7 Años de TLCAN

0
492

Columna publicada en el periódico Excélsior el 17 de diciembre del 2001

Por Raúl Hernández Rivera

Y como si fuera toda una vida, exagerado lector, son pocos para lo que viene. De acuerdo a lo que afirman investigadores miembros de la Red Mexicana de Acción Frente al Libre Comercio (RMALC, para los cuates), el TLCAN es la expresión más acabada de la agenda corporativa para la globalización, se adelanta incluso a los acuerdos de la Ronda Uruguay que da origen a la Organización Mundial de Comercio.

El maestro Alberto Arroyo Picard, investigador de la UAM Iztapalapa y coordinador general del libro próximo a salir titulado “Resultados de 7 años del TLCAN en México”, investigado lector, afirma que el Acuerdo de Libre Comercio entre México y la Unión Europea sigue los mismos parámetros y hasta los profundiza. La tan presumida cláusula democrática se quedó sólo como declaración de principios; no hay nada en el Acuerdo Global que permita su aplicación

Dice Arroyo, arrollado lector, que “el comercio y la dinámica económica mundial son datos de la realidad que hay que tomar en cuenta para cualquier proyecto nacionalista relista, pero no debe dejarse el proyecto nacional a las solas fuerzas del mercado”. El libre comercio no es lo mismo que economías abiertas al mercado mundial; es una teoría económica que plantea que hay que dejar sólo al comercio la dinámica de la economía. Nosotros pensamos, agrega el maestro, que es desde el proyecto nacional viable, que debemos actuar en el mercado.

En México se piensa que el mejor proyecto nacional es no tener proyecto definido, indefinido lector, sino liberar el mercado nacional e internacional y que sea la mano invisible del mercado la que logre el mejor de los méxicos posibles. Por ello la RMALC, quiere aportar con estas investigaciones, afirma Arroyo Picard, su análisis de los efectos que han tenido los acuerdos de libre comercio y con ello mostrar que los factores de libre comercio y modelo neoliberal no han sido parte de la solución a la ruina y pobreza extrema de los pequeños productores agropecuarios, sino de su empeoramiento.

El TLCAN y demás tratados de libre comercio, enajenado lector, son la coronación y formalización del modelo neoliberal, son,  del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), las semillas y el empaque jurídico que las envuelven. Ya producen frutos socioeconómicos y ambientales podridos en el hemisferio. Las semillas y sus reglas de germinación están en el TLCAN, y en sus clones los tratados entre México y los países centroamericanos y del Caribe; en los acuerdos de la OMC; en los Acuer4dos de Protección Reciproca de Inversiones (APRI’s), clones del congelado Acuerdo Multilateral de Inversiones (AMI).

El abono para que germine el ALCA, abonado lector, como en su tiempo lo hicieron con el TLCAN, se viene introduciendo desde años atrás mediante los programas de ajuste estructural, las privatizaciones y desregulaciones, el agravamiento de la deuda, condicionantes perpetuos del FMI, BM y BID.

En el mencionado libro, mencionado lector, participan también los doctores Alejandro Villamar, Xavier Aguilar, Juan Manuel Sandoval, los licenciados Luis Bueno Rodríguez, Marcela Orozco, Víctor Osorio y el maestro Antonio Bonifaz Moreno que con sus ensayos pretenden hacer ver que todos los mexicanos, incluyendo al gobierno y empresarios, reconocen que hay un enorme rezago social pero que nadie acepta que ello tiene que ver con el modelo o estrategia económica que se ha seguido en las últimas décadas y que el TLCAN es parte del problema y no la solución.

En el libro hablamos de los problemas sociales, dice Arroyo Picard, picado lector, pero sobre todo buscamos demostrar que ellos no se resuelven sólo con políticas sociales, sino que tienen que ver con la sustancia del rumbo económico que los gobiernos han implementado al menos desde 1982 y que se coronan y convierten en ley en 1994 cuando entra en vigor el TLCAN.

Algunos piensan, abunda Alberto Arrollo, reflexivo lector, que estas reflexiones son ociosas ya que la globalización es inevitable, pero no es así. Asumimos la globalización en el sentido de que en esta etapa de la historia no son viables economías nacionales aisladas y cerradas. Sin embargo, ello no quiere decir que la forma actual, basada en el libre comercio, es decir desregulación para dejar la dinámica económica sólo al mercado, sea la única posible.

El borrador que el maestro Alberto Arroyo Picard tuvo a bien proporcionarnos, barloventeado lector, deja ver que el libro “Resultados de 7 Años del TLCAN en México, Lecciones para la negociación del ALCA”, contendrá, aparte de los datos más duros y claros de la situación económica y social de México, el análisis del estado actual de las negociaciones del ALCA y las propuestas de globalización alternativa que se van intercalando a lo largo del análisis. Trata, en síntesis, de un escrito integrador que incluye qué se pactó en el TLCAN, que ha sucedido a lo largo de más de 7 años en México y que proponen los autores para las negociaciones del ALCA a partir de la experiencia del TLCAN

Más allá del sueño bolivariano, erosionado por cada pretensión hegemónica nacionalista, exacerbado lector, hoy se están construyendo desde la sociedad civil otras alternativas de integración económica y social; donde comercio y la inversión son medios para el desarrollo sustentable y no fines en si mismos. Hay que leerlo. Hasta el próximo jueves, con más del concepto integral del comercio exterior. rhernandez83@hotmail.com

Artículo anteriorComercialización, la gran ausente
Artículo siguienteComercialización
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí