Vade mare ad gloriam, la divisa que nuestra alma mater nos aconseja

La actualización cultural de amor a nuestra Escuela deben iniciarla los educadores para transmitirla a los educandos La corrupción, plaga parecida a las cucarachas en los buques, la eliminas cuando se hunde el buque

0
187

Mazatlán, Sinaloa, México, a 10 de enero del 2021.- Con ochenta años de edad, el Cap. De Alt. Felipe de Jesús Hernández Ascencio, MMN y perito marítimo independiente por la SCT/FIDENA/ENM.MZT, nos da una cátedra en un texto en el cual imprime el sello de su experiencia y de su amor por el mar. Eso que se siente pero no se puede explicar.

Durante más de 30 años ha luchado por la Casa del Marino, frente a autoridades gubernamentales que poco saben de cultura marítima.

Y cuando estaba a punto de lograr su objetivo, llega el COVID-19 y detiene todo lo alcanzado. Paciente, espera poder exponerlo al presidente López Obrador, pero mientras tanto, nos brinda con gran profundidad en sus ideas, palabras de solución para las escuelas náuticas mercantes mexicanas, principalmente, para su Alma Mater.

Aquí el texto de sus respuestas.

Muy apreciable Sr. Periodista Raúl Hernández Rivera:

En atención a su amable correo del 08-01-2021, me permito responder a sus interrogantes, según mi apreciación personal y haciendo hincapié en que pertenezco a una familia en la que, desde el 1° de enero de 1919 (cuatro generaciones) hemos sido parte integrante de la Marina Mercante Nacional como gente de mar y como empleados de dependencias federales con personal de la Secretaría de Marina. No tenemos filias ni fobias puesto que nos amalgama lo marítimo mercante y lo naval.

01.- En los primeros meses de 1958, cuando ingresé a la E.N.M. de Mazatlán “Cap. De Altura Antonio Gómez Maqueo” como parte de la primera generación en su reapertura ordenada y decretada por el presidente de la República, D. Adolfo Ruiz Cortines, la Secretaría de Marina se hizo cargo de su estrategia académica y de su soporte económico, con el apoyo de un Patronato pro Reapertura de la E.N.M. de Mazatlán integrado por empresarios locales, ex alumnos de nuestra escuela y algunos particulares. Una parte importante de nuestros maestros e instructores eran de origen naval militar comisionados para tales efectos y otro grupo igual de numeroso eran capitanes y maquinistas egresados de nuestra escuela que se ofrecieron para ayudar a impulsar la reapertura de nuestra Alma Máter.

Escuela Náutica Mercante de Mazatlán

La disciplina era muy estricta, podría decir que “férrea” y siento, siempre he sentido, que nos dio una formación respetuosa y educada hacia el prójimo y también nos dio carácter para enfrentar problemas y su resolución, había una directriz muy marcada entre todos los maestros para exaltar el prestigio, la tradición, los logros profesionales de sus ex alumnos, la importancia de la Escuela en la vida de la comunidad mazatleca como primera escuela profesional del lugar, la distinción de haber sido la única Escuela Naval Militar de México en el caso de la contingencia bélica de la II Guerra Mundial y de que muchos de sus hijos murieron durante los naufragios causados por los submarinos alemanes. Así mismo, veíamos a los sobrevivientes de esas tragedias como ejemplo de valentía y de orgullo viviente. Creo que la disciplina ha venido a menos, creo que el orgullo de ser hijos de nuestra Alma Máter se ha empañado, creo que el fervor que sentíamos al hablar de ella se ha deslucido en las generaciones actuales. Pero el valor y brillo de la Escuela no han desaparecido, siguen vigentes, han crecido con cada año que pasa. Lo que hace falta es que los maestros e instructores sean los panegiristas de los valores y tradiciones acumulados por nuestra Escuela pero, si ellos mismos no tienen esa cultura de amor y orgullo hacia nuestra Escuela ¿Cómo pueden ser ellos los portadores de la exaltación elogiosa de las glorias y logros de nuestra Escuela? La actualización cultural de amor a nuestra Escuela debe empezar por los educadores para poder pasarla a los educandos.

02.- Cuando, hace varios años se habló del plan de incrementar el número de alumnos en las tres escuelas a un nivel desmesuradamente numeroso, muchos de nosotros nos opusimos a dichos planes disparatados por considerar que, el egresar los alumnos, Pilotines y Aspirantes, no encontrarían dónde trabajar. Yo aventuré decir que, en el futuro de estos oficiales, estaría un volante de coche Uber en lugar de una mesa de cartas de navegación. Muchos fuimos vituperados por “denigrar” a los futuros oficiales pero la realidad nos acorraló y resultamos profetas. Un sobrino mío, oficial recién graduado, tuvo que contratar su auto como taxi Uber para sobrevivir y poder mantener a su esposa. Dos años después, se pudo embarcar nuevamente ya que pasó la crisis de la baja de empleo en las áreas petroleras el Golfo de México, “el área” que le dicen coloquialmente los que allí trabajan. Ese incremento de matriculación tuvo un fondo muy perverso de corrupción de varias aristas (raciones de alimentación, cursos propedéuticos, exámenes extraordinarios, cursos de ingles en la academia de la esposa de un directivo en la CDMX, etc.) Al reducirse el número de alumnos de nuevo ingreso la presión económica por falta de empleos se aligeró, no se ha normalizado pues, por varios años, ese excedente de oficiales, acumulado durante esos semestres de estupidez y rapiña administrativa, va a gravitar como carga laboral en la menor disponibilidad de plazas de embarque a disputarse entre el personal de egresados en busca de empleo.

Ceremonia de Jura de Bandera en la Escuela Náutica Mercante de Mazatlán “Cap. Alt. Antonio Gómez Maqueo”

En lo que se refiere al internado durante los años de educación náutica, se puede decir que todo el entorno académico está preparado para sensibilizar al educando a un modo de vida que encontrará a bordo de los buques: Una cadena de mando de mayor a menor, en un orden piramidal. Un trato de respeto y obediencia sin familiaridades. La rotación diurna y nocturna de guardias y los deberes que conllevan. El aseo personal y la pulcritud en la vestimenta. El cuidado de la salud. El deporte y las marchas militares, La prohibición de arrojar basura, de fumar. De hablar con majaderías, de agredir físicamente a otros. El trato respetuoso y educado hacia los maestros e instructores. El cuidado esmerado de los bienes de la escuela. Etc. Y tantas otras ordenanzas formativas que modelan la educación de la persona. Una vez, siendo yo 2do. Oficial de cubierta de un remolcador en el Golfo de México me dijo el 1er Oficial de Cubierta: “¿Para qué te sirve el internado? Yo no lo tuve en Veracruz y soy un buen oficial” Y sí lo era pero, en sus hábitos personales, le hacía falta el acabado pulido y educado que te impone el internado con disciplina militarizada.

03.- En lo que se refiere a los planes de estudio, FIDENA es la indicada y responsable de observarlos de acuerdo a los lineamientos de la OMI, sin embargo, yo me atrevo a opinar que hace falta un énfasis especial en la enseñanza del idioma inglés como segunda lengua. No es posible que los egresados, en un porcentaje muy elevado, terminen su carrera y no hablen inglés técnico fluido y coherente cuando esta lengua, en la navegación y en el comercio marítimo internacional, es completamente indispensable.

En la actualidad hay cientos de satélites meteorológicos que giran o están estacionados alrededor del mundo, enviando torrentes d información meteorológica, información que es analizada en los centros de previsión del tiempo atmosférico. En no pocas ocasiones estos análisis son inciertos, confusos o erróneos por diferentes causas indescifrables para los meteorólogos quienes se ven en la necesidad de escoger entre varios modelos computacionales que se apartan insospechadamente de la realidad, que no ha podido ser interpretada a cabalidad. Cada año, estas selecciones de modelos computacionales aproximados son capaces de causar daños muy graves y pérdidas de vidas entre la gente de mar y tierra.

El desuso, el abandono, de las viejas prácticas marineras, herencias milenarias de la previsión del tiempo, de la localización  y traslación de los huracanes ha enseñado a los nuevos marinos a confiar ciegamente en los pronósticos supuestamente exactos de las agencias del tiempo y sí lo son pero, cuando las agencias pierden la ubicación de los fenómenos y caen e la incertidumbre y en la inexactitud, entonces ocurren tragedias de grandes proporciones, ejem. Huracán Mitch (oct. 1998) en el mar Caribe, categoría: 5, vientos: 180 millas, oleaje:50 pies, inexactitud ¿en los pronósticos: 100 a 150 millas. Todos los buques navegando entre Jamaica, Honduras, Belice, Yucatán fueron arrojados a tierra o se hundieron. El más notable fue el velero de pasaje de 280 pies de eslora, cuatro de mástiles, velas cuadradas con sus 31 tripulantes desaparecidos y en tierra: más de 12,000 muertos en Centro América y miles de millones de dólares en daños. Debemos olvidar la ciega idolatría cibernética y cuidar la observancia de estas prácticas milenarias como modelos de comparación a lo moderno y fácil.

Desfile de estudiantes de la Escuela Náutica Mercante de Mazatlán el 16 de septiembre de 1970 frente al palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México

04.- Si las colegiaturas se reducen al igual que los cobros por los cursos de actualización se darán pasos muy importantes en favor de la formación de marinos mercantes. FIDENA es un organismo que ha engordado exageradamente en presupuesto de operación y personal burocrático. Una secretaría de FIDENA gana mejor que un maestro en las escuelas. Muchos estudiantes tienen que abandonar la carrera por la imposibilidad de seguirla costeando. Varios grupos de egresados colaboramos cada año para pagar becas a diferentes alumnos de calidad, pero de muy pobre capacidad económica. Considero que es una carrera muy cara, lejos del alcance económico promedio de las familias de los educandos.

05.- En los inicios de 1958, cuando nosotros ingresamos a la E.N.M. MZT, la SEMAR controlaba la educación náutica, como ya lo he mencionado líneas atrás; mi título de Pilotín, de Piloto Naval, de Ingeniero Geógrafo, de Capitán y de Capitán de Altura, todos fueron emitidos por la secretaría de Marina y con la primera firma del C. Secretario de Marina. Fue en el año de 1976 que se formó la Subsecretaría de Puertos y Marina Mercante que quedó bajo el control de la SCT.

Durante todos los años que estuvimos bajo el control de la SEMAR, con marinos mercantes ocupando puestos importantes de conducción y administración, nunca percibí problemas de convivencia ni de discriminación por deficiencias de formación. Si FIDENA es absorbido por la Universidad Naval, creo que la meterían en cintura convenientemente para dar por terminados esos años de abusos de todos tipos.

06.- Desde 1958 hasta 1976 considero que hubo un equilibrio muy sano entre lo naval y lo mercante y considero también que no hay razón de peso para que dicho equilibrio no lo siga habiendo. De niño, mis amigos cotidianos eran hijos de oficiales de la Armada y de marinos mercantes. En mi familia existían compadrazgos con marinos merca tes y navales, y nunca escuché alguna mala opinión por diferencias de origen. Me parecen ridículas esas desavenencias, faltas de criterio y de inteligencia.

07.- La corrupción es una plaga parecida a la de las cucarachas en los buques. Lo único que procede es mantenerla a raya en todos los ámbitos del Estado, combatirla incesantemente, incansablemente, con el propósito de que los daños causados por ellas sean de un nivel ínfimo y poder vivir en un Estado aceptable de sanidad. La aniquilas absolutamente cuando el buque se hunde, pero no se trata de eso, de que el remedio sea peor que la enfermedad.

08.- La divisa de nuestra Alma Máter nos aconseja: VADE MARE AD GLORIAM, ve al mar a la gloria, entendiéndose por Gloria el trabajo honesto, infatigablemente bien realizado y lleno de gusto, vocación y emoción. Nadie puede ser un marino sin tener vocación, para esas personas la vida como Gente de Mar es un verdadero tormento, que les puede arrastrar a niveles cercanos a la esquizofrenia.

Artículo anteriorUsted me acusó sin pruebas, de que yo era un corrupto y yo lo niego: Cap. Diaz Villa
Artículo siguienteDOF miércoles 13 de enero del 2021
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí