Impasse en negociación de tomate mexicano con EU; sigue arancel del 17.5 %

Pese a aranceles, no cesará exportación de jitomate hacia EU: GCMA La revisión de la totalidad de los jitomates que exporta México es una necedad más de los productores de Florida El 55% de las importaciones de jitomate hacia EU proviene de campos mexicanos

0
409

Ciudad de México, 18 de julio del 2019.- En “un impasse” ha caído la negociación de las organizaciones de productores de jitomate o tomate rojo de México con el Departamento de Comercio de Estados Unidos sobre el arancel del 17.5 por ciento que les impuso a sus exportaciones desde el 7 de mayo, porque insiste en que “voluntariamente aceptemos que el 100 por ciento de los camiones que lleguen a la frontera, tengan que ser inspeccionados para asegurar la calidad de manera obligatoria”, informó Mario Robles, director de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa (CAADES) y vocero de otras organizaciones afectadas.

En ninguna parte del mundo, dijo, existen requisitos de importación obligatorios y si Estados Unidos aplica tal revisión, entonces México “tendría todo el derecho de inspeccionar de manera obligatoria la calidad del maíz, soya, trigo, manzanas, uvas, carne de puerco y de pollo, entre otros productos que le importamos en grandes cantidades”, advirtió a nombre de CAADES, la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida (AMHPAC), el Consejo Agrícola de Baja California (CABC), el Sistema Producto Tomate Nacional (SPTN) y la Asociación de Productores de Hortalizas del Yaqui-Mayo (APHYM).

Fustigó que la revisión de la totalidad de los jitomates que exporta México “es una necedad más de los productores de Florida que no les reditúa ningún nivel de protección adicional al del precio de referencia. Pero además crearía un nudo logístico en la frontera considerando que se tendrían que inspeccionar 120 mil camiones en un proceso que dura más de una hora y media por camión. Esto saturaría los espacios físicos para la inspección aduanal y afectaría significativamente otros sectores como el de maquiladoras, automotriz, partes electrónicas y otras manufacturas”.

La petición o propuesta sobre la revisión de las importaciones a productos estadunidenses, abundó, ya fue planteada por el sector al secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, la subsecretaria de comercio exterior de la Secretaría de Economía (SE), Luz María de la Mora y el gobernador de Sinaloa Quirino Ordaz Coppel, en las reuniones que han tenido con ellos.

“El secretario Villalobos expresó el respaldo total de todo el gobierno federal a los productores de tomate y ofreció enviar al Secretario del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, Sonny Perdue, una comunicación formal de las consecuencias que tal medida tendría para los productores y granjeros de ambos países”, indicó Robles.

Pese al “impasse”, dijo que se mantiene abierta la comunicación con el Departamento de Comercio y eventualmente se podría llegar a un acuerdo, pero advirtió éste “no debe afectar de manera significativa la exportación de México, ni tampoco el interés legítimo del comprador en Estados Unidos porque eso sería peor que el arancel”.

Mo obstante todo lo anterior, las exportaciones de jitomate mexicano hacia Estados Unidos no disminuirán porque serán los consumidores de ese país, no los productores y exportadores mexicanos, quienes paguen el arancel del 17.5 por ciento decretado por el Departamento de Comercio, aseguró Juan Carlos Anaya director del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).

México, destacó, es el primer exportador mundial de jitomate y Estados Unidos el primer importador del mismo. El 55 por ciento de sus importaciones de esta hortaliza provienen de México, así que la demanda se mantiene y el costo por el arancel derivado de la investigación antidumping que se reactivó “no lo pagarán los productores y exportadores mexicanos sino los consumidores estadounidenses, ellos son los principales afectados”, dijo.

El especialista descartó que una parte de las exportaciones se quede en México y genere saturación en el mercado provocando que el jitomate baje de precio o que algunos de los pequeños y medianos productores del sector tengan que cambiar el cultivo del jitomate por otros alimentos en sus invernaderos.

El jitomate de exportación, indicó, es muy diferente y mucho más caro que el que se produce en México para consumo interno “por lo que no veo qué te puedo vender aquí”.

Juan Carlos Anaya consideró que todavía hay oportunidad para que los exportadores y productores mexicanos alcanzan un acuerdo con el departamento de comercio de Estados, pero de no lograrlo entonces deberán transcurrir 90 días para que se lleve a cabo la investigación sobre las acusaciones de los tomateros de Florida de que la hortaliza mexicana ingresa al mercado estadounidense a precios dumping, es decir por debajo de los costos de producción

Advirtió que si el departamento de comercio comprueba las acusaciones de dumping entonces la tarifa o cuota compensatoria que de manera temporal comenzaron a cobrar a los tomateros mexicanos de 17.5 por ciento sobre el valor de su mercancía para ingresar a territorio estadounidense, “puede aumentar o incluso bajar”, pero en caso contrario entonces todo el dinero que se acumule se les tendrá que regresar porque fue depositado como una fianza o garantía en lo que duraba la investigación

Si bien insistió en que la decisión no beneficia a nadie y se toma en un mal momento porque los gobiernos de ambos países buscan que sus respectivos congresos ratifiquen el Tratado entre México Estados Unidos y Canadá (TMEC) sostuvo que el flujo de las exportaciones se mantendrá porque la frontera sigue abierta el afectación es mucho mayor a cuando se ha cerrado a ciertas exportaciones por cuestiones sanitarias o fitosanitarias.

El director del GCMA rechazó que el gobierno mexicano haya actuado con tibieza e incluso dijo que la semana pasada viajaron a Estados Unidos la secretaría de Economía, Graciela Márquez, y el subsecretario de América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Jesús Seade, para abordar el tema del jitomate con las autoridades de ese país.

Apoyos oficiales y diversificación de cultivos para enfrentar el arancel

Paralelamente Robles anunció que mientras siguen las negociaciones, las organizaciones de tomateros han solicitado a los funcionarios del gobierno federal que se apoye a los pequeños y medianos productores que no pueden pagar el arancel y también se analiza la diversificación de los cultivos y de mercados de exportación así como la reconversión industrial para generar valor agregado al tomate así como impulsar el consumo nacional.

El Departamento de Comercio y la Comisión de Comercio Internacional (ITC) por sus siglas en inglés continúan la investigación antidumping contra el jitomate mexicano, cuyas determinaciones finales están previstas para el 19 de septiembre y el 3 de noviembre, respectivamente, y las organizaciones mexicanas confían en que les sea favorable.

Los productores mexicanos, dijo el director de CAADES, han atendido en tiempo y forma todos los requerimientos de ambos organismos. “La semana pasada, por ejemplo, entregamos toda la información de los productores seleccionados por el Departamento de Comercio para que pueda dar su determinación final de dumping. También vamos a entregar esta misma semana alrededor de 400 cuestionarios que fueron enviados por la ITC a exportadores mexicanos para que pueda evaluar el daño, si es que este existe”, detalló.

Si la determinación final determina que los productores y exportadores mexicanos no cometieron dumping, es decir que no vendieron sus jitomates por debajo de los precios de producción como los acusan sus homólogos de Florida, entonces se restablece el libre mercado y podrán vender su producción a Estados Unidos sin pagar ningún arancel.

“En base a la información que ya presentamos al Departamento de Comercio y siguiendo las mismas procedimientos técnicos para el cálculo del margen de dumping que esta agencia usa, tenemos la confianza de que la determinación final del margen de dumping, salvo error u omisión, podría ser cero”, dijo Robles.

Artículo anteriorEndeudamiento cero para Pemex durante 3 años
Artículo siguientePérdidas millonarias en mayor puerto panameño de Balboa por paro laboral
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí