La riqueza de las naciones

0
32

Columna publicada en miércoles, 23 de noviembre de 2016 en https://elbarloventocomercioexterior.blogspot.com/

Barlovento

La riqueza de las naciones

por Raúl Hernández Rivera

“Laissez faire et

laissez passer,

le monde va de lui même”

Vincent de Gournay

Fisiócrata del siglo XVIII

“Dejen hacer, dejen pasar, el mundo va solo”, es el significado de la expresión francesa que el filósofo escocés Adam Smith popularizó como padre de la economía, de las teorías de libre mercado y librecambismo en su libro “La riqueza de las naciones” publicado en 1776, un año después del inicio de la Guerra de Independencia de Estados Unidos y trece años antes del inicio de la Revolución Francesa, diciendo que “había una mano invisible que guiaba a la economía capitalista por la cual la suma de los egoísmos responsables repercutiría en beneficio de toda la sociedad y el desarrollo de la economía”, fisiócrata lector.

Con éstos dos movimientos sociales en América y Europa, se marcaba también la Primera Generación de Derechos Humanos con el lema Liberté, égalité, fraternité (libertad, igualdad y fraternidad o la muerte -Francia 1794-). Curiosamente, la Segunda Generación de Derechos Humanos, se inicia con el primer movimiento social del Siglo XX, la Revolución Mexicana de 1910 (que hoy recordamos en su 106 aniversario), y con “Las Garantías Individuales” plasmadas en el Artículo 1° de la Constitución mexicana promulgada en 1917. La Tercera Generación de Derechos Humanos, según la Doctora Rosamaría de la Peña, catedrática de la UNAM y fundadora de la cátedra de Ética Jurídica, se inicia hace 22 años con de la “Declaración de la Selva Lacandona” y el levantamiento indígena armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en busca de “un mundo nuevo”,  al proclamar el derecho a la diferencia. Justo, eso sí, el mismo día en que entra en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (mejor conocido en el bajo mundo como TLCAN), y del que Donal Trump ahora quiere sacar a Estados Unidos, pero que su amigo y coaching Enrique Peña Nieto se dice defender en pos del libre mercado y librecambismo, revolucionario lector.

Por lo pronto, el egoísta presidente electo de los Estados Unidos de Norteamérica, acaba de ratificar que EU saldrá del TTP desatando las reacciones de países como Japón cuyo primer ministro declaró que “el TPP no tiene sentido sin EU”. Vietnam por su parte, se desiste de la ratificación, en tanto que China decide liderar al resto de los países, incluyendo México. Por lo pronto, el Senado mexicano se apura a ratificarlo, aunque, como dice Yoshide Suga, “sin EU, el TPP no tiene sentido”, resentido lector.

Pero si de egoísmos se trata, hay que ver las amenazas del presidente electo quien se opone al libre mercado y pretende iniciar un proteccionismo a ultranza levantando un muro en la frontera con México, expulsar a tres millones de indocumentados mexicanos, subir aranceles y queriendo regresar a EU todas las empresas norteamericanas establecidas en nuestro país. Por lo pronto, los detractores del modelito económico y el libre mercado, están felices, pues al igual que la “Santa Inquisición”, que de santa no tuvo nada, la apertura comercial y económica no tiene nada de libre, ni de comercial, ni de económica. Y al parecer tampoco son suficientes las medidas anunciadas por la Canciller Claudia Ruiz Massieu para hacer frente al regreso de paisanos expulsados por Trump, indocumentado lector.

Y al parecer, el egoísta Trump olvida que en los acuerdos de Bretton Woods de julio de 1944 en New Hampshire, New Jersey firmados con 144 naciones antes de que terminara la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos al ser la mayor potencia mundial y una de las pocas naciones afectadas por la guerra, estaba en posición de ganar más que cualquiera con la liberalización del comercio mundial. El egoísta Trump olvida que a pesar de tener más oro (88% de las reservas mundiales), capacidad de producción y poderío militar que el resto del mundo, el capitalismo de Estados Unidos no podría sobrevivir sin mercados y sin aliados en ese entonces y ahora. El egoísta Trump olvida que de los acuerdos firmados en el hotelito de Bretton Woods nacieron el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional con los que se pretendía liberar de barreras los recursos económicos y financieros respectivamente. El egoísta Trump olvida que en aquella reunión, EU presionó para que Harry Dexter White rechazara la propuesta democrática del economista británico John Maynard Keynes, pues el gobierno norteamericano no estaba dispuesto gastar su superávit comercial en los países deudores. El egoísta Trump olvida que con los acuerdos de Bretton Woods, el dólar norteamericano se estableció como referencia internacional, egoísta lector.

Ahora, la suma de todos los egoísmos desatados por Trump y en clara y abierta violación a los más elementales derechos humanos, estadunidenses simpatizantes del magnate han desencadenado una creciente ola de violencia y agresiones física y verbales en contra de los trabajadores mexicanos que laboran en EU, a grado tal que se reportan más de 250 llamados de alertas de suicidio de connacionales en diferentes ciudades norteamericanas. Y en ésta vorágine, nuestras autoridades gubernamentales egoístamente olvidan que por las reglas establecidas en la OCDE y por el mayor riesgo de hacer negocios, las mayores ganancias del TLCAN se quedan en los corporativos de Estados Unidos; Egoístas, olvidamos que las micro, pequeñas y medianas empresas empleadoras de más del 75% de trabajadores en México están seriamente dañadas por el TLCAN; olvidamos en forma sistémica que la mano invisible del egoísmo nos hace convertirnos cada vez más, en consumistas por el horror económico de no ser explotados o esclavizados por el modelito económico que ya tronó, horrorizado lector.

¿Son suficientes las medidas anunciadas por la Secretaria de Relaciones Exteriores Claudia Ruiz Massieu para detener ésta violación a los derechos humanos más elementales de los mexicanos allá y acá? Habrá que considerar algunos datos para contestar. Por ejemplo: De acuerdo a un análisis del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA) de 2016, los mexicanos que trabajan en Estados Unidos envían a sus familias en el México, sólo el 10% de su ingreso total; el ingreso mensual promedio de los trabajadores mexicanos en EU fue de 2,190 dólares. En 2014, las remesas enviadas a México por migrantes mexicanos, sumaron 22,798 millones de dólares, es decir que los migrantes radicados allá recibieron 227,980 millones de dólares, o sea que se quedaron en la economía estadunidense 205,182 millones de dólares. Agrega el estudio que los mexicanos ahorran en el sistema financiero estadunidense una parte de su ingreso. El resto, lo destinan a gasto interno en aquel país para manutención, salud, pago de impuestos, de seguridad social y cubrir pasivos como pago de hipotecas. El Sistema de Administración de Seguridad Social de EU, recibió en ese año casi 90 mil millones de dólares por concepto de descuentos salariales de los trabajadores que usan seguro social, mismos que no coinciden con los registros oficiales. Medicare recibió 21 mil millones de dólares. Los migrantes mexicanos pagan aproximadamente 1,800 dólares más en impuestos de lo que reciben en beneficios públicos, según datos de Society Council of theAmericas de febrero del 2013. Por otro lado, En este contexto, los mexicanos de segunda y tercera generación, contribuyen con el 8% del PIB norteamericano, según la Fundación BBVA con datos del 2012. Por otro lado, los 11.7 millones de mexicanos residentes en EU, representaron el 29% de los ingresos y 4% de la población norteamericana en 2011. El 37% (4.3 millones) vive en California y el 21% (2.5 millones) en Texas, dos de las economías estatales norteamericanas más grandes. Según cifras del US Census Bureau, el Migration Policy Institute reporta que en Los Ángeles vive el 15 % de los mexicanos, mientras que en Chicago radican el 6% y en Dalas el 5%, abrumado lector.

No obstante lo anterior, el egoísta Trump amenaza con deportar tantos migrantes mexicanos como lo hizo Obama. Pero lo más grave de todo, es que la mano de obra mexicana que contratan los granjeros estadunidenses y que nada tiene de “invisible” ni de “egoísta”, aporta mayor ventaja comparativa a los productos estadunidenses porque el salario que les pagan es una tercera o cuarta parte de lo que un trabajador estadunidense recibiría. Este dumping es violatorio de las reglas de la OMC y de las cláusulas del TLCAN y de todos los tratados comerciales que tenga Estados Unidos con otros países, sobre todo con la Unión Europea, que impone siempre “la cláusula democrática” en todas sus negociaciones. Todo ello sin considerar las pésimas condiciones en que viven los trabajadores jornaleros mexicanos en EU. Podría decirse que toda esta parafernalia de la Migra, la “Green Card” y ahora el muro, es para abaratar aún más la mano de obra de mexicanos que por necesidad emigran al otro lado del río que pronto tendrá muro, amurallado lector.

Pero… ¿son tan tontos los importadores que traen productos agrícolas estadunidenses al mercado mexicano para no percatarse de todas estas violaciones? Pues fíjese que no, le cuento: Hace dos años, creo, México tuvo una de las mejores cosechas de manzanas en mucho tiempo. Con gran calidad y a un buen precio, las manzanas se pudrieron porque no hubo quien se las comprara. Y es que Wall Mart, Chedraui, Comercial Mexicana y otras cadenas de tiendas, en el marco del TLCAN, tienen el compromiso de adquirir productos agrícolas estadunidenses. De ésta manera, mientras las excelentes manzanas mexicanas se pudrían, los mexicanos comprábamos manzanas traídas desde Washington. Ante esto, ¿qué hace el productor mexicano?: ¡emigra!. Hay que agregar que casi todos los productores de artesanías en nuestro país, son campesinos, pues mientras la mazorca crece, ellos se dedican a elaborar hermosísimas piezas con diseños ancestrales y que forman parte de la gran riqueza cultural de nuestro país con más de 62 diferentes culturas indígenas que resisten desde hace más de 500 años, el embate de la discriminación y del “libre comercio” ahora representado en su forma más cruel y cruda por el TLCAN, pluriétnico lector.

En Estados Unidos hay de dos a tres millones de trabajadores agrícolas, Los estados con más trabajadores son California, Texas, Washington, Florida Oregon y Carolina del Norte. El 80% son hombres y la mayoría son menores de 31 años. el 75% de los trabajadores agrícolas en EU nació en México. Se calcula que el 53% de los trabajadores son indocumentados, el 25% son ciudadanos estadunidenses y el 21% son residentes permanentes autorizados. La migración ha aumentado desde que se firmó el TLCAN, un acuerdo que ha causado que dos millones de agricultores mexicanos se queden sin trabajo, debido a que los trabajadores fueron excluidos de casi todas las leyes laborales federales más importantes que fueron aprobadas en la década de 1930. La Ley de Normas Justas de Trabajo (Fair Labor Standards Act -FSLA) de 1938 excluyó a los trabajadores agrícolas, pero fue enmendada en 1978 para estipular que sólo los trabajadores en granjas grandes de EU, recibieran el salario mínimo. No reciben pago por horas extras. El salario mínimo de los trabajadores agrícolas en EU, es de 11,000 dólares; para una familia aproximadamente es de 16,000. El trabajo a destajo, frecuentemente se les paga a 40 centavos de dólar por cada cubeta de tomates o camotes; deben cosechar 125 cubetas para ganar 50 dólares, según datos de Campesinos Unidos (UFW) fundada por César Chávez, esclavizado lector.

Por si faltara poco, frente al inesperado triunfo de Trump, recién se ha desplegado en las redes sociales una campaña para que los mexicanos consuman todos los productos cuyo Código de Barras empiece con “750”, que supuestamente llevan todos los productos fabricados en nuestro país. Se argumenta que con eso sostenemos el trabajo de muchos mexicanos. Sí, pero… la Coca Cola, por ejemplo tiene ese inicio de Código de Barras, y todos los productos distribuidos por Fomento Económico Mexicano, S.A. de C.V. (FEMSA,) al igual que la Pepsi Cola (PepsiCo México), Kimberly Clarck de México, S.A. de C.V. y las armadoras Ford Motor Company S.A de C.V., Nissan Mexicana S.A. de C.V. y Volkswagen de México, S.A. de C.V, también. En el caso de las armadoras automotrices, por cierto, Ford destina para salarios sólo el 2.01% del presupuesto presentado para cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores; Nissan destina 2.09 y Volkswagen el 2.08 al mismo rubro de salarios. ¿En dónde queda el resto del presupuesto?, ¿a dónde se va?. Esas empresas se instalaron en México para aprovechar la mano de obra barata, la cercanía con el mercado estadunidense, las facilidades que les otorgó el gobierno mexicano como la Consolidación Fiscal, y la inmejorable posición geoestratégica del territorio nacional. Por ello, al consumir productos con el 705 inicial del Código de Barras, no precisamente estamos apoyando a empresas mexicanas y sí, dudosamente conservamos empleos muy mal pagados a connacionales; chequen que la planta de Volkswagen en Puebla tiene paros técnicos cada quince días. Es obvio que los flamantes CEO de estas empresas, como el presidente del consejo de administración de Kimberly Clarck, Claudio X. González Laporte, o el Vicepresidente Valentín Díez Morodo, no van a protestar por esas nimiedades. Eso sí, han levantado la voz y cerrado filas en torno del presidente de la república Enrique Peña Nieto, para defender el TLCAN e impulsar el TPP. Baste saber que Diez Morodo fue uno de los artífices de la mayor venta de una empresa mexicana a una extranjera: la de Grupo Modelo a AB InBev, por 20 mil 100 millones de dólares, en el 2013, forma parte del consejo que negoció lo que será la tercera adquisición más grande de todos los tiempos: la de SAB Miller por parte de ABI, operación que podría significar más de 110 mil millones de dólares. Descendiente de españoles, Diez Morodo es el consejero por excelencia de la clase empresarial del país. Su nombre figura en más de 30 consejos de administración de grandes corporativos, instituciones y museos. También juega el rol de cabildero, es común verlo hacer bromas con sus conocidos y hablar sin tapujos sobre cómo logró que “en México y 180 países la cerveza fuera Corona”. Hay que agregar que también presidente del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, según lo publicado en el portal de El Financiero (http://www.elfinanciero.com.mx/blogs/historias-de-negoceos/valentin-diez-morodo-el-consejero-de-los-ultrarricos.html). Repito, éstos flamantes empresarios, jamás interpondrán una controversia ante la OMC por el dumping de productos agrícolas estadunidenses que cosechan indocumentados mexicanos en EU; la mano invisible que guía a la economía capitalista por la cual la suma de los egoísmos responsables repercutiría en beneficio de toda la sociedad y el desarrollo de la economía, indocumentado lector.

¿Y qué hacer?, se preguntarán los tres o cuatro lectores de ésta prestigiada columna, Acaso informarnos para estar conscientes del problema; posiblemente esto no resuelve la injusticia ni el saqueo de que somos víctimas como consumidores y trabajadores en el actual modelito económico, ciertamente. Pero ¿estamos realmente tan indefensos y condenados a la nueva esclavitud con un gobierno débil, abúlico errático y torpe ante el embate ahora de las medidas anunciadas por Trump? Mucho me temo que sí. Deje le cuento: El pasado 9 de junio las personas más poderosas del planeta que “gobierna el mundo en la sombra” se reunieron durante cuatro días en la ciudad alemana de Dresde, en la 62 reunión anual del Grupo Bilderberg, organismo con un gobierno invisible, omnipotente, que tira de los hilos desde la sombra, que controla al gobierno de los Estados Unidos, a la Unión Europea, a la OMS, a las Naciones Unidas, al Banco Mundial, al Fondo Monetario Internacional y a cualquier otra institución similar que sobrepasa la peor pesadilla de George Orwell. En la lista consultada en su página web, se puede ver que estuvieron presentes dos primeros ministros, cuatro ministros de Finanzas, el rey Guillermo de Países Bajos; el exsecretario de Estado de EU, Henry Kissinger; la jefa del FMI, Christine Lagarde; el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans; el expresidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso; el exjefe de la CIA, David Petraeus; el presidente de la Junta Internacional de Asesores de Goldman Sachs Group, Robert B. Zoellick y hasta el jefe de Google y YouTube, Eric Schmidt, entre los invitados de la reunión, de acuerdo con la lista de participantes, publicada en su página web. Por supuesto que no faltó David Rockefeller con todo y sus 101 años de vida y quien sigue siendo el alma del grupo. Por cierto, en la lista de invitados no encontramos el nombre del egoísta Donald John Trump, asustado lector.

¿Qué temas abordaron en esa reunión los reyes, políticos, jefes y funcionarios de Estado, banqueros, propietarios y CEOs de los conglomerados globales asistentes? De acuerdo a la agenda oficial publicada en la página web oficial del Grupo Bilderberg, fueron: Eventos actuales, China, el problema de la migración en Europa, Oriente medio, Rusia, panorama político de EU y su economía, la seguridad cibernética, geopolítica de precios de la energía y de las materias primas, precariedad y clase media e innovaciones tecnológicas. Otros temas son el Brexit, la estrategia para un eventual retiro del magnate inmobiliario Donald Trump de la carrera presidencial de EU, la fortaleza de la candidata elegida por Bilderberg, Hillary Clinton, los “papeles de Panamá” y acabar con el régimen de paraíso fiscal de Panamá, Islas Caimán, Bermudas y Suiza, para que los multimillonarios de todo el mundo trasladen sus fortunas a EU para hacer de esa potencia el gran paraíso fiscal a nivel mundial. Con esto, Estados Unidos tendrá el control sobre actividades “ilícitas” o criminales para blanquear el dinero producto del tráfico de armas, drogas, pero… ¡el ganador en las votaciones fue Donald Trump y no Hillary!, quien fuera supuestamente la elegida por el Grupo. ¿Bilderberg es tan poderoso? La respuesta es que si, tomando en cuenta la tendencia fascista del grupo mostrada desde sus inicios hasta la actualidad. Se cree que los vínculos nazis del grupo inclinaron la balanza por el magnate, inmobiliario lector.

Es decir que nuevamente, tal y como ha sucedido a lo largo de nuestra historia, esas coyunturas externas nos toman en el peor momento. Por lo general, los gobernantes mexicanos han estado más interesados en defender sus intereses que los de la nación, aunque juren y perjuren que “no se despiertan pensando en cómo joder a México”. Así perdimos más de la mitad del territorio con el Tratado Guadalupe Hidalgo en 1848; en 1853 con el Tratado de La Mesilla, Estados Unidos compró a México 76,845 km2 que se localizan actualmente al sur de Arizona y suroeste de Nuevo México. El Tratado McLane-Ocampo del 14 de diciembre de 1859 con el que México cedía a perpetuidad el derecho de tránsito por el Istmo de Tehuantepec; desde la ciudad puerto de Guaymas hasta el rancho de Nogales y de la frontera de Tamaulipas hasta el puerto de Mazatlán, a las mercancías con destino o procedencia del territorio de Estados Unidos, a cambio de un pago de cuatro millones de dólares. El Tratado de La Soledad de 1862 mediante el cual Inglaterra, Francia y España, potencias aglutinadas en la Alianza Tripartita, reclamaban a México pagos acordados en la Convención de Londres, por lo que dichas potencias se instalaron en Orizaba y Xalapa para invadir el país, pero Manuel Doblado, ministro de relaciones exteriores logró hacer que los representantes de Inglaterra y España se retiraran, no así el de Francia, quien avanzó con sus tropas hasta Puebla en la Segunda Intervención Francesa. El Tratado de Bucareli que México firmó en 1923 con Estados Unidos en el Palacio de Cobián marcado con el número 95 de la calle de Bucareli, frente al Reloj Chino con el que supuestamente no se podrían fabricar maquinaria pesada en nuestro país durante 50 años, en reclamo de empresas y ciudadanos estadunidenses por daños causados en sus bienes por las guerras internas de la Revolución entre los años de 1910 y 1921. Y finalmente el TLCAN, así como el resto de los 12 TLCs con más de 44 países que colocan a México como el de mayor apertura comercial y económica del mundo, y con el que muchas empresas trasnacionales se han instalado en nuestro territorio aprovechando su posición geoestratégica, mano de obra barata y un mercado de consumo cautivo, consumista lector.

Pero ahora, ante las amenazas de Trump y las condiciones económicas y comerciales en que se encuentra el mundo, México no tiene una condición favorable, es más, se encuentra débil, con un presidente que registra el más bajo índice de aprobación, con resultados muy bajos de las reformas estructurales, una devaluación constante de la moneda, bajo crecimiento y pronóstico aún más bajo, un alto grado de corrupción en todos los niveles de gobierno, un Congreso dividido, sin proyecto de Nación y sin consenso de los dirigentes empresariales para proteger a la planta productiva con mayor integración nacional. A esto hay que agregar que Trump anunció la deportación de tres millones de mexicanos supuestamente señalados como delincuentes. Frente a esto, el gobierno anunció 11 medidas calificadas por los partidos de oposición del PAN y PRD como “medidas patito”, que en nada remediarán el problema que se viene, desesperanzado lector.

Por increíble que parezca, ya hay ofertas de empresas norteñas mexicanas, que proponen mejores precios en cemento, varilla, arena, ladrillos y todo lo relacionado a la construcción del muro trumpiano. Busines, are busines. Con decirle que los polleros en Tijuana se alistan para organizar brigadas de indocumentados para que sean contratados por el magnate inmobiliario, pero ésta vez no serán mexicanos, pues hay cientos de haitianos dispuestos a lo que sea por unos cuantos dólares, incluso, menos que los obreros mexicanos en EU por los desatinos gubernamentales de quienes encabezan la cartera de Relaciones Exteriores y de Gobernación. Los obreros de la construcción en EU ganan 14.35 dls. por hora o 30,000 dls. por año. “Una persona con permiso de trabajo gana el mínimo o sea, alrededor de 7 dólares por hora. Alguien con cierta preparación en un banco como cajero gana más o menos 11 o 12 por horas, así que sacamos la cuenta: uno sin papeles, mujeres cuidando 7 u 8 ancianos en una casa de viejitos, ganan 50 dls. diarios por las 24 horas”, nos escribe Clara: “yo soy enfermera registrada con licencia de la Florida y solo gano 25 dólares la hora por lo que no llego nunca a 1,800 dls. por semana” y abunda: “nunca crean que la luna es de queso y se come con pan, aquí hay que trabajar mucho para ganar ese dinero. Hay personas que trabajan 40 hrs a la semana y les pagan aproximadamente 10 o máximo 15 dls. por hora, son 1,500 al mes. Claro, que hay quienes se avientan hasta 2 trabajos al mismo tiempo y ganan el doble pero no duermen”, explotado lector.

México es el país de un total de 38 naciones que integran la OCDE, en el que la jornada laboral es mayor con 2,246 horas trabajadas al año, en contraste con Alemania registra 1,371, Holanda 1,419, Noruega 1,424, Dinamarca 1,457 o Francia con 1,482 horas al año. México tiene 7 días feriados, mientras Argentina cuenta con 18, Colombia 20. La incapacidad por maternidad es de seis semanas antes del parto y seis después, en cuanto a licencia por paternidad es de cinco días hábiles consecutivos al nacimiento, en tanto que en Chile se otorgan siete meses de incapacidad para las madres, En Venezuela son seis semanas antes del parto y 20 semanas después. El salario mínimo en México es de 73.04 pesos por turno de ocho horas. En tanto que, en pesos mexicanos, Costa Rica es de 331, Panamá, 313.60; Guatemala, 227.90; Belice, 187.90; Honduras, 147.50; Nicaragua, 75.03 y El Salvador, 73.09. O sea, la mano invisible que guía a la economía capitalista por la cual la suma de los egoísmos responsables repercutiría en beneficio de toda la sociedad y el desarrollo de la economía, en su pleno apogeo, viola los derechos humanos de los trabajadores mexicanos aquí y allá y no consigue mejorar su situación económica y de bienestar social, ni aquí y ni allá. ¿Superará esto la oferta de doña Claudia Ruiz Massieu, inepto lector?

 

Hasta la próxima, con más del Concepto Integral del Comercio Exterior.

elbarlovento@gmail.com

Artículo anterior¿Alianza EU-China-India con Trump?
Artículo siguientePersonas más afectadas por la inseguridad son las más insatisfechas con la democracia, señala estudio del IBD
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí