Ofrecen un buque oceanográfico para prácticas de estudiantes de FIDENA

Es la primera vez que me ofrecen un proyecto serio y lo agradezco de antemano; Tengo contactos y sé que puertas tocar; tengo una visión muy clara: García Ramírez. Sabemos de la gran responsabilidad implícita en la educación náutica y queremos apoyar: Magaña Coria

0
1065

Ciudad de México, a 24 de julio del 2019.- El ingeniero Carlos Magaña Coria, de enorme trayectoria en puertos y marina mercante de nuestro país, visitó al director general del Fideicomiso de Formación y Capacitación para el Personal de la Marina Mercante Nacional (FIDENA), Cap. Fulgencio García Ramírez, con el objetivo de ofrecer su experiencia al trabajo de gran responsabilidad que implica el desarrollo de la educación náutica de nuestro país.

Magaña Coria, quien fuera designado en el año de 1966, por el entonces Secretario de Marina, Almirante Antonio Vázquez del Mercado para atender la difícil situación en el muelle fiscal y de cabotaje, escuchar sugerencias de los integrantes de la Cooperativa Gremio Unido de Alijadores de Tampico, y conseguir una mayor diligencia en las operaciones y evitar cargos a la Nación por empleos de instalaciones portuarias, y que precedieron al esplendor que en su momento llegó a tener el puerto tampiqueño, calificado por la Lloyd de Londres en 1988, como uno de los siete mejores puertos del mundo, entregó copia de su currículo vitae al Cap. García Ramírez, quien amablemente agradeció la gentileza.

En esa reunión, el licenciado en economía, Carlos Antonio Magaña Rezza, hijo del también Vicealmirante Magaña Coria, expuso la posibilidad de ofrecer el buque oceanográfico UAT-1CidiPort de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), para las prácticas de los egresados de las escuelas náuticas de FIDENA.

Magaña Rezza, del Centro de Investigación y Desarrollo de Ingeniería portuaria, marítima y costera de la UAT, detalló al Cap. García, la situación por la que atraviesa en buque parado por la baja en la contratación de sus servicios por parte de particulares, pero que, según dijo Magaña Rezza, puede reincorporarse con un costo mínimo de diez millones de pesos, según calcula el economista, quien fuera durante diez años el administrador del buque oceanográfico.

Es factible dar cabida a 20 egresados de la náutica, quienes formarían parte de la tripulación y de la operación de la embarcación, junto con los investigadores, sumando un total de 40 personas. El buque tiene un costo diario de operación de máximo 8 mil dólares, dependiendo del tipo de servicio para el que se contrate, agrego el economista.

Debido a la baja en la contratación de los servicios que puede ofrecer la embarcación, tuvo que pararse desde el año 2017, por lo que calcula que, de contar con los recursos, podría estar navegando nuevamente en mes y medio como máximo cubriendo todos los requisitos de ley y pruebas mecánicas y físicas a las que tenga que someterse para garantizar la seguridad de tripulación, investigadores y estudiantes.

Cap. Fulgencio García Ramírez, Director de FIDENA, Ing. Carlos Magaña Coria y Lic. Carlos A. Magaña Rezza

El buque se dedica desde 2013, a campañas de investigación oceanográfica en el Golfo de México para estudiar la biodiversidad. Igualmente ha sido subcontratado por la empresa privada que contrató la Comisión Federal de Electricidad, para el diseño y trazado del controvertido gasoducto Brownsville – Tuxpan.

Lamentablemente, por la baja de la actividad en la exploración y explotación de petróleo en los últimos tres años, la actividad del buque bajó a tal grado que la UAT decidió pararlo y esperar mejores tiempos.

Y es que el director del Centro sostuvo al barco sin contratos, durante algunas semanas esperando conseguir un contrato que permitiera continuar con la labor de investigación oceanográfica tan escasa y poco socorrida en el país, y no detener las prácticas y estudio de los alumnos de la universidad tamaulipeca, pero también, poder sumar a los egresados de las náuticas de FIDENA, quienes no cuentan con muchas ofertas para graduarse en tiempo y forma.

Mencionó también Magaña Rezza la embarcación cuenta con dos motores Caterpillar de seis cilindros, una autonomía de poco más de 20 días a una velocidad de 20 nudos. Actualmente está fuera de clase y falta pagar el seguro y subirlo a dique, pero insistió que en mes y medio máximo estaría en operación una vez conseguidos los recursos y contratos.

“Tenemos el interés de apoyar a las náuticas. Ya desde la anterior administración de FIDENA, vinimos para proponer al buque para que alumnos de las escuelas de Mazatlán, Veracruz y Tampico hicieran sus prácticas en el barco oceanográfico de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, pero no obtuvimos respuesta”, dijo el maestro.

Sabemos de la enorme responsabilidad que tiene el director de FIDENA y el reto que significa capacitar marinos mercantes de alta calidad, por eso buscamos al Cap. García Ramírez, porque sabemos que necesita de todos los que puedan contribuir en el objetivo educacional de esa institución.

Ante ese ofrecimiento, el director de FIDENA, dijo: “Tenemos que ver el costo beneficio, debemos tener un proyecto, para saber cómo le entramos. Yo lo someto al Consejo Técnico de FIDENA, para ver si lo aprueba, a fin de que los jóvenes de las escuelas náuticas tengan un barco más en donde hacer sus prácticas.

“Es la primera vez que me ofrecen un proyecto serio y lo agradezco de antemano. Con mucho gusto recibiré el proyecto que ustedes me puedan proporcionar para estudiarlo y llevarlo ante el Consejo Técnico, y ustedes me dicen cuando podemos ir a ver el barco.

“Nosotros estamos adaptando el Yacu Kalppa, que será nuestro buque escuela. En principio me parece interesante su propuesta y de antemano les digo que estoy aquí para que se fomente la educación náutica, pero hay que ver cuánto, dónde y en qué condiciones. Por eso necesito estudiar su proyecto.

“Pero para que Marina Mercante autorice, va a pedir la clase. Hay normas y no podemos ir en contra de ellas.

“Una vez visto el proyecto, puedo dar las facilidades para que busquemos apoyo de la Comisión de Marina de la Cámara de Diputados y también la de Senadores. Hablamos con el Coordinador General de Puertos y Marina Mercante, y buscamos que ese barco sirva a los estudiantes FIDENA.

“Insisto, aquí hay que analizar el costo beneficio, cuánto nos cuesta meterlo en clase, cuánto cuesta su preparación, qué acuerdo o convenio pudiéramos tener y beneficiar a los jóvenes, que el barco se mantenga, que siga haciendo investigación, con un barco que ahora no tenemos.

“Sugiero algo: el Plan Nacional de Desarrollo, porque contempla recursos para educación. Hay que buscar recursos por donde se pueda, nadie va a dar nada gratis, y los marinos menos.

“Hay que acercarse, repito,  a la Comisión de Marina de la Cámara de Diputados, tener un proyecto y presentarlo. Hay que ir con los políticos, de ahí bajarlo, buscar el dinero y materializarlo en beneficio de los jóvenes.

“Tengo una visión muy clara y por eso estoy aquí, de la cuestión educativa, lo que es marina mercante y lo que es puertos, clarísima tengo la visión y sé dónde tocar las puertas.

“Por eso propongo sumarme a este proyecto, que lo desarrollemos en conjunto a la de ya. Esto no se puede detonar mientras no se aterrice algo y contar con la autorización de las autoridades de Marina Mercante y su Coordinación. Si me traen ese proyecto, con mucho gusto lo llevo con el Ing. Héctor López con quien tengo una gran comunicación, y puedo llegar a plantear. Pero deben ustedes presentar números, y encontrar cuál sería el beneficio para que FIDENA le entrara.

“La bandera sería el Plan Nacional de Desarrollo. El presidente no quiere delincuentes y quiere tener a la gente con dinero y desarrollándose y pienso que el plan “Jóvenes Construyendo el Futuro”, es una buena alternativa con los 3.600 pesos mensuales que les dan, sería una parte importante de la solución”

También hay que recordar que el presidente tiene un programa de cien universidades, finalizó el director de FIDENA.

Ambas partes acordaron reunirse tan pronto esté el proyecto requerido, lo cual calculan que sería la tercera semana de agosto, a más tardar.

Artículo anteriorTres operadores privados devuelven a CNH casi la mitad de sus campos petroleros
Artículo siguienteCompañías de EU presionan a Trump para poder venderle a Huawei
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí