La cooperación mundial en la economía digital, crucial para desbloquear los beneficios comerciales para las mujeres: Azevêdo

0
400

Ginebra Suiza, 1 de julio del 2019.- “El comercio electrónico encierra un gran potencial para impulsar el empoderamiento económico de las mujeres, pero solo si se dan las condiciones adecuadas para desbloquear esos beneficios”, dijo el Director General Roberto Azevêdo con ocasión de un taller sobre las mujeres en el comercio digital celebrado el 1º de julio en la OMC. “Los recientes compromisos relacionados con la economía digital y la participación de las mujeres en el comercio que emanaron de la última reunión de dirigentes del G-20 celebrada en Osaka indican la creciente importancia de estas cuestiones”, dijo. El Director General dijo lo siguiente:

Director Ejecutivo González,

Sra. Pamela Coke-Hamilton (Directora, División de Comercio Internacional y Productos Básicos, UNCTAD),

Excelencias,

Damas y caballeros,

Buenos días y bienvenidos a este taller sobre comercio digital y género. Es genial tenerlos a todos aquí con nosotros hoy.

Para comenzar, me gustaría agradecer a la Unión Europea, Senegal y Trinidad y Tobago por organizar este evento, así como a todos los oradores que se unieron a nosotros para esta importante discusión.

El taller de hoy es el quinto de una serie de discusiones provocadas por la Declaración de Buenos Aires sobre Mujeres y Comercio.

El objetivo sigue siendo promover el empoderamiento económico de las mujeres al enfrentar las barreras que dificultan su participación en el comercio mundial.

Como parte de estos esfuerzos, los miembros han estado trabajando para mejorar su comprensión de los problemas. Desde Buenos Aires, se han realizado talleres temáticos sobre una variedad de temas específicos para compartir las mejores prácticas y experiencias nacionales.

Hoy continuamos desarrollando la conversación, analizando específicamente cómo el comercio digital puede ofrecer nuevas oportunidades para las mujeres.

Esta conversación está claramente en sintonía con el debate global más amplio.

Acabo de regresar de la reunión de líderes del G20 en Osaka, donde estos temas ocupaban un lugar destacado en la agenda. Es posible que haya visto la Declaración de Osaka sobre la economía digital, firmada por 24 líderes mundiales, en apoyo de la elaboración de normas internacionales en esta área y de un mayor progreso en la OMC.

Los líderes del G20 también prometieron su firme apoyo al empoderamiento de las mujeres en la Cumbre. Claramente la economía digital y el empoderamiento económico de las mujeres se refuerzan mutuamente.

Esto es muy alentador, y creo que debemos reconocer la escala de oportunidades que brinda la economía digital, especialmente para las mujeres, las pequeñas y medianas empresas y otros grupos más excluidos, como las comunidades rurales en los países en desarrollo y los países menos desarrollados.

Puede ser transformador para ayudar a enfrentar los costos comerciales y ayudar a muchos más a unirse a los flujos comerciales globales.

Las plataformas de comercio electrónico ya han hecho que sea más fácil conectar a compradores y vendedores en todo el mundo, lo que abre nuevas oportunidades para que las empresas puedan acceder a los mercados globales.

También estamos viendo estas nuevas tecnologías incorporadas en las normas comerciales. La digitalización de los procedimientos aduaneros es una disposición clave del Acuerdo de Facilitación del Comercio. Del mismo modo, el Acuerdo de contratación pública también fomenta el uso de herramientas de contratación electrónica.

No hay duda sobre el potencial de estas nuevas tecnologías para promover beneficios económicos, cuando se acompañan de políticas complementarias apropiadas.

Pero por otro lado, este potencial solo puede realizarse plenamente si estamos preparados para acordar nuevas reglas y prácticas para la economía digital. Si no lo hacemos, el resultado podría ser una fragmentación y una proliferación de regulaciones tecnológicas.

Esto significaría mayores costos y mayores barreras de entrada. Y esto también significaría que muchas, incluidas las empresarias, podrían quedar excluidas de las oportunidades que ofrece la economía digital.

No podemos dejar que esto suceda.

También debemos hacer lo correcto y asegurar un acceso justo a la conectividad.

En la actualidad, persisten grandes brechas. La Unión Internacional de Telecomunicaciones informa que la proporción de mujeres que usan Internet es un 12% más baja que la proporción de hombres. Esta brecha de género se amplía a alrededor del 33% en los países menos desarrollados.

La investigación también muestra que en África, más del 40% de las mujeres no pueden participar de manera efectiva con herramientas digitales para actividades personales y profesionales.

Esto es muy preocupante. Tenemos que asegurarnos de que todos puedan beneficiarse de esta revolución digital. Sabemos que abordar estas brechas podría liberar un enorme potencial.

Por ejemplo, según un informe de McKinsey, el mercado de comercio electrónico en Indonesia está en auge. Se proyecta que crecerá hasta ocho veces de 2017 a 2022, de $ 8 mil millones a $ 65 mil millones. Esto puede facilitar muchas oportunidades para el empoderamiento económico de las mujeres. Las empresas dirigidas por mujeres generan hasta el 35 por ciento de los ingresos en línea, en comparación con el 15 por ciento de las ventas minoristas fuera de línea.

A nivel mundial, los informes estiman que permitir el acceso a Internet para 150 millones de mujeres contribuiría con un estimado de US $ 13-18 mil millones al PIB anual de 144 países en desarrollo.

Esto es claramente muy positivo. Pero esto no es solo sobre los asuntos económicos. También se trata de construir el mundo más inclusivo que todos deseamos ver.

El taller de hoy pretende arrojar luz sobre todos estos temas, y explorar cómo el comercio digital puede ofrecer estas oportunidades para las mujeres y las empresas dirigidas por mujeres.

A lo largo del día, analizará una serie de problemas y campos en los que un trabajo posterior podría tener un gran impacto.

Esto incluye iniciativas de desarrollo de capacidades. Pueden ser una herramienta importante para ayudar a abordar las brechas de alfabetización digital de género.

Hay algunas buenas iniciativas que ya están siendo implementadas. Por ejemplo, el FEI y la UNESCAP se asocian para brindar esa capacitación a las mujeres en el sur de Asia.

El programa tiene como objetivo mejorar el conocimiento de las mujeres empresarias, expandir sus negocios a través de las exportaciones y participar en cadenas de valor utilizando plataformas de comercio electrónico.

El papel de la iniciativa de Ayuda para el Comercio en la eliminación de los obstáculos que enfrentan las mujeres al comerciar es otro tema que merece un debate mucho más profundo, y que se pondrá de relieve en el transcurso de la semana, durante el Examen Global.

Por supuesto, hay muchos más aspectos en los que podríamos actuar. Es fantástico que durante este taller tengamos la oportunidad de escuchar directamente a algunas empresarias sobre sus historias, los desafíos que enfrentan y las formas de superarlas.

El mundo está cambiando a un ritmo fantástico. No se puede negar eso.

No tengo ninguna duda de que la cooperación internacional tiene un papel importante que desempeñar para garantizar que el auge de la economía digital siga siendo un motor de desarrollo económico inclusivo.

Así que sigamos trabajando con ese fin. Gracias. Les deseo una discusión muy productiva.

Artículo anteriorFondos y fideicomisos del Poder Judicial de la Federación no se apegan al principio de austeridad; hay acumulación de recursos: ASF
Artículo siguienteChina crece un 8.1 por ciento anual desde la Revolución de 1949
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí