Comercialización, la gran ausente

0
492

Columna publicada en el periódico Excélsior el  26 de julio del 2001

Por Raúl Hernández Rivera

En México, tenemos todo, basto lector, pero no sabemos vender ni comprar a nivel internacional aunque demostramos la vocación en el contexto local. ¿Se ha preguntado que haría usted si lo despidieran de su actual trabajo?. La mayoría utiliza el dinero de su liquidación para surtirse de mercancía que saldrá a revender en un puesto ambulante.

Matías Romero afirmaba, ístmico lector, que nuestro territorio estaba llamado a ser un emporio comercial dada su estratégica posición geográfica. También lo decía Nezahuhalcoyotl. Así lo constataron los europeos desde hace más de 500 años, lo intuyen los orientales que quieren traer inversiones, lo codician nuestros queridos primos del norte y nosotros lo soslayamos.

Pero existe un vendedor ambulante, torero lector, que extiende un plástico en una banqueta del Eje Central de lunes a jueves, porque el viernes se va a las calles del centro de Managua, Nicaragua, a vender pantalones de mezclilla iguales a los que ofrece en el Centro Histórico de la ciudad de México.

Es de aclararse, borroso lector, que los pantalones que vende el mencionado personaje son hechos en México. Y qué decirle de un estudiante de medicina que no terminó la carrera por falta de recursos pero que un buen día se le ocurrió recolectar todo el líquido amniótico y la placenta humana de las maternidades  para venderla. Hoy exporta a laboratorios de cosméticos franceses y juega el melate, no porque le falte sino porque no sabe que hacer con el dinero.

Y si le dijera, curioso lector, que en Japón demandan mosquitos para alimento de peces de ornato. O le contara de aquel locatario de Jamaica que solicitó información para vender chile seco a muy buen precio  a Japón, pero que estaba muy triste porque los orientales utilizaban el producto como pigmento.

Es una verdadera tristeza, desanimado lector, ver la cuenca del río Coatzacoalcos, o de cualquier otro río plétora de productos exportables. Sólo tendríamos que informarnos respecto de las exigencias del mercado externo, hacer un buen esfuerzo y exportar. Tenemos todo. Por el río se podría navegar hasta el puerto de altura para consolidar nuestra mercancía. Pero…

Bueno, tal vez le interese cursar el 3er diplomado EL CONCEPTO INTEGRAL DEL COMERCIO EXTERIOR. Cupo limitado

Artículo anteriorLa Eficiencia del Puerto de Veracruz
Artículo siguiente7 Años de TLCAN
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí