Irregularidades de SENEAM, una de las causas de la degradación de la FAA a México

Ignorar las observaciones del Órgano Interno de Control en SENEAM por funcionarios como Víctor Hernández y Carlos Alfonso Moran Moguel, es irresponsable

0
686

Por Raúl Hernández Rivera

Primera de dos partes

Ciudad de México, a 27 de mayo del 2021.- La descalificación de la Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) a México, no es un simple asunto de si el espacio aéreo es seguro o no, va más allá, porque si no se cumplen las normas aeronáuticas y el Convenio de Chicago, la seguridad se va deteriorando, así de simple. Todas esas argumentaciones de la FAA las hemos venido señalando desde antes del inicio de la actual administración, pero las autoridades ni siquiera atienden las observaciones de Órgano Interno de Control de SENEAM, mucho menos las nuestras que como sindicato hacemos constantemente. Es más, somos agredidos, despedidos, ignorados y despojados de nuestros bienes y recursos económicos que por ley nos corresponde, dice a elbarlovento José Alfredo Covarrubias Aguilar, secretario general del Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo.

El líder sindical nos desglosa un esquema: El organismo integrante de la ONU encargado de acordar con los integrantes miembros los estándares para mantener la seguridad aérea, es la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). En la OACI casi todos los países del mundo están como socios integrantes del acuerdo sobre seguridad aérea, es decir, 193 hasta el año de 2019. México es parte de la OACI desde la reunión de 52 delegaciones nacionales  en Chicago, Illinois, Estados Unidos, para redactar lo que actualmente conocemos como el Convenio de Chicao, sobre Aviación Civil Internacional de 1944, desde entonces, norma aeronáutica internacional más importante con la cual se han logrado avances en materia de seguridad.

Cada dos años en la OACI se llevan a cabo reuniones y se establecen los estándares y las normas aeronáuticas para mantener la seguridad en el espacio aéreo del mundo. Este organismo ha publicado 19 anexos en donde están establecidos esos estándares y recomendaciones a los países a fin de que los integrantes trasladen esas recomendaciones a su legislación.

Sin embargo, Estados Unidos no está en la OACI. Ese gobierno tiene su propia norma muy similar a la OACI, y es muy cuidadoso en que los países con quienes tienen contacto aéreo, sean vigilantes y cumplan con las normas de la OACI. Cabe destacar que el Departamento de Transporte de Estados Unidos, tiene firmado un convenio con la autoridad mexicana. Se trata del Acuerdo Bilateral Aéreo entre México y Estados Unidos, que como partes del Convenio sobre Aviación Civil Internacional de Chicago del 7 de diciembre de 1944, firmaron el 21 de agosto del 2016.

Con base en ese convenio pueden entrar todos los vuelos de Estados Unidos a México, y viceversa. Lamentablemente, México tiene una flota aérea considerablemente menor a la de Estados Unidos. Realmente no depende de cuantos aviones tengas, sino de cuál es la demanda para viajar.

Entonces, la FAA es muy rigurosa en el cumplimiento de todos los 18 artículos del Convenio y sus dos anexos.

La FAA está vigilante de que México garantice la capacitación de los operadores aéreos mexicanos, de la vigencia de la licencia de los pilotos, de la buena salud de los pilotos, de que no estén drogados, que los aviones tengan su certificado de aeronavegabilidad, que las bitácoras de mantenimiento estén al día, igualmente, el mantenimiento de las aeronaves sea el necesario y de la calidad requerida, entre otras tantas cosas.

Y la forma de garantizar el cumplimiento de esos requisitos, es ver que la autoridad de aeronáutica esté cumpliendo con sus obligaciones.

Esa es básicamente la razón por la cual el gobierno estadunidense mete la nariz en la aviación y baja la calificación a México. por esa razón vienen y hacen esa auditoría a la Agencia Federal de Aviación Civil, en donde detectaron revisando que la Ley de Aviación Civil no está actualizada conforme a los requisitos que establece la OACI, que los reglamentos de la Ley no están alineados al Convenio de Chicago, e inclusive son contradictorios.

También pudieron constatar que no hay la cantidad de supervisores encargados de vigilar el cumplimiento de esta Ley, y  no es suficiente con las capacidades técnicas exigidas por los convenios, porque los salarios en el gobierno son muy bajos…

Entonces la AFAC tiene la obligación de delinear los convenios de la OACI y los jugadores cumplan con esas normas, pero si no hay inspectores capacitados, no hay infraestructura y tampoco recursos, pues México no está cumpliendo con esas normas.

En el caso de las líneas aéreas, estas si cumplen, porque si no lo hacen no pueden volar a otros países como tampoco pueden entrar a EU. Y es que nuestros vecinos quieren la garantía de que los inspectores en México están cumpliendo. Pero como ya vieron que no cumplen, nos bajan la categoría.

Ahora, cuando llegue un avión mexicano a EU, lo mandan a la última plataforma, y los inspectores de EU realizan la inspección de allá que no hicieron aquí. Mientras los pasajeros no pueden bajar, hasta que hagan esas dos inspecciones exhaustivas.

El mismo trato reciben los pilotos, y las tripulaciones, tal y como lo hicieron para detectar en qué no se está cumpliendo y aplicarnos la baja de categoría.

En tanto, los pilotos no pueden renovar su licencia, su examen médico, aparte del de SENEAM, los pilotos no pueden actualizar sus licencias porque medicina de transporte de la SCT, responsable de hacer los exámenes médicos, está retenida.

En la Conferencia Matutina, el Presidente dijo que los médicos que no son del sector aéreo, revisen al personal técnico aeronáutico. Pero eso no puede ser posible porque el convenio con la OACI y el Convenio con EU no lo permiten.

En la aviación hay un documento que se denomina “Requisitos Médicos para el Personal de la Aviación” donde los estándares son mayores. Por eso la exigencia de tener una buena vista, entre otras. Y si no la cumple, debe tener sus lentes que lo corrijan. Y eso queda anotado en su licencia aeronáutica. Que los manden al IMSS o al centro de salud está bien pero no es suficiente, y posiblemente no sea aceptado por EU ni por la OACI.

Todo este tipo de anomalías las detectó la FAA y decidió bajar la categoría.

Ya reunieron la SHCP, SCT, SRE y Turismo y las líneas aéreas ya reunieron para subsanar todas las observaciones y hallazgos encontradas por la auditoría de la FAA.

Sin embargo, nosotros desde SINACTA hemos hecho estas observaciones, acusado las anomalías e irregularidades, pero no sólo las ignoran, nos acudas de ser alborotadores y sufrimos represalias.

Todo esto señalado por la FAA, lo podemos probar, están en las auditorías realizadas por el Órgano Interno de Control a la SENEAM el pasado mes de enero del presente año, cuyas ONCE Cédulas de Recomendaciones Correctivas y Preventivas, se negó a firmar Víctor Manuel Hernández Sandoval, director general de SENEAM; Mtra. América Sánchez Sánchez, directora general adjunta de Administración de SENEAM y José Daniel Vázquez Carmona, director de recursos Humanos de SENEAM.

Lamentablemente, todas esas anomalías aun no las detecta la autoridad aeronáutica y es algo que debieron encontrar ellos, es decir, la Agencia Federal de Aviación Civil, a cargo del actual director, el general de división, piloto aviador Carlos Rodríguez Munguía.

Por eso salió corriendo el anterior director general de la AFAC, el anterior director Rodrigo Vázquez Colmenares, nombrado por el presidente Andrés Manuel López Obrador los primeros días de 2021, pues hizo hincapié en todas estas anomalías y no le hicieron caso. Ignorar aquellas observaciones y las realizadas por el Órgano Interno de Control de SENEAM de la auditoría realizada a la dependencia el mes de enero del presente año, así como desmentir las exigencias del piloto de Aeroméxico ante el supervisor de SENEAM el pasado incidente también desmentido por el subsecretario de SCT Carlos Alfonso Morán Moguel y el director de SENEAM, Víctor Hernández, es irresponsable de consecuencias aún no calculadas, concluye Covarrubias.

Artículo anterior“Prioridad de Estado” en México, recuperar la categoría 1: IATA
Artículo siguienteExhorta Monreal a autoridades de Tamaulipas a no sobrecalentar clima electoral
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí