El sistema de comercio se basa en la imparcialidad y la previsibilidad: Wolff

0
592

Ginebra, Suiza, 16 de mayo del 2019. Comunicado OMC.- Hablando en un evento organizado por el Foro Económico Mundial en Ginebra el 15 de mayo, el Director General Adjunto, Alan Wolff, dijo: “Brindar justicia, proporcionar normas decentes para la competencia internacional, es el propósito central de la OMC”. Esto es de vital importancia para todos los sectores de la industria, pero a medida que la economía mundial atraviesa una revolución tecnológica, “las reglas del comercio internacional deben actualizarse y la maquinaria existente de la OMC debe examinarse para asegurar que sea suficiente para enfrentar nuevos desafíos”. Esto es lo que dijo:

Hace ya catorce años, se dijo que la tecnología estaba arrasando la tierra. (1) Lo que se quería decir era que la globalización estaba creando una oportunidad igual para competir en los mercados mundiales. En gran medida esto es cierto. La observación se ha confirmado para muchas empresas con mayor intensidad y velocidad. Se ha acelerado la creación de cadenas de valor globales. Ha brindado a las empresas un acceso potencial grande y pequeño a los mercados en cualquier lugar.

  • El volumen del comercio mundial de mercancías ha aumentado 2,7 veces desde 1995, año en que se creó la OMC, más del doble (2)
  • En términos de dólares, el valor de las exportaciones mundiales de mercancías aumentó 3.8 veces entre 1995 y 2018, de $ 5.17 billones a $ 19.48 billones.
  • El valor del PIB mundial aumentó 2.7 veces, de $ 31.00 billones a $ 84.74 billones.

 

Como resultado, ¿hay un aplauso universal para el progreso económico de la humanidad?

Bueno no.

Hay una reacción violenta, no principalmente contra la tecnología. Casi nadie está descartando su teléfono inteligente. En cambio, existe una reacción contra las fuerzas externas, la globalización, que se considera que amenaza una forma de vida, y que causa con mayor precisión la distribución desigual de los beneficios de un mundo más abierto. La reacción toma la forma de un impulso hacia la reducción, menos entusiasmo por los intercambios internacionales. Esto se puede expresar en las demostraciones de gilets jaunes en las calles de las ciudades de Francia, así como en un número sustancial de resultados electorales y la adopción por parte de varios gobiernos de medidas que reflejan un movimiento hacia el populismo y el nacionalismo. Las prescripciones políticas de los populistas incluyen la consideración de la resurrección de las fronteras no solo contra el movimiento de personas sino contra el comercio, a través de la consideración de los cambios en la tributación de los negocios internacionales, en ocasiones a través de la política de competencia, y con mayor frecuencia a través de políticas comerciales agresivas y a menudo restrictivas. Aparte de la inmigración, el comercio ha sido el mayor objetivo de la reacción popular. Esto puede deberse a que parece ser el más visible y el menos complejo de entender, incluso si este no es realmente el caso.

El descontento y el cinismo caminan de la mano. Acabo de regresar a Ginebra ayer (a través de la Reunión de Ministros de Agricultura del Japón G20) de una visita a Washington. No hay escasez de consternación comprensible y cinismo improductivo en el capital de los EE. UU. Entre los que deberían ser defensores implacables de lo que se ha logrado y se puede lograr a través del sistema multilateral de comercio. La comunidad de políticas comerciales es peor que desilusionada, no proporciona una dirección hacia dónde debe dirigirse la política.

Los analistas de política exterior ahora están concluyendo que la ausencia de conflicto entre las principales potencias desde la Segunda Guerra Mundial es anómala en los anales de la historia humana. La paz como condición internacional se ha encontrado para ser una aberración. El orden internacional liderado por los Estados Unidos y sus aliados parece cada vez más frágil, al igual que la propia alianza. Menos comentada y más notable es la existencia del sistema multilateral de comercio, sujeto a asalto. El sistema de comercio global comenzó a darse por sentado, como el papel tapiz en una habitación. Ahora se está examinando, hasta ahora de manera menos sistemática que lo requerido, para una renovación.

La complacencia, la falta de atención, puede ser una maldición. Se ha dicho que la memoria de los individuos no supera a algunas generaciones, por lo que una inundación que se produjo antes de la hora de los abuelos no impide la reconstrucción en las planicies aluviales. Los relatos de primera mano del diluvio mueren con los testigos oculares. Del mismo modo, las guerras arancelarias de la década de 1930 son solo materia de leyenda, no de experiencia. Revivirlos no es visto por la mayoría como un riesgo muy alto, a pesar de las salvas arancelarias entre las dos naciones comerciales más grandes.

Surgen preguntas sobre la durabilidad e incluso los beneficios del sistema multilateral de comercio. Estas preguntas deben ser respondidas.

Si hay una guerra comercial, ¿no es esa prueba de que la OMC se ha vuelto irrelevante?

Bueno no. Nunca ha habido un pacto internacional que haya evitado la guerra cuando una o más de las partes decidieron comenzar las hostilidades. Los acuerdos internacionales claramente no son una garantía férrea contra la guerra, ya sea un conflicto armado o una guerra comercial.

Parte de la causa del cinismo sobre la OMC ahora presente en la comunidad comercial de Washington es el actual intercambio de aranceles entre los Estados Unidos y China, y en menor medida los aumentos en las restricciones comerciales centradas en el acero y el aluminio y las amenazas en los automóviles. ¿Significa eso que el sistema se está volviendo irrelevante? No, por el contrario, en la mayor parte del comercio mundial todavía tiene lugar dentro de las reglas. E incluso en el caso de las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China, varias de sus disputas aún se están litigando ante los paneles de la OMC. Se está buscando activamente un nuevo equilibrio entre los dos países comerciales más grandes. Eso siempre es cierto cuando hay un poder creciente que perturba y existe un orden mundial existente. El capítulo final de esta historia aún no se ha escrito y es posible que no se complete por muchos años.

La relevancia de la OMC también es cuestionada por la creciente confianza de los países en los acuerdos comerciales bilaterales, en lugar del uso del sistema multilateral de comercio. La evidencia está mezclada en cuanto a la contribución a la economía mundial de los acuerdos bilaterales y regionales individuales. Pueden ser un campo de pruebas para nuevas ideas, lo cual es útil. Hay muchas disposiciones específicas en los acuerdos bilaterales que ahora son el modelo para las negociaciones multilaterales. Esto es particularmente cierto para el comercio electrónico, donde la Iniciativa conjunta de 77 Miembros de la OMC que representan las tres cuartas partes de la economía mundial está capitalizando las disposiciones de comercio electrónico contenidas en acuerdos bilaterales y regionales.

También hay una pregunta más amplia: si los países dependen cada vez más de los acuerdos bilaterales para gestionar su comercio, ¿es esto bueno para el comercio mundial? Esta pregunta es en gran parte no examinada por los participantes o no participantes. El problema: las concesiones comerciales hechas bilateralmente pueden desviar más el comercio que crear el comercio. Simplemente pueden agregar dosis adicionales de discriminación, complejidad y costo, a menudo a través de los requisitos del contenido regional.

Ya sea que se encuentren en la red, sean positivos o negativos para el mundo, los acuerdos comerciales bilaterales no serían posibles en su forma actual sin estar basados ​​en el fundamento de las normas y procedimientos del sistema multilateral de comercio.

¿La OMC no responde al aumento del populismo, a la creciente desigualdad en los ingresos, a la difícil situación de aquellos aparentemente o realmente dejados atrás por la globalización?

Es totalmente inadecuado responder a esa carga con el bromuro (incluso si es cierto) de que la cuestión de la distribución de los beneficios del comercio y el ablandamiento de los cambios producidos por el comercio es un asunto en gran medida dentro de la provincia de los gobiernos nacionales. No hace nada para mitigar las críticas al comercio internacional. No es suficiente decir “no es nuestro problema” si se quiere que haya un apoyo político para un sistema de comercio internacional abierto. Tampoco hace que las multitudes se pongan de pie vitoreando cuando se les dice que lo que David Riccardo tuvo que decir sobre el buen hacer del comercio es acertado. Tiene que haber una mejor respuesta, y la hay.

El sistema de comercio tiene que ver con la imparcialidad y la previsibilidad. Al igual que cuando ingresa a un cruce peatonal, confía en un sistema de reglas que gobierna la conducta de los conductores, que tendrá una alta probabilidad de llegar al otro lado de la calle, las reglas del sistema de comercio internacional brindan el mismo beneficio para los internacionales. comercio. La OMC garantiza que, en su mayor parte, los aranceles no se elevarán repentinamente más allá de los niveles comprometidos por los Gobiernos Miembros de la OMC, ni se impondrán cuotas. Los titulares nos dicen que hay excepciones importantes a esta imagen benigna, pero en general, el comercio tiene lugar dentro de las reglas.

Si es muy bueno para hacer un producto, ingenioso para crear una nueva aplicación o para proporcionar servicios innovadores o útiles, brindar calidad y eficiencia en la línea de ensamblaje o en el trabajo en una computadora, desea un trato justo cuando se trata de un producto. oportunidades ilimitadas que los mercados mundiales deberían proporcionar, para recibir una recompensa proporcional por su talento y esfuerzo. Y si es menos adaptable, si es mayor y no está involucrado en el comercio internacional, aún desea que sus hijos y sus hijos tengan el beneficio de un mundo más justo.

Dos de las principales disposiciones de la OMC que otorgan equidad son los cimientos de los compromisos de la OMC que requieren que no exista discriminación basada en el origen de un producto al ingresar a un país y que no exista discriminación una vez que el producto salga de la aduana y entre en la corriente nacional. comercio. A nivel humano, entendemos que la igualdad de remuneración por igual trabajo es un elemento básico de la imparcialidad. Una oportunidad igual de vender su producto en cualquier mercado, sea cual sea su país de origen, es un derecho básico suscrito por la OMC y es aplicable en los 164 países miembros.

Hay una serie de reglas más específicas. Las normas discriminatorias son mucho más efectivas que los aranceles para eliminar el comercio. Sin embargo, debido a las normas de la OMC, es relativamente raro que las normas se impongan principalmente por razones de protección.

Proporcionar justicia, proporcionar normas decentes para la competencia internacional, es el objetivo central de la OMC. Esto es de vital importancia ya sea para los agricultores actuales y futuros, para aquellos en la fabricación o en la ingeniería de software. David Riccardo tenía razón. El comercio elevará las economías del mundo, pero eso es demasiado etéreo como una forma de justificar el sistema comercial, excepto para una sala llena de economistas. Los partidarios del sistema multilateral de comercio tienen la política correcta pero la descripción errónea para explicar al público por qué existe una OMC. La equidad es comprensible, e innumerables ejemplos de lo que es justo y de cómo la equidad está respaldada por las reglas del sistema multilateral de comercio están a la mano y pueden ofrecerse.

¿Es la OMC adecuada para su propósito?

Las naciones del G20, sin aparente disidencia, se reunieron el 1 de diciembre de este último año y declararon que el sistema de comercio necesitaba una reforma. Los líderes del G20, al no proporcionar orientación sobre las reformas que podrían haber planeado, nos dejaron a todos: funcionarios de comercio, miembros de la secretaría de la OMC, académicos, organizaciones no gubernamentales y, mucho menos, ejecutivos de empresas, para proporcionar la respuesta. Hace años, un consultor de negocios famoso, Peter Drucker (3), declaró que era responsabilidad de los CEOs dar forma al entorno externo en el que sus empresas deben competir. No hablaba de efectuar cambios en los gustos de los consumidores. Afirmó que los ejecutivos de la empresa, para aumentar las posibilidades de éxito de sus empresas, deben tener un impacto en las políticas públicas que afectan a sus negocios. Cada uno de los temas de esta sesión: impuestos, política de competencia y políticas de comercio e inversión tendrá un gran impacto en los negocios internacionales.

A medida que la economía mundial experimenta otra revolución impulsada por la inteligencia artificial (AI), Big Data, por las nuevas tecnologías de todos los niveles, las reglas del comercio internacional deben actualizarse, y la maquinaria existente de la OMC debe examinarse para asegurar que sea suficiente Para afrontar nuevos retos. La tecnología avanza rápidamente, las mejoras en los mecanismos institucionales no.

Los Miembros están revisando si los Comités existentes de la OMC, en los cuales se lleva a cabo la mayor parte del trabajo de la organización, se están desempeñando tan bien como deberían o si se necesitan cambios. Algunas áreas de la administración de las reglas de todos los informes son efectivas, particularmente las normas, tanto para productos manufacturados como para seguridad alimentaria. Todas las áreas merecen una revisión para determinar si están haciendo lo que los Miembros quieren que hagan, y objetivamente si el sistema de comercio está tan bien atendido como debería. A medida que la tecnología evoluciona, es responsabilidad de la Secretaría de la OMC utilizar las últimas herramientas de tecnología de la información para servir a los Miembros y al público. Estamos en el umbral de tratar de comprender mejor cómo se puede aprovechar AI y Big Data en esta causa. Los desarrollos continuarán en este sentido, y los esfuerzos para adaptarse, de hecho, deben ser perpetuos.

Como se señaló, 77 Miembros que representan las tres cuartas partes de la economía mundial se han inscrito para considerar las reglas para el comercio electrónico. Este tema, junto con Inversión para el Desarrollo, otra iniciativa conjunta, está avanzando hacia la redacción del texto. El esfuerzo del comercio electrónico se ha vuelto cada vez más importante, ya que la moratoria de los derechos de aduana sobre las transmisiones electrónicas, renovada cada dos años, puede expirar finalmente en diciembre. Lo que esto significaría para el comercio es desconocido, pero podría ser extremadamente negativo. Los datos se mueven a través de las fronteras, llevan consigo servicios de contabilidad, informes de consultoría, inventario, resultados de I + D, música, video, asistencia técnica, en resumen, toda la información que hace posible la economía mundial moderna. ¿Podrían todas estas transmisiones transfronterizas después de diciembre de 2019 estar sujetas a aranceles por cualquier monto, cualquiera que sea el gobierno que elija? Claramente no, ya que otros compromisos comerciales se verían perjudicados. Pero gran parte de esto es un territorio inexplorado, y los riesgos de lo impensable, una guerra arancelaria que el mundo no ha experimentado desde la Gran Depresión, aumentaría.

La OMC es una organización internacional, no un organismo supranacional. Es lo que sus miembros quieren que sea. Han creado reglas que, en gran medida, eligen para vivir. Para una OMC 2.0, tendrán que decidir qué tan efectivos quieren que sea la gobernanza (utilizada en el sentido de gestión, no de gobierno) por la OMC del sistema multilateral de comercio. Las tres funciones básicas de la gobernanza son la legislación (creación de normas), la resolución de conflictos y la gestión ejecutiva. Los miembros están tomando acciones importantes en aspectos de la creación de reglas, como por ejemplo para el comercio electrónico. Están trabajando activamente para cerrar las brechas que existen entre los Estados Unidos y sus socios comerciales que actualmente se prevé que limiten la vida del Órgano de Apelación (y, en cierta medida, la solución de diferencias de la OMC) a meses. El tercer elemento, en cuanto a cómo deben mejorarse las funciones ejecutivas de la organización, aún no ha sido objeto de una atención similar.

Conclusión

Queda mucho por hacer. El mundo no es un mercado único. Estamos siendo educados diariamente en esta realidad redescubierta por la agonía británica de tratar con BREXIT. Si hubiera un mercado único global, no habría debate sobre BREXIT. Este debate británico, teniendo en cuenta los costos para el PIB del Reino Unido de tener varios vínculos económicos con el continente sin el mercado único, o sin vínculos, es útil para considerar el déficit del sistema de comercio internacional de lo que podría ser.

Si bien ningún país quiere un mercado único global, la pérdida de actividad económica por no mejorar el movimiento más libre para el comercio de servicios, productos y productos, avanzar en la protección de la propiedad intelectual y crear nuevas reglas para el comercio electrónico, es enorme. El comercio mundial se caracteriza por una especie de brecha global de BREXIT. Es totalmente posible cerrar parte de la brecha. A falta de un cambio positivo en lo que hace la OMC y cómo lo hace, para cuando la OMC cumpla 50 años en el año 2045, las pérdidas por no hacerlo serán una gran parte de $ 100 trillones en la actividad económica global perdida, basada en una extrapolación. del cálculo de la diferencia entre un mercado único y el hecho de vivir con el nivel actual de la OMC de regulación del comercio del Tesoro del Reino Unido.

La respuesta al mandato del G20 debe ser una lista exhaustiva de mejoras a la OMC, reunida a lo largo del tiempo, pero con un sentido de urgencia. Ningún Miembro de la OMC está actuando como si quisiera deshacerse del sistema. Un número creciente dice que quieren mejorarlo. La evidencia de que la OMC tiene un valor incalculable está demostrada por el hecho de que 22 países desean unirse, lo que se suma a la membresía existente, que es de 164. Y ninguno se ha ido. Estar fuera de la OMC es estar en un estado de naturaleza para el comercio, y esa es una situación de muy alto riesgo y baja recompensa.

Obtener un consenso internacional sobre políticas y normas comerciales no es instantáneo ni está exento de dificultades. Woodrow Wilson colocó su visión de relaciones comerciales equitativas para todos los participantes en las conversaciones de paz de París en 1919. Todos se suscribieron, y ninguno lo implementó. Esa visión solo se hizo operativa en 1947. La Organización Mundial de Comercio no se creó hasta 1995. Reconocer el hecho de que el progreso es a menudo incremental y dolorosamente lento en la causa de la mejora de las interacciones humanas no es un llamado a la paciencia sino a la comprensión y el trato. con la realidad. Dicho esto, hay momentos en que puede haber avances, como en 1947 y en 1995. En el primer caso, el contexto fue extremadamente atípico, dado que siguió al final de una guerra mundial espantosa. En el segundo, en 1995, se trataba simplemente de hacer mejoras en el sistema frente a las crecientes series de conflictos comerciales relativamente pequeños (aunque no lo parecían en ese momento) y llegar a la conclusión de que las reglas de la El sistema de comercio dejó demasiado descubierto.

La capacidad de daño y peor en las relaciones entre países se ha demostrado repetidamente a lo largo de los milenios de historia humana registrada, y en el presente. La cooperación, trabajar con otros, es más difícil que la completa libertad de acción y puede ser transitoria. Necesitamos valorar lo que tenemos y trabajar no solo para evitar el retroceso, sino también para encontrar formas de avanzar. El sistema no llegó tan lejos para fallar ahora.

Volviendo a los consejos de Peter Drucker, es responsabilidad de quienes se dedican al comercio, los CEOs, tratar de dar forma al mundo en el que viven para mejorar. No solo es posible, ya se ha hecho antes, y ahora es mucho más importante. La razón por la que se agregaron acuerdos totalmente nuevos en la última negociación importante en la década de 1990 fue el compromiso y el trabajo incansable de los CEOs que imaginaron que se podría crear un mundo mejor para el comercio de servicios y el respeto a la propiedad intelectual para fomentar el comercio. El liderazgo empresarial para mejorar el sistema multilateral de comercio no solo es posible, sino que también puede ser un ingrediente esencial para el éxito.

Notas

1.- Thomas Friedman, El mundo es plano: una breve historia del siglo XXI, abril de 2005. El título es una metáfora para ver el mundo como un campo de juego nivelado https://en.wikipedia.org/wiki/Level_playing_field en términos de comercio, en el que todos los competidores tienen la misma oportunidad. Como lo indica la primera ilustración de portada de la edición, el título también alude al cambio de percepción requerido por los países, las empresas y los individuos para seguir siendo competitivos en un mercado global en el que las divisiones históricas y geográficas son cada vez más irrelevantes. Esta descripción es de Wikipedia.

2.- Fuente OMC.

3.- https://www.bl.uk/people/peter-drucker. https://www.bl.uk/people/peter-drucker

Artículo anteriorSe necesitan nuevas políticas para abordar la desigualdad del ingreso
Artículo siguienteTarifa más baja a otros estados, no sólo a Tabasco: PRI a CFE
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí