Banxico ve riesgos para sistema financiero mexicano por COVID-19

0
448

Ciudad de México, a 11 de junio del 2020.- El sistema financiero mexicano llega al inicio de la pandemia del Covid-19 con una posición de capital y liquidez sólida, elemento de gran importancia para enfrentar un entorno de debilidad económica y sostener el financiamiento a empresas y hogares, aseguró el Banco de México (BdeM).

El BdeM advirtió el miércoles que el sistema financiero local enfrenta varios riesgos por las consecuencias del nuevo coronavirus, aunque hasta ahora posee una posición sólida de liquidez.

Al publicar el “Reporte de Estabilidad Financiera”, correspondiente a junio del 2020, el Banco de México (Banxico) señaló entre los peligros hacia adelante la desaceleración de la economía global y la incertidumbre asociada a su recuperación, tras el paso de la pandemia COVID-19.

Alejandro Díaz de León Carrillo, gobernador del BdeM, alertó: “Seguimos en un territorio frágil”, al destacar que las autoridades financieras han tomado medidas regulatorias transitorias para evitar que tanto la regulación como la respuesta de las instituciones financieras deriven en una contracción del crédito cuando este más se necesita.

También advirtió entre los factores adversos la volatilidad en los mercados financieros internacionales y la recomposición de flujos hacia activos de menor riesgo, así como la contracción que se espera para la economía local.

“El sistema financiero mexicano llega al inicio de la pandemia con una posición de capital y liquidez sólida, elemento de gran importancia para enfrentar un entorno de debilidad económica y sostener el financiamiento a empresas y hogares”, señaló en el documento.

Precisó que la morosidad se ha observado un incremento en los índices de las pequeñas “y medianas empresas y esos serán algunos de los retos que estaremos monitoreando”.

Díaz de León Carrillo, señaló que el nivel de capitalización de las instituciones financieras es de solidez y eso permite ampliar los niveles de crédito, pero se sigue enfrentando un futuro incierto. “El índice de capitalización es un elemento de gran importancia para hacer frente a un entorno adverso”.

Confió que la pandemia sea un choque transitorio para unos sectores y para otros será reto más sostenido y duradero.

Informó, que 8 millones de créditos se han acogido al programa de diferimiento de pago de capital e intereses que han ofrecido instituciones bancarias. “El reto es cuando se vaya terminando este periodo de diferimiento de pagos para enganchar el beneficio a los deudores y que no propicie una caída en morosidad”.

Explicó que parte del reto está ligado a que el sistema financiero sea parte de la solución a través de un puente de financiamiento y no parte del problema. Lo anterior, para que se pueda mantener la fuente del empleo y el repago, porque este desafío no es sólo en México sino a nivel global, puntualizó.

Afirmó que en una contracción económica más pronunciada tiene una consecuencia en el empleo y en la dinámica de la cartera vencida.

Después de las reducciones en las tasas de interés, Alejandro Díaz de León, dijo que los créditos hipotecarios que están a tasa fija se han mantenido en una tendencia horizontal y para otros tipos de créditos como los personales los descensos irán permeando gradualmente.

La entidad monetaria recordó que las medidas sanitarias que se han implementado a nivel global y local han contribuido a contener la propagación del virus, pero también se han originado afectaciones importantes sobre la actividad económica y los mercados financieros.

En el contexto de las restricciones sociales, los niveles de morosidad del sector privado local podrían aumentar junto a las necesidades de liquidez de los hogares mexicanos, ante el aumento de los niveles de desempleo, indicó.

“En circunstancias de esta naturaleza es precisamente cuando el sistema financiero cumple con una función primordial para la mitigación de los efectos que un choque como el que representa la pandemia, pueda tener sobre la economía”, señaló Banxico.

El pasado 27 de mayo, Banxico advirtió que los efectos del nuevo coronavirus podrían llevar a la economía de México a observar un desplome hasta del 8.8 por ciento en el 2020, desde el descenso del 0.3 por ciento de 2019.

Sobre las remesas que envían los connacionales al país se prevé que en el corto plazo estén reflejando una preocupación de mandar un mayor monto pero con menor frecuencia. “Un factor que estamos siguiendo es el empleo de los connacionales porque ha caído de manera importante”, concluyó.

Fuente: Xinhua  La Jornada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí