En semana clave para el T-MEC, EU impone de nuevo cuotas a importaciones de acero de México y China

Hace apenas dos meses el gobierno de Trump levantó los aranceles de 25 por ciento al acero y 10 por ciento al aluminio procedentes de México y Canadá En 2018, las importaciones de acero estructural fabricado de Canadá, China y México se valoraron en un estimado de 722.5 millones de dólares en el caso canadiense, 897.5 millones de dólares en el chino, y de 622.4 millones de dólares en el caso mexicano

0
413

Ciudad de México, a 8 de julio del 2019.- El Departamento de Comercio de Estados Unidos anunció este día de forma sorpresiva la imposición de cuotas compensatorias a importaciones de acero estructural de México y China, debido a presuntos subsidios.

El Gobierno de Estados Unidos castigará a México con nuevos aranceles al acero por un supuesto subsidio a la industria nacional, según apreciación del Departamento de Comercio, el cual expresa que México subsidió injustamente a su industria local, por lo cual se le aplicarán derechos compensatorios a las importaciones de algunos productos de acero, aunque no detalla cuáles.

La decisión tiene lugar dos meses después de que el presidente Donald Trump acordara levantar los aranceles al acero y al aluminio de México y Canadá, en momentos en que el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) tendrá en la semana en curso un periodo crucial para definir los tiempos de avance en su proceso de ratificación en Estados Unidos, y en que los tres países buscan ratificar el T-MEC, el nuevo acuerdo de libre comercio de América del Norte que debe reemplazar al TLCAN, vigente desde 1994. El Congreso mexicano ya aprobó su puesta en vigencia.

Durante la presente semana, el presidente Donald Trump puede enviar el proyecto de ley de implementación del T-MEC al Congreso estadounidense.

El 30 de mayo del 2019, Trump notificó con un preaviso de 30 días que tiene la intención de presentar la legislación de implementación y presentó el anteproyecto de Declaración de Acción Administrativa (SAA, por su sigla en inglés).

Sobre la base de estas determinaciones preliminares, el Departamento de Comercio indicó en un comunicado que ordenará a las Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos que recolecten depósitos en efectivo de importadores de acero estructural fabricado en China y México.

Desde el inicio de la administración del presidente Donald Trump, el Departamento de Comercio inició 172 investigaciones en materia de derechos antidumping y compensatorios, que representan un aumento de 219 por ciento respecto al período comparable en la administración anterior, añadió la dependencia.

El Departamento de Comercio del vecino país determinó que el acero importado utilizado en la construcción se beneficiaba de subsidios en México y Canadá, pero en el caso de Canadá los subsidios eran insignificantes, por lo que no se impusieron derechos de represalia.

Según la pesquisa del Departamento de Comercio, los exportadores de acero estructural recibieron subsidios de hasta el 74 por ciento en México, por lo tanto Estados Unidos comenzará a cobrar impuestos adicionales sobre las importaciones desde México.

Hace apenas dos meses el gobierno de Trump levantó los aranceles de 25 por ciento al acero y 10 por ciento al aluminio procedentes de México y Canadá, que decidió imponer a escala global bajo argumentos de Seguridad Nacional.

En 2018, las importaciones de acero estructural fabricado de Canadá, China y México se valoraron en un estimado de 722.5 millones de dólares en el caso canadiense, 897.5 millones de dólares en el chino, y de 622.4 millones de dólares en el caso mexicano.

La Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos, una agencia federal independiente, a veces bloquea las acciones del Departamento de Comercio si encuentra que las empresas estadounidenses no fueron perjudicadas por los subsidios. Su opinión puede demorarla hasta el 2 de enero de 2020.

Las leyes en materia de derechos antidumping y compensatorios otorgan a las empresas y trabajadores estadunidenses un mecanismo aceptado internacionalmente para buscar alivio a los efectos dañinos de los precios injustos de las importaciones en los Estados Unidos, apuntó el Departamento de Comercio.

En la actualidad, la dependencia mantiene 488 órdenes de imposición de derechos antidumping y compensatorios que brindan alivio a las compañías e industrias estadunidenses afectadas por el comercio desleal, añadió.

Actualmente, está programado que el Departamento de Comercio anuncie sus determinaciones finales en este caso el próximo 19 de noviembre de este año o cercano a esa fecha.

Si el Departamento de Comercio hace determinaciones finales afirmativas, se programará que la Comisión de Comercio Internacional (CCI) de Estados Unidos tome una decisión el 2 de enero de 2020.

Las empresas que reciben subsidios injustos de sus gobiernos, como subvenciones, préstamos, aportaciones de capital, exenciones fiscales o insumos de producción, están sujetas a derechos compensatorios destinados a contrarrestar directamente esos subsidios.

Semana crucial para el T-MEC

De acuerdo con medios estadounidenses, Trump podría enviar el proyecto de ley de implementación del T-MEC a principios de esta semana, aunque la Secretaría de Economía difundió que este nuevo paso lo podría hacer después del 9 de julio.

En cualquier caso, Trump tiene los días contados en su intento de que el T-MEC se apruebe antes del receso de agosto. Para ello, sólo cuenta con 12 días legislativos.

La práctica común es que el Congreso estadounidense revise los acuerdos comerciales antes de la introducción de un proyecto de ley de implementación. Los comités de jurisdicción suelen celebrar audiencias sobre el acuerdo comercial propuesto.

A menudo tienen marcas informales “simuladas” en un proyecto de ley de implementación, seguidas de una “conferencia simulada”.

Aunque la legislación de la Autoridad de Promoción Comercial (TPA, por su sigla en inglés, o vía rápida) no define explícitamente estos pasos, proporciona una revisión pública del acuerdo propuesto y le permite al presidente recibir comentarios y preocupaciones del Congreso, que no son vinculantes, sin embargo, para la administración.

“La información que tenemos es que probablemente se presente después del receso del 4 de julio, habrá que ver. Es también una decisión que tiene que tomar el representante comercial (Robert Lighthizer) en función de sus pláticas con la representante Nancy Pelosi para ver cuál es el momento adecuado para que lo mande la administración y entre en la agenda legislativa”, comentó Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, a finales de junio.

En las semanas pasadas, cuatro grupos de legisladores demócratas elegidos por Pelosi, relacionados con precios de medicamentos, trabajo, medio ambiente y cumplimiento, se han reunido con funcionarios y partes interesadas en el T-MEC.

El requisito de la TPA permite que el Congreso vote sobre el T-MEC dentro de los 90 días de haberlo recibido de Trump.

Dos años de negociaciones

A partir de julio del 2017, México, Estados Unidos y Canadá iniciaron el proceso de negociación para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Se llevaron a cabo siete rondas técnicas, más una ronda permanente en abril y mayo del 2018, reuniones ministeriales en mayo y, finalmente, una serie de reuniones bilaterales entre México y Estados Unidos, del 25 de julio al 27 de agosto del 2018.

Posteriormente, a partir del 29 de agosto, Canadá y Estados Unidos tuvieron una serie de reuniones ministeriales para llegar a un acuerdo en sus temas bilaterales, principalmente relacionados con el acceso al sector agrícola en el mercado canadiense y la posición de Canadá para mantener una excepción cultural y el capítulo 19 del TLCAN.

Fue así que el 30 de noviembre del 2018, en el marco de la Cumbre del G20, en Buenos Aires, Argentina, se firmó el T-MEC.

Artículo anteriorArancel de EU al acero mexicano, ajeno a amenaza de Trump: Economía
Artículo siguienteImportante coordinar acciones entre secretarías para atender sectores de la población vulnerables a la influenza: Del Toro Pérez
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí