Nuevo cruce tarifario EU-China desploma bolsas asiáticas

EU agrava por capricho guerra comercial, denuncia diario chino EU está pagando las consecuencias de iniciar una guerra comercial contra China China aplicará aranceles adicionales a importaciones de EU por valor de 75 mmdd, incluidos 5,078 productos con tarifas del 10 o 5%, que entrarán en vigor el 1 de septiembre y el 15 de diciembre, respectivamente. Las nuevas tarifas se aplicarán a vehículos, partes de automóviles e insumos agrícolas como soya y maíz, por lo que los granjeros y productores estadounidenses pronto sentirán el golpe.

0
356

Beijing, China, a 24 de agosto del 2019.- El nuevo intercambio de alzas tarifarias entre Estados Unidos y China derrumbó hoy las bolsas asiáticas con la añadida inquietud sobre la prolongación de la guerra comercial que enfrenta a ambas potencias desde el año pasado.

Este lunes abrió funesto y a la baja para las acciones en las principales plazas de la zona, los precios del petróleo y la confianza de los inversores.

En China continental el Shanghai Composite cayó 1,3 por ciento hasta ubicarse en 2,860.87 puntos; el Hang Seng de Hong Kong descendió 3,2 por ciento para quedar en 25,352.56; mientras el índice de Shenzhen se desplomó 1,6 por ciento y registró 2,851.02.

Las pérdidas se replicaron en mercados como los de Taiwán, Singapur, Australia, Indonesia y Japón, pero también se extendieron más allá de la zona con el cierre en rojo de las plazas de Nueva York y Londres. Mientras, el yuan -la moneda nacional china- tocó su nivel más bajo en 11 años, pues hoy se cotiza a 7,1425 unidades por cada dólar.

De igual manera se resintieron los precios del petróleo. El estadounidense WTI perdió 87 centavos y bajó a 53,30 dólares por barril, y el Brent bajó 78 centavos para quedar en 58,56 dólares por barril.

El sector financiero y bursátil reaccionó así a la decisión el viernes del presidente norteamericano, Donald Trump, de proceder con una nueva tanda de aranceles por 550 mil millones de dólares en represalia a la subida anunciada ese mismo día por China.

La nación asiática informó la imposición de tributos por 75 mil millones de dólares sobre cinco mil 78 productos estadounidenses luego que el pasado día 15 Washington dio a conocer una acción similar que agudizó la discordia bilateral.

El agrio conflicto entre la primera y segunda potencia del orbe cumplió en marzo pasado un año y lo desató investigaciones de la Casa Blanca sobre los supuestos esfuerzos chinos que distorsionan el mercado nacional para forzar, presionar y robar tecnología y propiedad intelectual estadounidense.

Después de vivir momentos de peligrosa tensión, las aguas se apaciguaron un poco entre Beijing y Washington, lograron reanudar las pláticas y encontrar un punto medio en cuestiones importantes como la protección de los derechos de propiedad intelectual, la transferencia tecnológica, agricultura, servicios y tasas de cambios.

Pero el pleito volvió al cruce de disparos arancelarios en mayo pasado, luego de seis meses de tregua durante la cual las dos potencias estuvieron bien cerca de lograr un convenio, pues ya se habían puesto de acuerdo en muchos puntos conflictivos.

EU agrava por capricho guerra comercial, denuncia diario chino

Estados Unidos empeora por capricho una brutal guerra comercial contra China que solo pone de relieve su arrogancia y constituye una apuesta extrema a pérdidas para todas las partes, denunció hoy aquí un influyente diario local.

El periódico Global Times en un artículo consideró ridícula y una actitud de acoso que Washington procediera con más aumentos de tarifas ante contramedidas similares de Beijing para defender sus intereses nacionales por la continuidad del conflicto.

‘Si toma acciones, Estados Unidos debe estar preparado para el contraataque (…) Nadie debe creer que solo una parte puede ganar una guerra comercial’, indicó, al criticar que el presidente Donald Trump use el tema como arma frente a la presión electoral y las preocupaciones de una recesión económica.

Según estimó, la Casa Blanca incurre en un grave error al optar por la confrontación con China como pretexto para modificar las reglas mercantiles a nivel global, pues se trata de la segunda economía del planeta y su mercado es muy cercano al norteamericano.

Lamentó que el gobierno de Trump insista en la máxima presión, vista como una táctica disfuncional en el mundo de hoy que le acortará las posibilidades de conseguir cualquier propósito y le costará reveses en distintas direcciones.

En contraste, Global Times recordó la estrategia del gigante asiático de no enrolarse en disputas comerciales y solo reaccionar con contragolpes cuando vea amenazada su soberanía nacional y el derecho a desarrollarse.

‘Mientras Estados Unidos se desdobla en analizar las ganancias y pérdidas, China se mantiene impasible’, aseguró el diario, al remarcar la determinación y capacidad de afrontar las consecuencias de la discordia en un futuro.

No obstante, enfatizó en que la nación oriental no se quedará cruzada de brazos y reciprocará cada vez que Washington tome medidas en su contra.

Aparte del editorial de Global Times, otros medios chinos de prensa y el Ministerio de Comercio rechazaron en las últimas horas la nueva arremetida tarifaria de la administración Trump.

Este viernes el gobernante anunció la imposición a partir del 1 de septiembre de aranceles del 15 por ciento a mercancías chinas valoradas en 300 mil millones de dólares al año, en lugar del 10 por ciento previsto antes.

Además, desde el 1 de octubre los gravámenes del 25 por ciento que actualmente rigen sobre bienes de la nación oriental estimados en 250 mil millones, pasarán a ser de un 30 por ciento.

El Ministerio calificó la acción unilateral de acoso, acto de proteccionismo y una violación de los consensos alcanzados entre Trump y el presidente Xi Jinping en junio pasado, durante su reunión en Osaka.

Puntualizó que además de infringir los principios de igualdad, respeto mutuo y beneficio mutuo, pone bajo peligro el sistema multilateral de comercio y el orden internacional.

China y Estados Unidos viven fuertes tensiones desde marzo de 2018 cuando alternó la mutua imposición de fuertes tributos a las importaciones, con momentos de impasse y la presentación de recursos ante la Organización Mundial del Comercio.

Washington justifica sus acciones en que durante mucho tiempo el gigante asiático incurrió en supuestas prácticas desleales relacionadas con la adquisición de propiedad intelectual y tecnología estadounidenses.

Beijing rechaza tales argumentos y los considera infundados porque el intercambio de experiencias y conocimientos en esas materias entre firmas mixtas se basan en términos y por voluntad propia de las partes.

EU está pagando las consecuencias de iniciar una guerra comercial contra China

Estados Unidos está pagando el precio de iniciar una guerra comercial, mientras China se ve obligada a anunciar la imposición de nuevas tarifas adicionales a los productos estadounidenses.

El país asiático indicó que aplicará aranceles adicionales a las importaciones desde Estados Unidos por valor de 75.000 millones de dólares, incluidos 5.078 productos con tarifas del 10 o cinco por ciento, en dos lotes que entrarán en vigor el 1 de septiembre y el 15 de diciembre, respectivamente.

Las nuevas tarifas se aplicarán a los vehículos, partes de automóviles e insumos agrícolas como soya y maiz, por lo que los granjeros y productores estadounidenses pronto sentirán el golpe.

Durante más de un año de fricciones entre los dos países, China nunca ha titubeado. Cuando Estados Unidos trató de intensificar la intimidación comercial y ejercer máxima presión, la determinación china solo se fortaleció, al igual que su postura contra los atropellos de Washington y en defensa de sus legítimos derechos e intereses.

China siempre ha creído que la cooperación es el único medio para resolver los asuntos comerciales con la parte estadounidense, pero existen precondiciones. China se opone con firmeza a los intentos de hegemonía en el comercio por parte de Estados Unidos y nunca comprometerá sus principios fundamentales.

Mientras más lejos vayan algunos en Estados Unidos por el peligroso camino de la hegemonía y la intimidación, más fuerte será el contragolpe que encontrarán.

En términos de contramedidas, China significa negocios.

No hay ganadores en una guerra comercial. Las compañías de ambos lados han pagado el precio. Granjeros en varias regiones de Estados Unidos han sufrido “impactos devastadores” por las medidas contra China, según la propia prensa de ese país.

La escalada en las tarifas ha traido considerables tensiones a la economía estadounidense, elevando los costos, socavando la inversión y arrastrando a la baja a las bolsas de valores. La economía de Estados Unidos no será más fuerte sin China.

Cualquier discusión sobre cortar los lazos económicos entre China y Estados Unidos resultaría, cuando menos, ridícula. Las empresas de ambos lados han sido embajadoras de cambios positivos para las dos economías. A pesar del impasse actual, una relación constructiva es el camino correcto a seguir.

Algunas personas en Estados Unidos se han imaginado que una guerra comercial sería “fácil de ganar”. Se ha demostrado lo contrario. La única forma de poner fin al conflicto es que Estados Unidos implemente el consenso alcanzado por ambos jefes de Estado, llegue a un entendimiento con China mutuamente beneficioso y se encuentren soluciones a través de consultas y sobre la base de la igualdad y el respeto mutuos.

Artículo anteriorEn Francia Trump da señales contradictorias sobre tarifas a China
Artículo siguienteSader: Plan piloto para dejar de importar 400 mil toneladas de maíz
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí