Cumbre COP26, oportunidad decisiva para evitar desastre climático

0
344

Glasgow, Escocia, a 31 de octubre del 2021.- La cumbre COP26 de las Naciones Unidas que comienza en Glasgow esta semana ha sido anunciada como una oportunidad decisiva para salvar al planeta de los efectos más calamitosos del cambio climático.

Con un retraso de un año debido a la pandemia de COVID-19, la COP26 tiene como objetivo mantener vivo el objetivo de limitar el calentamiento global a 1.5 ° C por encima de los niveles preindustriales, el límite que los científicos dicen que evitaría sus consecuencias más destructivas.

“Necesitamos salir de Glasgow diciendo con credibilidad que hemos mantenido vivo a 1.5”, dijo Alok Sharma, presidente de la COP26, el domingo cuando los delegados comenzaron a llegar a la ciudad escocesa.

“Ya estamos en un calentamiento global de 1.1 grados por encima de los niveles preindustriales”, dijo a la televisión Sky News. “En 1.5 hay países en el mundo que estarán bajo el agua, y es por eso que necesitamos llegar a un acuerdo aquí sobre cómo abordar el cambio climático durante la próxima década”.

Alcanzar el objetivo de 1.5 C, acordado en París con mucha fanfarria en 2015, requerirá un aumento del impulso político y un esfuerzo diplomático para compensar la acción insuficiente y las promesas vacías que han caracterizado gran parte de la política climática global.

La conferencia debe asegurar compromisos más ambiciosos para reducir aún más las emisiones, asegurar miles de millones en financiamiento climático y terminar las reglas para implementar el Acuerdo de París con el consentimiento unánime de los casi 200 países que lo firmaron.

“Seamos claros: existe un grave riesgo de que Glasgow no cumpla”, dijo el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, a los líderes de las naciones ricas del Grupo de los 20 (G20) la semana pasada.

Las promesas existentes para reducir las emisiones verían que la temperatura promedio del planeta aumentaría 2.7 ° C este siglo, lo que según las Naciones Unidas sobrecargaría la destrucción que el cambio climático ya está causando al intensificar las tormentas, exponer a más personas a un calor mortal e inundaciones, matar los arrecifes de coral y destruir habitats naturales.

Artículo relacionado: Líderes de la industria naviera se reunirán para una conferencia histórica de descarbonización en la COP26

Una nueva promesa de la semana pasada de China, el mayor contaminador del mundo, fue etiquetada como una oportunidad perdida que ensombrecerá la cumbre de dos semanas. Los anuncios de Rusia y Arabia Saudita también fueron mediocres.

El regreso de Estados Unidos, la economía más grande del mundo, a las conversaciones sobre el clima de la ONU será una bendición para la conferencia, luego de una ausencia de cuatro años bajo el mandato del presidente Donald Trump.

Pero al igual que muchos líderes mundiales, el presidente Joe Biden llegará a la COP26 sin una legislación firme que cumpla su propia promesa climática mientras el Congreso se debate sobre cómo financiarla y una nueva incertidumbre sobre si las agencias estadounidenses pueden incluso regular las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los líderes de la reunión del G20 en Roma este fin de semana dirán que su objetivo es limitar el calentamiento global a 1.5 ° C, pero evitarán en gran medida compromisos firmes, según un borrador de declaración visto por Reuters.

La declaración conjunta refleja negociaciones difíciles, pero detalla pocas acciones concretas para limitar las emisiones de carbono.

El G20, que incluye a Brasil, China, India, Alemania y Estados Unidos, representa alrededor del 80% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, pero la esperanza de que la reunión de Roma pueda allanar el camino hacia el éxito en Escocia se ha atenuado considerablemente.

SOMBRA DE COVID-19

Además del desafiante contexto geopolítico, una crisis energética global ha llevado a China a recurrir al carbón altamente contaminante para evitar la escasez de energía, y ha dejado a Europa en busca de más gas, otro combustible fósil.

En última instancia, las negociaciones se reducirán a cuestiones de equidad y confianza entre los países ricos cuyas emisiones de gases de efecto invernadero provocaron el cambio climático y los países pobres a los que se les pide que descarbonicen sus economías sin suficiente apoyo financiero.

COVID-19 ha exacerbado la división entre ricos y pobres. La falta de vacunas y las restricciones de viaje hacen que algunos representantes de los países más pobres no puedan asistir a la reunión.

Otros obstáculos, no menos importante, las altísimas tarifas de los hoteles en Glasgow, han avivado la preocupación de que los grupos de la sociedad civil de las naciones más pobres, que también están en mayor riesgo por el calentamiento global, estén subrepresentados.

COVID-19 hará que esta conferencia climática de la ONU sea diferente de cualquier otra, ya que 25,000 delegados de gobiernos, empresas, sociedad civil, pueblos indígenas y los medios de comunicación llenarán el cavernoso Scottish Event Campus de Glasgow.

Todos deben usar máscaras, distanciarse socialmente y producir una prueba de COVID-19 negativa para ingresar cada día, lo que significa que las “agrupaciones” de negociadores de la última hora que lograron acuerdos en las conversaciones climáticas pasadas están fuera de la mesa.

Los asistentes que den positivo en la prueba deben permanecer en cuarentena durante 10 días, lo que podría perder la mayor parte de la conferencia.

Los líderes mundiales iniciarán la COP26 el lunes con dos días de discursos que podrían incluir algunas nuevas promesas de reducción de emisiones, antes de que los negociadores técnicos se pongan manos a la obra sobre las reglas del acuerdo de París. Es probable que cualquier acuerdo se cierre horas o incluso días después de la fecha de finalización del evento el 12 de noviembre.

En el exterior, se espera que decenas de miles de manifestantes salgan a las calles para exigir una acción climática urgente.

Evaluar el progreso será complejo. A diferencia de las cumbres climáticas pasadas, el evento no entregará un nuevo tratado o una gran “victoria”, pero busca asegurar victorias más pequeñas pero vitales en compromisos de reducción de emisiones, financiamiento climático e inversión.

En última instancia, el éxito se juzgará en función de si esos acuerdos se suman a un progreso suficiente para mantener vivo el objetivo de 1.5C.

Desde el acuerdo de París en 2015, los científicos han emitido advertencias cada vez más urgentes de que el objetivo de 1.5 ° C se está escapando de su alcance. Para cumplirlo, las emisiones globales deben caer un 45% para 2030 desde los niveles de 2010 y llegar a cero neto para 2050, lo que requiere grandes cambios en los sistemas de transporte, producción de energía, fabricación y agricultura de los países. Las promesas actuales de los países verían aumentar las emisiones globales en un 16% para 2030.

Información de Kate Abnett, Valerie Volcovici Información adicional de Nina Chestney y William Schomberg

Fuente: gCaptain

Artículo anteriorLa industria marítima es tóxica: Congreso EU
Artículo siguienteLlama Monreal a seguir luchando por un México mejor
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí