en realidad el está a favor de los intereses de la mafia del poder.

  5. El señor Pulido es un agitador y alborotador del orden público, ya que no solo intentó destruir el sindicato de maniobristas, si no que usurpando funciones de esta noble organización, fomento la toma de instalaciones gubernamentales, así como cerrando las vialidades, en un intento por hacer que la opinión pública viera con malos ojos el trabajo de los extrabajadores que solo buscan que sus derechos sean reconocidos

  6. hasta cuándo tendremos justicia que tanto doctrina el se.presidente de la República Lic.Andres Manuel López Obrador a los portuarios del puerto de Veracruz del sr.Rene bustos vilorios secretario general

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí