Lema marítimo mundial para 2020: “Un transporte marítimo sostenible para un planeta sostenible”

1
554

Londres, Inglaterra, 30 de julio del 2019.- “Un transporte marítimo sostenible para un planeta sostenible” ha sido seleccionado como el lema marítimo mundial para 2020. De esta forma, se crea una oportunidad para aumentar el conocimiento sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y mostrar el trabajo que la Organización Marítima Internacional (OMI) están llevando a cabo para alcanzarlos.

El Consejo de la OMI, durante su 122º periodo de sesiones en la sede de la OMI en Londres, refrendó el tema propuesto por el Secretario General de la OMI Kitack Lim.  “Creo que este lema proporcionará flexibilidad a la Secretaría y a los Estados Miembros al resaltar los innumerables temas y desafíos que entraña la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Al mismo tiempo, brindará excelentes oportunidades para destacar las contribuciones ya significativas del transporte marítimo mundial y la OMI para construir ese futuro sostenible “, dijo Kitack Lim.

“El año 2020 marcará el comienzo de una década de acción y entrega. Será una década decisiva, no solo para la industria marítima, sino para la vida en el planeta”, dijo Lim. Señaló que en septiembre de 2019 los Jefes de Estado se reunirán en las Naciones Unidas en Nueva York para evaluar hasta qué punto ha llegado el mundo en el cumplimiento de los compromisos de desarrollo sostenible.

La Cumbre de los ODS, la Cumbre de Acción Mundial sobre el Clima y otras reuniones de alto nivel en 2020 como la Conferencia sobre los océanos de las Naciones Unidas y la Conferencia “Our Ocean” brindarán oportunidades a los líderes de varios sectores, incluido el transporte marítimo, tanto de reflexionar sobre el trabajo realizado cómo de definir las medidas urgentes que es necesario planificar para conseguir un futuro sostenible.

“El sector del transporte marítimo, con el apoyo del marco regulatorio de la OMI, ya ha comenzado la transición hacia este futuro sostenible. Hemos adoptado y continuamos desarrollando medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, reducir el contenido de azufre del fueloil de los barcos, implantar el Convenio sobre la gestión del agua de lastre, proteger las regiones polares, reducir los desechos marinos, mejorar la eficiencia del transporte marítimo mediante el intercambio electrónico de información, enfrentarnos a los desafíos de la digitalización del transporte marítimo y mejorar la participación de las mujeres en la comunidad marítima”, añadió Lim.

“Estamos equipados estratégicamente, en línea con el enfoque establecido en la estrategia de los ODS de la Secretaría de la OMI, para mostrar nuestra contribución a los ODS y para aprovechar oportunidades sin explotar de tecnologías, finanzas y nuevas asociaciones para el beneficio futuro de la industria naviera y la humanidad”, concluyó Lim.

Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas

En 2015, 193 países adoptaron la Agenda de 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Esta agenda apela a los países a actuar para poner fin a la pobreza y alcanzar el desarrollo sostenible en todo el mundo antes de 2030. Los ODS son considerados una oportunidad para transformar el mundo para mejor y no dejar a nadie atrás.

Como parte de la familia de Naciones Unidas, la OMI está trabajando activamente en la Agenda de 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus ODS asociados. De hecho, muchos de los elementos de la Agenda de 2030 sólo serán realizables con la ayuda de un sector del transporte sostenible que facilite el comercio y la economía mundiales. El Comité de cooperación técnica de la OMI ha aprobado formalmente un documento que señala los vínculos entre la labor de asistencia técnica de la Organización y los Objetivos de Desarrollo Sostenibles.

Si bien el ODS 14 es fundamental para la OMI, los aspectos de la labor de la Organización pueden vincularse a la mayoría de las distintos ODS, tal como puede observarse abajo. Pulse aquí para descargar el folleto de la OMI y los ODS.

Poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todo el mundo

Millones de personas en el mundo confían en el transporte marítimo en su cotidianeidad, incluso sin ser conscientes de ello. El transporte marítimo vertebra el comercio mundial, ya que constituye la forma más eficiente en costes y consumo de combustible de trasladar bienes y mercancías. De esta forma, proporciona un medio de transporte fiable y barato, facilitando el comercio y ayudando a crear prosperidad entre los pueblos y las naciones. Al proporcionar un mayor acceso a materiales básicos, bienes y productos, se prevé que el transporte marítimo saque a millones de personas de la pobreza.

El transporte marítimo es un componente fundamental de todo programa para el futuro crecimiento económico sostenible. A través de la OMI, los Estados Miembros de la Organización, la sociedad civil y el sector del transporte marítimo están trabajando conjuntamente para garantizar una contribución continua a la economía verde y al crecimiento sostenible.

La OMI es la autoridad mundial que establece las normas que regulan el transporte marítimo internacional. Ha adoptado más de 50 instrumentos internacionales que, integrados, han servido para crear un marco normativo que garantice un transporte marítimo seguro, protegido y respetuoso con el medio ambiente

Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible

La pesca es una importante fuente de alimentos en todo el mundo, y la OMI está colaborando con la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO) a fin de abordar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR). Este tipo de pesca supone un problema grave para el sector mundial que impacta negativamente en la seguridad, así como en las cuestiones ambientales, de conservación y de sostenibilidad. Además de perjudicar a las poblaciones de peces, la pesca INDNR crea unas condiciones de competencia injustas en el mercado y amenaza los medios de subsistencia de pescadores que siguen prácticas sostenibles.

En un contexto más amplio, el transporte marítimo internacional desempeña un papel fundamental en la importación y exportación de alimentos en todo el mundo, garantizando que los cultivadores, los productores y los consumidores tienen acceso los unos a los otros. Las medidas de la OMI garantizan que la navegación es segura, protegida y respetuosa con el medio ambiente

Garantizar una vida sana y promover el bienestar de todos a todas las edades

Más de mil millones de personas viven en zonas costeras y esta cifra aumentará considerablemente en los próximos años. Los convenios e instrumentos de la OMI no solo contribuyen a reducir la contaminación provocada por el transporte marítimo en los océanos, sino también en regiones costeras y portuarias.

Por ejemplo, las emisiones atmosféricas producidas por los buques están reguladas estrictamente en todo el mundo y, además, la OMI ha designado zonas de control de emisiones en las que se aplican reglas más rigurosas.

Asimismo, se ha establecido el 1 de enero de 2020 como fecha de implantación para una reducción significativa del contenido de azufre del fueloil usado a bordo de los buques. Se espera que esta medida tenga un importante efecto beneficioso en el medio ambiente y en la salud de los seres humanos, especialmente la de personas viven en las ciudades y las comunidades costeras, más allá de las zonas de control de emisiones existentes.

Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos

La instrucción y la formación son cruciales en el mundo marítimo. Pero su importancia se extiende más allá del propio sector. La seguridad y la protección de la vida en el mar, la protección del medio marino y el movimiento eficiente del comercio mundial dependen de la profesionalidad, las aptitudes y la competencia de la gente de mar. El Convenio internacional sobre normas de formación, titulación y guardia para la gente de mar (Convenio STCW) de la OMI proporciona normas mundiales de competencia para la gente de mar y mecanismos efectivos para hacer cumplir sus disposiciones.

La OMI también contribuye a la educación inclusiva y de alta calidad mediante actividades de formación, en particular a través de sus programas de cooperación técnica y de sus instituciones mundiales de formación marítima: la Universidad Marítima Mundial (UMM) y el Instituto de Derecho Marítimo Internacional (IMLI).

Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas

El transporte marítimo ha sido históricamente un sector dominado por los hombres; en el que las tradiciones están profundamente arraigadas. Sin embargo, la OMI cree que el empoderamiento de la mujer facilita la prosperidad económica, fomenta el desarrollo y el crecimiento y beneficia a todas las partes interesadas de la comunidad marítima mundial. A través de su programa de género y creación de capacidad, la OMI alienta a sus Estados Miembros a que las mujeres reciban formación junto con los hombres en los institutos marítimos, a fin de adquirir el alto nivel de competencia que exige el sector marítimo.

Las actividades del programa de género de la OMI fortalecieron las capacidades nacionales y regionales por medio de becas específicas en función del género; la facilitación del acceso a formación técnica de alto nivel para las mujeres del sector marítimo en países en desarrollo; y mediante la habilitación de un marco que hiciera posible la determinación y selección de mujeres, por sus propias autoridades respectivas, para oportunidades de desarrollo profesional en las administraciones marítimas, portuarias e institutos de formación marítima.

Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos

En el planeta hay suficiente agua dulce como para asegurar que todo el mundo tenga acceso a agua limpia. Sin embargo, debido a malas condiciones económicas o a pobres infraestructuras, cada año millones de personas mueren de enfermedades relacionadas con un suministro de agua o sistemas sanitarios y de higiene inadecuados. Para conseguir este objetivo, es vital gestionar eficazmente de desechos y de los vertidos. El Convenio y el Protocolo de Londres rigen el vertimiento y la evacuación de desechos en el mar, un componente clave del ciclo global de la gestión de desechos.

Garantizar el acceso a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos

La OMI contribuye a la cooperación internacional para facilitar el acceso a la investigación y tecnología de energías no contaminantes, en particular en materia de eficiencia energética y de tecnologías modernas para la elaboración de combustibles fósiles más limpios, y promueve la inversión en infraestructuras de energía y en tecnología para la producción de energía no contaminante.

Un ejemplo importante es el proyecto de asociaciones para la eficiencia energética marítima mundial (GloMEEP), un proyecto conjunto del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la OMI. Iniciado formalmente en 2015, está actualmente en ejecución. Centrándose en los países en desarrollo, en los que se concentra cada vez más el transporte marítimo, el proyecto GloMEEP trabaja con el objetivo de crear asociaciones a nivel mundial, regional y nacional para la creación de capacidad sobre eficiencia energética. El objetivo a largo plazo es que la eficiencia energética se incorpore las propias políticas, programas y conversaciones de los países.

Además, en el marco del proyecto GloMEEP se lanzó recientemente la Alianza Mundial del Sector para apoyar el transporte marítimo de bajo contenido de carbono. Esta alianza une a un grupo de compañías privadas líderes mundiales en su sector para abordar juntos los retos de la descarbonización del sector.

Otra iniciativa clave es el proyecto GMN formalmente titulado “Creación de capacidad para la mitigación del cambio climático en el sector del transporte marítimo”. Este proyecto permitirá a los países en desarrollo -especialmente los países menos adelantados (PMA) y los pequeños Estados insulares en desarrollo (PEID)- implantar, de manera efectiva, medidas de eficiencia energética a través de la asistencia técnica y la creación de capacidad.

Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos

Hoy en día,  todos dependemos de la gente de mar para la mayoría de las cosas que usamos en nuestro día a día, aunque no siempre seamos conscientes de ello. Más de un millón de trabajadores del sector marítimo operan la flota global, transportando tantos los bienes básicos como los de lujo que usan millones de personas en todo el mundo. El transporte marítimo es esencial para el mundo, pero no existiría sin la gente de mar.

En la labor de la OMI puede observarse una preocupación por el bienestar de la gente de mar, tanto en la esfera laboral como la personal. La OMI trata temas como la fatiga, el trato justo y la responsabilidad e indemnización de la gente de mar, aparte de organizar la campaña mundial del Día de la gente de mar, celebrada el 25 de junio de cada año, con el objeto de brindar un mayor reconocimiento al personal que trabaja en el sector.

La OMI también coopera con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a fin de abordar diversas cuestiones relativas a los servicios de salud y protección de seguridad social de la gente de mar.

Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación

La creación de infraestructuras resilientes  es central para el funcionamiento eficaz de todo el sector del transporte y, por consiguiente, un factor principal para la consecución de otros objetivos. En última instancia, un transporte marítimo más eficaz, que trabaje en asociación con el sector portuario, será un importante conductor hacia la estabilidad y el desarrollo mundial para el bien de todas las personas. La OMI contribuye al ODS 9 proporcionando un marco regulatorio y jurídico, iniciativas de creación de capacidad y un foro para que los Estados Miembros intercambien los conocimientos y experiencia.

Las reglas de la OMI para el transporte marítimo proporcionan un enfoque tangible para desarrollar soluciones tecnológicas revolucionarias. En respuesta a las reglas de la OMI, las nuevas tecnologías ya han producido cambios en la forma en que los buques se proyectan, construyen y funcionan, y su utilización en la navegación ha repercutido igualmente en el personal, tanto a bordo como en tierra.

La inversión, el crecimiento y la mejora en el sector del transporte marítimo y los puertos son indicaciones claras de que un país o región tiene éxito en el presente y planea seguir teniendo éxito en el futuro.

Mediante el fomento del comercio marítimo, el apoyo a las líneas de transporte marítimo y la promoción de las carreras marítimas; así como la mejora de la infraestructura portuaria y la eficiencia, el desarrollo y el fortalecimiento de vínculos modales y las conexiones interiores; mediante la gestión y protección de las pesquerías, el estudio de la producción de energía mar adentro, incluso el fomento del turismo, la actividad marítima puede a la vez impulsar y respaldar una creciente economía nacional.

Un desarrollo económico mejorado, respaldado por un desarrollo marítimo sostenible y sustentado por una buena protección marítima, servirán para apoyar la agenda para el desarrollo después de 2015, complementando así las iniciativas de las Naciones Unidas abordando algunos de los factores que conducen a la inestabilidad, inseguridad y la migración mixta incontrolada.

Reducir la desigualdad en los países y entre ellos

La OMI contribuye al ODS 10 facilitando una amplia asistencia de cooperación técnica a los países en desarrollo. Si bien la Organización adopta reglas internacionales sobre transporte marítimo, es responsabilidad de los gobiernos implantar dichas reglas. La OMI ha elaborado un Programa integrado de cooperación técnica (PICT), concebido para ayudar a los gobiernos que carecen de los conocimientos técnicos y los recursos necesarios para administrar el sector del transporte marítimo con eficacia y en condiciones de seguridad.

La declaración de misión del PICT de la OMI es “ayudar a los países en desarrollo a reforzar su capacidad para cumplir las reglas y normas internacionales relativas a la seguridad marítima y a la prevención y contención de la contaminación del mar, otorgando prioridad a los programas de asistencia técnica que se centran en el desarrollo de los recursos humanos, particularmente a través de la formación y de la creación de capacidad institucional”.

Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles

La población del mundo es superior a 7 000 millones y sigue en aumento. Las poblaciones de muchos estados en desarrollo se multiplicarán por dos en 2050. Numerosos desafíos amenazan la cohesión de las sociedades y tienen impacto sobre la capacidad de dichos países para comerciar y crecer.

Para que las conexiones entre los buques, ciudades portuarias y personas que viven en ellas sean seguras, fiables y sostenibles, tienen que estar también protegidas. La OMI ayuda a que sus Estados Miembros incrementen la protección marítima, centrándose en lo que el sector marítimo civil puede hacer para protegerse tanto a sí mismo como al comercio marítimo mundial.  Se hace hincapié en la protección preventiva a través de la gestión de riesgos, la disuasión y la transferencia de amenazas, estableciendo normas mundiales para la seguridad, protección y eficacia de los puertos y las autoridades de Estado rector del puerto y Estado ribereño.

Además, mediante su labor de facilitación del tráfico marítimo internacional, la OMI también manifiesta un interés en abordar la migración mixta por mar, la prevención del tráfico de drogas y los polizones y la ciberseguridad.

Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles

A través de la reducción de la generación de desechos, tanto los desechos operacionales de los buques (Convenio MARPOL) como el vertimiento de desechos con arreglo a lo que se dispone en el Convenio y Protocolo de Londres, la OMI también contribuye a la consecución del ODS 12. Con respecto a la basura, y a otros tipos de desechos generados a bordo de los buques, el Convenio MARPOL requiere que los Estados rectores del puerto proporcionen instalaciones de recepción adecuadas para la gestión segura y adecuada de los desechos.

La OMI también trabaja para mejorar las capacidades técnicas en la gestión de las aguas residuales a bordo de los buques y en los puertos, así como para promover tecnologías de producción más limpias, el reciclaje y unas pautas de consumo sostenibles.

El Convenio internacional de Hong Kong proporciona un marco para el reciclaje seguro y ambientalmente racional de los buques.

Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos

Uno de los principales desafíos de nuestra era es el cambio climático. La OMI, dentro de su función como regulador mundial del transporte marítimo internacional, está abordando este reto desde hace algún tiempo elaborando un arsenal de medidas diseñadas para controlar las emisiones del sector marítimo.

Gracias a la OMI, el sector marítimo fue el primer sector en estar sujeto a medidas obligatorias jurídicamente vinculantes sobre eficiencia energética destinadas a abordar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Las emisiones procedentes del transporte marítimo internacional están reguladas por el Anexo VI del Convenio MARPOL, que abarca la contaminación atmosférica, la eficiencia energética y las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Además, el Protocolo de Londres aborda la captura y secuestro de carbono en formaciones geológicas submarinas y la geoingeniería marina, como por ejemplo, la fertilización de los océanos, que tiene un gran potencial para la mitigación del cambio climático.

La lucha contra la el cambio climático seguirá siendo un principio estratégico para la OMI, tanto a corto como a largo plazo. La OMI seguirá desarrollando soluciones adecuadas, ambiciosas y realistas para reducir la contribución del transporte marítimo a la contaminación atmosférica y sus repercusiones sobre el cambio climático.

Conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible

Dado que el transporte marítimo internacional tiene lugar en los océanos del mundo, la labor de la OMI, el organismo encargado de las medidas para mejorar la seguridad y la protección del transporte marítimo internacional y para prevenir la contaminación procedente de los buques, es parte integral del ODS 14. Para ser sostenibles, las actividades humanas se han de equilibrar con la capacidad de los océanos para mantener su estado de salud y diversidad a largo plazo. Una parte importante de la función de la OMI es garantizar que el transporte marítimo continúa contribuyendo a la economía mundial, sin alterar ese delicado equilibrio.

La OMI abarca todos los aspectos del transporte marítimo internacional -incluidos el proyecto, la construcción, el equipo, la dotación, el funcionamiento y la eliminación- para garantizar que este sector crucial sigue siendo seguro, ambientalmente racional y energéticamente eficiente.

La implantación y el cumplimiento de los principales convenios y reglamentos adoptados por los Estados Miembros de la OMI significa abordar activamente la contaminación del mar, principalmente la proveniente de fuentes marinas, pero también indirectamente la que procede de fuentes terrestres.

La OMI también apoya las metas de gestionar y proteger los ecosistemas marinos y costeros mediante el establecimiento de zonas especiales y de zonas marinas especialmente sensibles. Proteger la biodiversidad marina también ha sido un tema clave de la OMI durante numerosos años, especialmente en su labor para mitigar la amenaza de especies invasoras perjudiciales transportadas por los buques en todo el mundo.

Para ayudar a proteger la flora y la fauna, la labor de la OMI marítima incluye medidas como la reducción del ruido submarino procedente de los buques y las destinadas a evitar las colisiones entre buques y mamíferos marinos. La OMI también ha prohibido la descarga de las basuras perjudiciales procedentes de los buques y es parte de la Alianza Mundial sobre la Basura Marina mientras que el vertimiento de desechos en el mar está regulada por el Convenio sobre la prevención de la contaminación del mar por vertimiento de desechos y otras materias, 1972, y su Protocolo de 1996 (Convenio y Protocolo de Londres).

Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles

La OMI facilita el sistema de transporte marítimo mundial a través de su régimen mundial de tratados que abarca múltiples aspectos de los buques y del sector. La OMI ayuda a países en desarrollo a fortalecer y a crear capacidades institucionales y humanas eficaces que garanticen el flujo seguro, protegido y protector del ambiente del comercio marítimo.

Los estudiantes procedentes de centros docentes de la OMI (Universidad Marítima Mundial y el Instituto de Derecho Marítimo Internacional de la OMI) a menudo proporcionan la capacidad institucional fundamental en sus países de origen para implantar con éxito el régimen normativo mundial para el transporte marítimo internacional.

Fortalecer los medios de ejecución y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 17 pide que se constituyan asociaciones mundiales para apoyar la consecución de los Objetivos.

Actualmente la OMI cuenta con asociaciones más de 60 organizaciones intergubernamentales y más de 70 ONG, entre las que se incluyen importantes organizaciones y órganos ambientales mundiales.

La OMI busca activamente crear alianzas específicas con sus Estados Miembros y otros interesados para ejecutar proyectos o iniciativas individuales tanto a nivel regional como mundial. La mayoría están dirigidas a las regiones en desarrollo, que suelen beneficiarse de actividades de formación, becas y misiones de asesoría técnica.

Algunos ejemplos de asociaciones recientes de la OMI incluyen el proyecto de asociaciones GloBallast (llevado a cabo junto el FMAM y el PNUD), la Alianza Mundial del Sector en el marco del proyecto GloMEEP y el proyecto GMN (con financiación de la Unión Europea) que cuenta con cinco centros regionales de tecnología marítima.

Juntos, estas y muchas otras asociaciones relacionados con la OMI constituyen una valiosa contribución al desarrollo sostenible de la comunidad marítima.

Artículo anteriorLa automatización de la industria naviera: ¿por qué debe importarnos?
Artículo siguienteComercio digital en Shanghai superará los 40 mil millones de dólares en 2021
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

1 COMENTARIO

  1. Felicito a todas las Organizaciones de carácter mundial , así como los gobiernos de los Paises miembros y las Empresas Navieras, que en conjunto se preocupan en mantener y desarrollar el transporte marítimo , el comercio entre los Paises y a los Marinos Mercantes, que con su trabajo posibilitan un mundo mejor, cada vez más unidos para beneficio de todos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí