Deuda de México con sector no corporativo, del 11.9% del PIB: Cepal

0
352

Ciudad de México. México es uno de los países “más expuestos a la deuda del sector corporativo no financiero”, la cual de representar 3.1 por ciento de su producto interno bruto a principios de siglo subió a 11.9 por ciento para 2015, de acuerdo con la Comisión Económico para América Latina y el Caribe (Cepal).

Después de la crisis financiera mundial de 2018- 2019, las deudas han aumentado más con el sector corporativo no financiero, que se ha convertido en intermediario, y eso ocurre tanto en Estados Unidos como en países en desarrollo, incluidas las de América Latina, generando nuevos mecanismos de transmisión, impacto o vulnerabilidad, precisa el organismo

En la región latinoamericana, la deuda del sector corporativo no financiero subió de 49 mil millones de dólares registrados durante la primera década del siglo a 298 mil millones de dólares para 2017, es decir casi seis veces más, expone la Cepal en un capítulo especial sobre el tema en su más reciente Estudio Económico de América Latina y el Caribe.

-Interconectividad financiera, factor de inestabilidad-

El crecimiento y la concentración del mercado de bonos, que genera la mitad de la liquidez mundial y le ha permitido ganar más importancia respecto al sistema bancario, intensifica la “interconectividad financiera”.

Ese fue uno de los factores que exacerbaron la amplitud y la profundidad de las crisis financiera mundial de 2008-2009 y “por ende es uno de los factores que puede contribuir a generar inestabilidad”, advierte el organismo.

El sector financiero que más dinamismo ha tenido tras la crisis financiera mundial fue la industria de gestión de activos que facturó 93 billones de dólares en 2017, cantidad superior al producto interno bruto (PIB) de ese año calculado en 90.3 billones de dólares.

Ha crecido 13 por ciento en América del Norte, 7 por ciento en Europa, 10 por ciento en Japón y Australia y hasta 17 por ciento en América Latina y 22 por ciento en China. Estados Unidos concentra 53 por ciento de los activos, Europa otro 35 por ciento y Japón 6 por ciento, mientras las naciones en desarrollo tienen un 11 por ciento,

-Interconexión de bancos y gestores de bonos-

La Cepal precisa que bancos y gestores de activos o bonos están interrelacionados entre sí porque éstos poseen acciones de los bancos más grandes del mundo y los bancos son a su vez casa matriz de la tercera parte de las 25 principales gestoras.

Pese a las medidas regulatorias financieras que se tomaron tras la crisis de hace una década, la evidencia muestra que la mitad de los bancos “ que se consideran sistémicamente importantes” se incluyen entre los 50 principales gestores de activos del mundo.

Las entidades bancarias administran activos por un valor de 14.9 billones de dólares, es decir 24 por ciento del total de los activos gestionados por los 50 principales gestores de bonos del mundo. Entre esos bancos se incluyen JP Morgan, Bank of New York Mellon, Goldman Sachs, Deutsche Bank, BNP Paribas, UBS, Wells Fargo, Morgan Stanley, Sumitomo Mitsui Trust Holdings y Mitsubishi.

-Regulación financiera, no eliminó factores de crisis-

“Las iniciativas de regulación financiera no han logrado eliminar algunos de los factores que dieron lugar a la crisis financiera mundial, tales como la interconectividad o el apalancamiento que hicieron posible el crecimiento del balance y generaron elevados niveles de volatilidad y ciclos financieros cumulativos al alza o a la baja”, indica el documento.

Después de la crisis, la banca global disminuyó sustancialmente sus niveles de apalancamiento y sus tenencias de derivados, aumentó su capital en monto y calidad, pero también fortaleció su interconectividad con el sector no bancario y, en particular, con la industria de gestión de activos que ha asumido un papel preponderante en la intermediación financiera.

Artículo anteriorTemor a recesión golpea precios del petróleo
Artículo siguienteChina insta a EU a detener prácticas erróneas contra empresas chinas
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí