Saña mayor, el bloqueo de EU a Cuba en 2019

0
342

La Habana, Cuba, a 23 de septiembre del 2019.- En lo que va de año el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba incrementó su saña, priorizó blancos y se acompañó de toda una batería de mentiras y difamaciones contra la isla.

Así lo evidencia la cronología de acciones, medidas y declaraciones del presidente Donald Trump, de altos funcionarios de su administración y de senadores y otros cargos estadounidenses.

Como el entonces asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, quien el 2 de mayo aseguró que Cuba mantiene 20 mil soldados en Venezuela e interviene en los asunto internos de la nación sudamericana.

Era la falacia de confundir a sabiendas militares con médicos, y la antesala de una escalada en el cerco económico, financiero y comercial contra la pequeña y vecina isla.

Un día después la Casa Blanca anunciaba la activación del Título III de la Ley Helms-Burton, con lo que iniciaban en Cortes de Estados Unidos reclamaciones contra empresas cubanas y de terceros países por ‘traficar’ con propiedades estadounidenses nacionalizadas en los inicios de la Revolución.

La intención manifiesta era enterrar la espada extraterritorial del bloqueo en la economía cubana y desalentar la necesaria inversión extranjera.

No es casual que varias cadenas hoteleras internacionales asentadas en Cuba fueron notificadas judicialmente por tribunales de Estados Unidos en un empeño por atentar contra la industria turística de la mayor de las Antillas, llamada a ser motor impulsor de su economía.

El 14 de mayo los senadores Marco Rubio y Bob Menéndez propusieron una legislación para desconocer marcas de Cuba en Estados Unidos; otro intento despojo.

Junio traía más. El 5 de ese mes el Departamento del Tesoro anunció la prohibición de viajes culturales y educativos de contacto con el pueblo cubano. Se fueron así los nexos ‘people to people’.

También quedaron proscritos los viajes de cruceros, yates y aviones privados y otras operaciones relacionadas con remesas, banca, negocios de comercio y telecomunicaciones.

Baste decir que en este año Cuba esperaba un millón de cruceristas. La prohibición afecta desde junio a miles de trabajadores cubanos del sector no estatal, léase restauranteros, artesanos, hospederos, transportistas, entre otras ocupaciones.

El 6 de septiembre el Departamento del Tesoro modificó el Reglamento de Control de Activos de Cuba.

‘A través de estas enmiendas regulatorias, el Tesoro está negando el acceso de Cuba a las divisas y estamos frenando el mal comportamiento del Gobierno cubano mientras continuamos apoyando al pueblo de Cuba que tanto sufre’, afirmó el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

En la práctica resultó otro apretón de tuercas a los cerrojos del cerco, al limitar las remesas que envían los cubanos residentes en la nación norteña a sus familiares acá.

Las enmiendas complican más las operaciones financieras cubanas al imponer restricciones a las transferencias de fondo a través de bancos estadounidenses, incluso las que no se originan ni tienen como destino a ese mercado.

Afectan también a aquellas en las que ni el emisor ni el receptor están sujetos a la jurisdicción de aquel país.

Y en otra faceta del bloqueo, ni el propio presidente Trump esconde los propósitos declarados de cortar los suministros de combustibles a Cuba.

La persecusión a navieras, empresas aseguradoras y otras vinculadas con la transportación de energéticos al país caribeño provocaron en septiembre desabastecimiento de combustible.

Ello decidió que el gobierno cubano implementara un plan coyuntural para evitar mayores impactos en la población, la víctima y blanco principales del bloqueo estadounidense.

Artículo anteriorAutoriza Jucopo que un familiar de normalistas de Ayotzinapa suba a tribuna
Artículo siguienteSube precio del petróleo de EU por tensiones en Medio Oriente
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí