Cap. Casarrubias, director de FIDENA, acusado por acoso sexual y laboral

1
667

Los afectados por la corrupción en la que el capitán Enrique Casarrubias García tiene inmersas a las escuelas náuticas mercantes y al propio FIDENA, tienen miedo. Hábil, el funcionario público Casarrubias García juega con ello y con el temor, las amenazas y la vergüenza de sus víctimas; incluso se lleva bien con los padres de alumnas y empleadas acosadas. Ha tejido una red de lealtad y fidelidad al contratar a hijas de amigos y funcionarios bajo su mando. Por eso los afectados le temen y manifiestan afectación por el acoso constante, represión y abuso de poder ejercida dentro de la Escuela Náutica Mercante “Fernando Siliceo y Torres” de Veracruz que recién acaba de festejar cien años de existencia. Los alumnos afectados, se preocupan porque el esfuerzo de sus padres no sea en vano, su futuro profesional no quede trunco y por lograr la calidad que se requiere en el ejercicio de su profesión. Pero todos afirman que demandarán por la vía legal al director de FIDENA y a sus cómplices, en el momento en que las autoridades garanticen que no habrá represalias. “Esto tiene que parar, no hay atenuantes y no queremos callar”, coinciden. Casarrubias es un apostador: en las afueras del edificio de la Lotería Nacional, se ufanó de comprar diez series del sorteo conmemorativo del Centenario de la ENMV; dice que sólo ganó un reintegro de 2 mil pesos. ¿Quién le cree? Eso nos da un mensaje: Casarrubias vive apostando a que por miedo, sus víctimas no denunciarán; vive de que los agredidos no lo cuenten, pero…

Por Raúl Hernández Rivera

“Primero son las insinuaciones indirectamente. Luego, te pasa el dedo en la cara, te toca el hombro y deja la mano ahí. Y luego el beso por aquí (señalando la zona entre la mejilla y la comisura de la boca) cuando te despides, y aunque buscas la manera de que no se dé esa situación, ya sabes que si no te mueves, el beso te lo va a dar; después de eso te sientes culpable y a la vez con mucha rabia, porque sabes que no puedes hacer nada”, dice la joven estudiante de la Escuela Náutica Mercante Fernando Siliceo y Torres de Veracruz (ENMV), de aproximadamente 22 años de edad, refiriéndose a los encuentros con el Capitán de Altura, Enrique Casarrubias García, actual director del Fideicomiso de Formación y Capacitación para el Personal de la Marina Mercante Nacional (FIDENA).

Igual que a todos los entrevistados, se le refiere a la joven el Artículo 190 Bis del Código Penal del Estado de Veracruz vigente, que a la letra dice: “Comete el delito de hostigamiento sexual, quien, con fines lascivos, asedie, a una persona de cualquier sexo, valiéndose de su posición jerárquica o de poder, derivada de sus relaciones laborales, docentes, domésticas, religiosas, o cualquier otra condición que implique subordinación a la víctima, se le impondrán de uno a cinco años de prisión y multa de hasta trescientos días de salario. Si el acosador fuere servidor público y utilizare los medios y las circunstancias que su encargo le proporcione, será destituido y se le inhabilitará para ocupar otro empleo o comisión públicos, hasta por cinco años”. La joven responde: “tendré que pensarlo, porque mis padres trabajan muy duro para que yo curse mi carrera y esto nos perturbaría mucho. Aunque seguro ellos me apoyan”.

Habla una empleada de la ENMV: “El acoso no es con una o con dos empleadas, es con todas. Una compañera cuyo tío es amigo del Cap. Casarrubias, me comentó que, cuando ella comenzó a trabajar con Casarrubias, su familiar le dijo que si veía algo que no le gustara, no se quedara callada y se lo dijera. Se pregunta: ¿por qué me diría eso? Pero ella tiene vergüenza con su tío y también miedo porque sus padres son ancianos y enfermos”. Perverso, el Cap. Casarrubias, incluso le llama a su amigo para preguntar por su salud y reiterarle que su sobrina tiene todo el apoyo incondicional en la escuela. Al día siguiente, la empleada se entera que le bajaron el sueldo a condición de recontratarla.

Y es que hay muchas hijas y familiares de conocidos del Cap. Casarrubias trabajando o estudiando en la escuela. Es como una manera de control.

Habla otra empleada: “con el pretexto de que conoce a tu familia, te lleva a algún lugar apartado dentro de las oficinas, te habla bajito, te arrincona, te habla casi pegado su cara mofletuda a tu cara y sientes que el aliento de ese agresor va penetrando en tu nariz, y se queda ahí, alojado como una pesadilla que te es muy difícil olvidar. Y si no accedes, te empieza a acosar, a vigilar, incluso sus incondicionales te amenazan con no volverte a contratar o te bajan el sueldo. Pasa el tiempo y la pesadilla no se va, está ahí a todas horas hagas lo que hagas y estés donde estés”, declara la entrevistada con los ojos humedecidos y los puños apretados.

Habla una empleada más, que al igual todos los entrevistados, pidió el anonimato por temor a represalias: “Ahora con la convocatoria de los contratos para este año, el terror sicológico fue tremendo, impresionante. Casarrubias le pregunta a la jefa de personal con el altavoz prendido: a fulanita, ¿La contrato, o no la contrato? Pero luego, como a la media hora, el Cap. Casarrubias habla a mi celular para decirme: hija, es que no te quieren contratar, y te quieren bajar el sueldo, pero no te preocupes, yo voy a hacer todo lo posible para que se solucione tu situación. Escondo el celular rápidamente para que mi novio no se entere, me pongo nerviosa y muy molesta conmigo misma. Si no he dado motivo para esto, ¿por qué entonces siento culpa si la agredida soy yo?

¡Y sabes que está jugando contigo!”, exclama muy indignada la entrevistada.

Todos los perjudicados fueron entrevistados por aparte y cada uno coincide en lo mismo: acoso sexual y acoso laboral en un juego de complicidades para controlar todo el plantel escolar. “Incluso con monitoreo de cámaras de video manipuladas desde las oficinas de FIDENA en la Ciudad de México. Si no accedes a sus acosos sexuales y corruptelas, te corre. La calidad educativa también va a la baja”, señalan.

Habla otra empleada de la ENMV: “…a mí me mandó un mensaje para preguntarme si me podía hablar al celular en la noche. En la llamada me preguntó que cómo estaba, que me querían bajar el sueldo, que me quería mucho y que si él no estuviera ahí, yo no estaría protegida. Al día siguiente mi jefa me confesó que Casarrubias no quería contratarme, cuando él ya había hablado conmigo, pero que accedió a darme contrato bajándome el sueldo a más de la mitad. Tuve que aceptar. De hecho, este año nos bajó a todos el 10%. Después me habla para decirme que ya estaba arreglado, que no bajó mucho el sueldo, pero que él quería fidelidad y lealtad. A todos nos pide lo mismo: fidelidad y lealtad. Es decir, que si quiero conservar mi empleo, debo serle fiel y leal y dejarme ‘apapachar’ todas las veces que se le pegue la gana. De esa manera nos controla a todos. ¿Cómo es posible que una persona conserve el cargo que tiene haciendo tanto daño?, no lo entiendo”.

En más de veinte entrevistados hay cuatro constantes: acoso sexual, acoso laboral, tienen miedo, pero demandarán en la primera oportunidad.

Habla un estudiante de octavo semestre: “…el Cap. Casarrubias, cuando viene, pone más atención en las compañeras, a nosotros ni nos pela. A una compañera la estuvo acosando de muchas maneras. Incluso buscó que ella apareciera en el lujosísimo libro que editó FIDENA recientemente. Ella le comentó a otro compañero que Casarrubias le dijo que iba a exentarla de una materia. La compañera hasta se burló del director de FIDENA. Ya parece que voy a aceptar tener alguna relación con ese ruco gordinflón. Ni por unas calificaciones ni por nada en el mundo, ¡está loco!”, asegura el entrevistado que comentó la estudiante. “De repente, te confundes, porque nos exigen mucha disciplina y no me quejo, ¿pero cómo a este señor teniendo el cargo que tiene, nadie le diga nada?” no lo entiendo. Te sientes impotente”.

Habla otra empleada de la ENMV: “Cuando le impidieron la entrada al Cap. Hernández, el director de la Escuela despedido en septiembre del año pasado, varias personas que estuvieron cercanas a él, fueron acosadas por la Lic. Guadalupe Gutiérrez, administradora de FIDENA, Lic. Juan Carlos Garbó, quien fuera abogado del mismo fideicomiso y Claudia Lozano, asistente del Cap. Casarrubias. Les revisaron celulares, y cuestionaron el por qué estaban apoyando al capitán Hernández. Fue una auténtica cacería de brujas. Y es que les habían notificado que apoyaban al capitán Hernández, porque habían comentado en chat de maestros ciertas situaciones con respecto al despedido director. Revisaron cámaras de celulares, preguntaron a dónde fueron, dónde entraron, con quién platicaron, en qué momento entraron, en qué momento salieron, qué hacen en la escuela, ¡todo! Revisaron las cámaras de video que hay en la escuela. Fue un acoso muy intenso que causó enorme tensión en toda la escuela, incluidos los alumnos”.

Habla un padre de familia: “…mi hija se aferró a ingresar a la ENMV. Mi esposa habló seriamente con ella. Nada la detuvo. Está a punto de terminar su carrera y hemos hecho un esfuerzo grande para que cumpla con su titulación. Cuando ella hizo el juramento, a nosotros no nos quedó duda de cuál era la vocación de nuestra hija. Falta mucho, para que podamos decir que ya terminó su carrera, porque quedan los cursos de capacitación. Pero nos alienta el gran esfuerzo de nuestra hija. Todos los jueves que venimos a la visita familiar, le digo a mi esposa: pon doble ración de todo para compartir con los compañeros que no tienen familiares en la ciudad de Veracruz y que no reciben la visita de sus seres queridos. También nos toca apoyarlos de vez en cuando. Uno de ellos nos dijo hace un mes: présteme por favor, necesito para el material y otros gastos, le doy mi palabra que cuando trabaje, le devolveré todo el dinero que me ha prestado. Yo le contesté: cuando trabajes y ganes un sueldo, ven cada jueves y apoya a un estudiante que tenga necesidad”.

Les pregunto a los orgullosos padres: ¿qué pasaría si usted supiera de alguna irregularidad o acoso por parte de las autoridades del plantel?

Alterado, me contestó: “No descansaría hasta que pagaran por su acción. Además, no tiene usted idea cuantos sacrificios hacemos los padres por nuestros hijos de ésta escuela. La ilusión de que se gradúen, la esperanza de que sean personas de bien, la seguridad con la que ellos elijen su destino, sabedores de que tendrán las riendas de su vida en sus manos. Se supone que es una institución respetable. No lo perdonaría, definitivamente”.

Habla otra empleada de la ENMV, llorando: “la jefa de departamento de Ventanilla Única, Zaira Zitácuaro, me amenazó por no acceder a hacer lo que me pedía el Cap. Casarrubias. Me quedo sorprendida porque Casarrubias me acababa de pedir que mandara mensajes hablando mal de una persona para tener escusa y despedirla. Yo le dije que se lo pidiera a Zaira, supuestamente su incondicional, y me salí de esa oficina. Zaira, fuera de sí, me dijo: ‘No sabes quién soy yo, hasta te podrían correr si yo quisiera’. A la semana siguiente, Casarrubias me descontó dos días sin motivo alguno y estuvo a punto de no renovarme el contrato. Sin embargo, sufro vejaciones y humillaciones constantemente por parte de los incondicionales de Casarrubias que me vigilan y me siguen a todas partes, a grado tal de que muchas veces no quiero llegar a mi trabajo, pero necesito el empleo por mis dos hijos. Llego a casa temblando, nerviosa, con mucho coraje e impotencia. Una vez lo vi acosando a otra compañera. Me alegré, porque eso significaba que me dejaría en paz, pero no, acosa a todas las que se le presentan, alumnas o empleadas. Esto me ha hecho mucho daño”.

Habla otra empleada: “… ahora que nos iban a renovar el contrato, con tanta violencia y acoso ejercido a casi todo el personal, llegué a la casa y mi madre me dijo que le había llamado el Capitán Casarrubias para desearle feliz año y saludarla, cuando nunca antes Casarrubias había hablado a mi casa para eso. Ni en mi casa me libro del acoso. ¿Qué pretendía el capitán?”

Habla una ex empleada: “…tuve contrato temporal en la ENMV, y por negarme a mandar unos anónimos con quejas de un docente para tener escusas y despedirlo, Casarrubias ya no quiso renovarme el contrato. Era la segunda vez que me pedían algo así, pero me negué, y sufrí las consecuencias: en una reunión me exhibió delate de todos mis compañeros diciendo que a él le habían llegado mensajes anónimos afirmando que me iba a tomar con los estudiantes, me sentaba en las piernas de ellos, y que las mamás de los alumnos estaban muy preocupadas motivo por el cual ya habían elevado la queja hasta las oficinas centrales de FIDENA, ya no tenía confianza en mí, estaba decepcionado por haberlo defraudado y que por eso no me renovaba contrato. Cuando salí de la escuela ese día, tuve mareos, vómitos, sentía mucho asco, no tenía apetito y no pude dormir durante varios días; sentía rabia e impotencia”.

Pero no todo es miel sobre hojuelas para el Cap. Enrique Casarrubias García en el asunto del acoso sexual: se ha topado con hueso.

Tales son los casos de Zaira Zitácuaro Hernández y Verónica Ruvalcaba Contreras. “Supieron cómo sacar provecho de las ‘debilidades’ del Capitán Casarrubias, hasta puedo decir que se prostituyeron”, nos dice una informante.

Zaira Zitácuaro y Verónica Ruvalcaba en Ventanilla Única de la ENMV Foto: RHR

Zaira ingresó a la ENMV el 1 de junio del 2018, con el Nivel 011, Código CFO 1101187, para desempeñar el puesto de Jefe de Departamento de Ventanilla Única, con un ingreso de 19,299.60 pesos. Zaira dice tener estudios de Maestría en Administración, sin embargo, dentro de la documentación entregada para su contratación, sólo existe un diploma de licenciada en administración; no hay certificado de terminación de estudios de la licenciatura, ni mucho menos título ni Cédula Profesional que avale sus estudios máximos. La contratación se hizo desde las oficinas centrales de FIDENA en la Ciudad de México.

Zitácuaro Hernández advirtió a otra compañera, quien solicitó también el anonimato, tuviera mucho cuidado con el Cap. Casarrubias. “Ese señor es un cerdo, porque una vez que le ofrecí un té, él me dijo algo muy fuera de tono y no lo aguanté. Al día siguiente pedí mi cambio, pero el capitán comenzó a insinuarme cosas de forma muy vulgar, no lo aguanté y que lo demando por acoso sexual”.

Resulta que Zaira era la secretaria del Cap. Casarrubias en la Capitanía de Puerto Regional de Veracruz en el año de 2009, cuando le levantó dicha demanda. Se arreglaron y la mujer sacó partido en su beneficio, al grado de que logró un puesto para su marido Saúl Hernández en la ENMV. Saúl, es ingeniero pero entró a trabajar a la escuela un año antes que su esposa con plaza de maestro, sin embargo realiza funciones de mantenimiento, no da clases.

Cuando Zaira entró a la ENMV, Casarrubias inventó la plaza de Ventanilla Única. Muy hábil, pero muy burdo, Casarrubias García fijó como Proyecto Prioritario de su administración al frente de FIDENA, la instalación de una Ventanilla Única tanto en oficinas centrales, como en las Escuelas Náuticas de Mazatlán, Veracruz y Tampico.

Con el Oficio No. DG/1001/18, de fecha 15 de marzo del 2018, dirigido a los directores de las tres escuelas Náuticas Mercantes, notifica que por instrucciones del Dirección General de Marina Mercante (DGMM), los títulos de los Oficiales de Marina Mercante serán tramitados en las Escuelas Náuticas, para ser enviados a la DGMM para su autorización. Por lo que solicita informes a cada escuela para saber si se contaba con Ventanilla Única.

El 20 de junio del 2018, Casarrubias actualiza, firma y emite el Manual de Organización de FIDENA, que establece como parte de la estructura organizacional una Ventanilla Única para desempeñar actividades que hasta la fecha se desconocen.

Luego, ante críticas y comentarios negativos, Casarrubias hace que el Cap. Marcial Álvarez Hernández, director de Educación Náutica de FIDENA, emita el Oficio DEN/299/18 de fecha 4 de julio de 2018, mediante el cual informa, o más bien justifica, el establecimiento de las Ventanillas Únicas “obedeciendo al seguimiento de las mejoras en materia de procesos, trámites y servicios de la Entidad, fundamentado en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018; del Programa para un Gobierno Cercano y Moderno 2013-2018; el cual busca incrementar la eficacia gubernamental y estrechar su relación con el ciudadano…”, versa el documento.

Sin embargo, la realidad es otra, ya que derivado del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, mediante la estrategia ii) Gobierno Cercano y Moderno, así como de la Estrategia Digital Nacional el 13 de agosto de 2015 inició su operación, la Ventanilla Única Nacional electrónica que se operará mediante el portal www.gob.mx para todo el Gobierno Federal, Estatal, Municipal, Embajadas y Consulados.

Desde un inicio, este portal tuvo como uno de sus objetivos principales, el construir un México Digital en la tecnología y la innovación. Con la creación de esta Ventanilla Única Nacional electrónica, el gobierno ha puesto a la disposición de todos los ciudadanos el poder acceder las 24 horas del día, los 7 días de la semana a toda la información del gobierno, así como a los más de 4,800 trámites de la Administración Pública Federal (APF), facilitando con ello a la ciudadanía una interacción más rápida, fácil y accesible para todos, ofreciéndonos información real y actualizada.

Pero todo eso al Cap. Casarrubias no le importo, y pasando por alto las disposiciones del Plan Nacional de Desarrollo 2013–2018, y a pesar de que no existe dentro de la estructura organizacional, ni en el Reglamento interior de las escuelas Náuticas Mercantes la Ventanilla Única, inventa el departamento para colocar a Zaira, que lo acusó por acoso sexual y a Verónica Ruvalcaba Contreras.

Ésta última, ingresó a la escuela el 29 de junio del 2018, con Nivel 36, Código CF10017, para ocupar el puesto de Coordinador de Ventanilla Única en la ENMV, con un sueldo base de 20,108.03 pesos mensuales. Acreditó estudios de bachillerato tecnológico en el área de económico administrativa con certificado de la Dirección General de Educación Tecnológica Industrial de la SEP del 8 de agosto de 1995.

Al igual que Zaira, la contratación de Verónica se hizo desde las oficinas centrales de FIDENA en la Ciudad de México días después que Zaira. También consiguió beneficios para su marido Francisco Hernández, quien da servicio de turismo náutico en Villa del Mar con lanchas para 20 personas con irregularidades que la Capitanía de Puerto pasa por alto. Su cuñado Marcelo Hernández también se beneficia de la relación de Verónica con Casarrubias, pues opera una empresa de turismo náutico de nombre Servicios Turísticos Acuáticos ASDIC, registrada ante el SAT como persona física. Esta empresa reporta varios accidentes que han puesto en peligro la vida de turistas que los contratan sin recibir sanción alguna, como el publicado en diferentes medios electrónicos (Notimepr http://www.esnoticiaveracruz.com/video-lancha-con-12-turistas-se-hunden-en-el-puerto-de-veracruz/), el 9 de marzo del 2018 cuando una de sus lanchas con 12 pasajeros a quienes llevaban a la Isla Sacrificios, comenzó a hundirse, sin que los pasajeros tuvieran puestos los chalecos salvavidas, tal y como lo estipula el reglamento, porque los lancheros no se lo indicaron.

Entrevistados al respecto, personal de Resguardo Marítimo narran que Francisco frecuentemente se quejaba de que su esposa Verónica se tardaba mucho en la oficina de  Casarrubias, cuando éste era titular de la capitanía del puerto de Veracruz, a lo que ellos le dijeron: ¿de qué te quejas si haces lo que quieres con tus lanchas? Y es que Verónica, antes de salir de trabajar, se metía como una hora a la oficina del Cap. Casarrubias, según personal de la Capitanía de Puerto que pidieron en anonimato.

En oficinas centrales de FIDENA están peor, dice otra empleada entrevistada. “Sabemos que hay más de tres asistentes personales que han tenido que renunciar porque no aguantan los acosos sexuales del libidinoso Casarrubias. Allá ejerce el mismo método si no ceden a sus deseos, hay amenazas, acoso laboral, descalificaciones en público. Juega con la gente que por necesidad tiene que aguantarse o renunciar, no acuden a las autoridades porque saben que perderán el tiempo. Pese a que hay muchas denuncias en contra de Casarrubias en diferentes medios, la impunidad continua y no hay quien le ponga un alto”.

Habla una persona docente de la ENMV: “…tengo en el medio más de 15 años y a mí lo que me da tristeza es que una institución educativa y de marina mercante sea conducida por una persona como Casarrubias, que no tiene el mínimo sentido de responsabilidad con su propia institución que lo formó. Está contratando a personas que no tienen el más elemental conocimiento de lo que es la enseñanza en ese medio. Es el caso de Marisol Hernández, recomendada por Verónica para que el Cap. Casarrubias le diera una plaza de maestra sin estar titulada. Lo sé porque Casarrubias le mandó un chat a Verónica diciéndole: ‘ya quedó el favor que me pediste y ya está el contrato’, pero se equivocó y me lo mandó a mi celular. Yo no dije nada, pero me dio mucho coraje porque Marisol es una persona no preparada para impartir la educación que requieren los muchachos y que pagan con muchos sacrificios. Ahora, Marisol Hernández es incondicional del director de FIDENA, le pasa toda la información de todo lo que se hace, no se hace, dice y no se dice en la ENMV. Otro caso es el de Ilse, que trabaja en el departamento de Calidad, ella es otra hija de un conocido de Casarrubias . La contrataron recién terminada la carrera y no está titulada, es hija del laminador de nombre Coti que siempre ha trabajado con Casarrubias. Es más, desde que llegó Casarrubias a FIDENA, pide que todos los autos que necesiten hojalatería, se los manden a su amigo”.

Habla un docente más: “En detrimento de la calidad de enseñanza de la Escuela Náutica Mercante, Casarrubias sigue contratando gente que le sea leal y fiel, para tener el control de todo el personal y alumnos, con incondicionales. Ya acordó con el Ing. Luis Javier Guadarrama Don Juan, director de desarrollo académico de FIDENA, contratar a su hija Lucero Guadarrama López para que empiece el siguiente ciclo escolar. La joven, egresada de una escuela tecnológica de Veracruz en donde estudió química pero no se ha titulado, dará los cursos en el Simulador de cargas líquidas, para que los estudiantes puedan pilotear un buque tanque petrolero, sin saber nada de barcos. Ganará más que cualquiera de nosotros, no es justo. Me pregunto: ¿Sabe la Secretaría de Educación Pública o la Organización Marítima Internacional (OMI) de la ONU, de todas estas anomalías?, porque esas instituciones son las que norman la calidad de la enseñanza de cada una de las escuelas, independientemente de que FIDENA pertenece a la Asociación Internacional de Universidades Marítimas (IAMU, por sus siglas en inglés) como “Sistema de Educación y Capacitación Marítima Mexicana”. Es decir que tenemos que elevar nuestra protesta a todos los niveles en el país y en el extranjero por el bien de nuestros estudiantes, por nuestra centenaria Escuela y por el bien de la Marina Mercante Mexicana”.

Habla un maestro afectado por el hostigamiento: “Lo que deben cuestionarse todos los amigos del capitán Casarrubias, es ¿qué va a pasar cuando al director de FIDENA se le ocurra acosar a una de esas jovencitas? No van a poder levantar una queja, porque están atrapados en la corrupción en que los metió Casarrubias. ¿Qué van a decir sus hijas, en caso de que quieran denunciarlo? Tienen un futuro incierto ahora con el nuevo gobierno, porque no creo que se escapen del castigo Casarrubias y todos sus incondicionales. Triste, pues”

Otra piedra en el zapato

Nancy Juan Nolasco, hermana de Flor Juan Nolasco, la esposa de Casarrubias, levantó la demanda laboral 964/VIII/2017 por despido injustificado y pago de indemnización, ante la Junta Especial Número Ocho de la Local de Conciliación y Arbitraje del Estado de Veracruz en contra de su cuñado. Nancy trabajó del 17 de junio del 2011, al 31 de junio del 2017, justo en el periodo que el Cap. Casarrubias ocupó la titularidad de la Capitanía Regional del Puerto de Veracruz, entidad que administraba la Casa del Marino.

Sin embargo, hubo un arreglo y la cuñada Nancy se desiste de su demanda. Es curioso que desde el 18 de octubre del 2017, fecha en que Casarrubias García ya fungía como director general de FIDENA, Nancy Juan Nolasco trabajaba nuevamente en la Casa del Marino ubicada en Av. Salvador Díaz Mirón, la cual es cerrada por inseguridad estructural del edificio, y por órdenes de su cuñado Casarrubias, Nancy es transferida para trabajar en la Escuela Náutica Mercante de Veracruz “Cap. Alt. Fernando Siliceo y Torres”, el día 3 de enero del 2018 con un sueldo de 9,000.00 pesos mensuales, de acuerdo al Oficio No. DEN/591/17, firmado por el Cap. Marcial Álvarez Hernández, Director de Educación Náutica de FIDENA.

Es decir, Casarrubias se pasa por alto los fundamentos legales de los artículos 1, 4, y 7 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas.

Alumnos defraudados

Las anomalías y corruptelas del Cap. Casarrubias, director general de FIDENA, afecta también a los alumnos, quienes preocupados porque al salir no iban a encontrar trabajo, un grupo de estudiantes manifestaron su inquietud mediante un escrito dirigido al titular de la Secretaría de Educación Pública.

Habla un egresado de la ENMV: “después de ese escrito, las autoridades de FIDENA citaron a todos los alumnos de octavo semestre en la cafetería de la ENMV. Ahí nos dijeron que nos iban a dar una clave de acceso al Sistema Integral de Gestión, que es una plataforma interna educativa en donde los jóvenes pueden acceder calificaciones y datos. Incluso los padres tiene acceso para que ellos también estén al pendiente del desarrollo de los estudiantes.

“Pero el escrito hizo tanto ruido en la Ciudad de México que le ordenaron a Casarrubias hablara con nosotros. Él nos dijo que no nos preocupáramos, que las autoridades hablarían con diferentes navieras para que nosotros tuviéramos entrevistas y poder embarcar, además de prácticas profesionales, a fin de tener oportunidad de conseguir empleo.

“Un día completo todos los de octavo semestre nos entrevistamos con representantes de diferentes navieras. Pero todo fue un engaño para callar a todos los que no estábamos embarcados”. Los jóvenes manifiestan que ellos mismos se comunicaron con las navieras al ver la nula respuesta de las autoridades de FIDENA respecto a aquella reunión. “Todas las empresas nos dicen que Casarrubias y los funcionarios en la Ciudad de México no les han dado el seguimiento a que se comprometieron para atender nuestra demanda”.

Otro caso es el del Griego Nikolaos Koulouris, de la empresa General Manager COSMONAV, a mediados de septiembre del año pasado, nos narra el Oficial de Máquinas en Prácticas de la Marina Mercante Nacional, Iván Esquivel Suárez, otro de los estudiantes egresados, quien junto a otros colegas como Luis Flores redactaron el proyecto dirigido a Marina Mercante, FIDENA y al embajador de México ante la OMI: “En la OMI se dice que en un futuro va a haber escases de oficiales. El problema es que ahora las navieras no quieren embarcar a los oficiales en prácticas. Todos se quejan de no tener oficiales, pero no nos quieren embarcar para capacitarnos y en un futuro ofrecer nuestros calificados servicios.

“Pero si no nos embarcamos, no finalizamos nuestro periodo, y no podemos hacer el examen profesional, porque es un requisito estar un año completo embarcado, regresas a la escuela, te titulas y ya puedes ser oficial. Es un círculo vicioso. Si las navieras no embarcan al oficial en prácticas, más adelante esas empresas no van a tener oficiales.

“Para eso la OMI implementó un embajador marítimo en cada país. La función de ese embajador marítimo es ser un enlace entre los oficiales en prácticas y las empresas navieras para que los embarcaran. De esta manera, el capitán Camacho Vidal, que es el embajador marítimo en México ante a OMI, hizo contacto con un naviero griego y lo estuvo convenciendo para que viniera a México, visitara las tres escuelas y reclutara oficiales para que hicieran sus prácticas.

“Resulta que vino Nikolas Koulouris a México y visitó las escuelas, hizo un reclutamiento y nos seleccionó a varios jóvenes. Le dejó la lista a los de FIDENA para que le dieran seguimiento a fin de que nos embarcaran en los buques que Koulouris tiene en Europa. El problema es que los empleados de FIDENA no han hecho nada, no nos decían nada, absolutamente nada.

“Entonces, mi compañero Luis Flores, queriendo apoyar a la institución y a sus compañeros, mandó un correo electrónico a Nikolas Koulouris diciéndole: Soy uno de los alumnos seleccionados por Usted. Llevamos cinco meses y no hemos tenido contacto ni sabemos nada sobre el proyecto pactado. Mis compañeros y yo queremos saber si Usted nos embarcará en sus naves. El griego contestó: Tienen que verlo con el Cap. Mauricio Cruz de FIDENA, él tiene que darle seguimiento y es el enlace entre ustedes y mi empresa”.

Los jóvenes se abren paso como pueden, pues FIDENA los ha dejado a la deriva.

Los estudiantes entrevistados refieren que el Cap. Alt. Héctor Hernández, director despedido en septiembre del año pasado, había hecho gestiones don el Cap. Arturo Martínez, capitán del puerto de Veracruz, y las compañías dueñas de los remolcadores para que de manera local, todos los estudiantes de último semestre subieran a las embarcaciones para prácticas. “Hubo tres o cuatro reuniones afinando el proyecto y cuando todo estaba listo, el Cap. Casarrubias canceló todo y le reclamó al entonces director de la ENMV ‘por su protagonismo’: ‘Tú me tenías que decir a mí, yo soy el que tiene que ver esto, tú no estás autorizado para firmar ningún convenio’, le dijo”.

Habla el Cap. Alt. Héctor Hernández Sánchez

“El asunto de las prácticas de los estudiantes, fue una de las escusas que utilizó el Cap. Casarrubias, director de FIDENA, para despedirme, porque hubo más anomalías ante las cuales no podía quedarme callado y sin hacer nada. Y es que el Cap. Casarrubias hace caso omiso del Manual de Organización de FIDENA.

“Un día me llama para pedirme que exente el examen de inglés a una alumna de séptimo semestre. Conociéndolo, obviamente no lo hice. Me reclamó airadamente: por tu culpa se me fue viva la paloma, me dijo. La relación empezó a deteriorarse cada vez más a partid de ese hecho”.

El Cap. Hernández nos externa muchas anomalías y corruptelas que Casarrubias ha hecho en la ENMV desde FIDENA. Solo consignamos unas cuantas.

“Resulta que con fecha 20 de abril de 2017, fui nombrado como director de la Escuela Náutica Mercante de Veracruz ‘Cap. Alt. Fernando Siliceo y Torres’, por el Cap. Alt. Marco Antonio Vinaza Martínez, entonces director general del FIDENA. Pero  lamentablemente, estuve en incapacidad temporal para el trabajo, del 5 de julio de 2018 hasta el 11 de septiembre de 2018, debido a que durante mi horario de comida, un pesado espejo cayó en mi pie izquierdo dañando los dedos 2º, 3º y 4º.

Ese tiempo fue aprovechado por Casarrubias para implementar sus maniobras dentro del plantel para tener todo el control, utilizando al ingeniero Gustavo Celis, director de la Escuela Náutica Mercante ““Cap. Alt. Luis Gonzaga Priego González” de Tampico, quien fue nombrado para sustituirme durante mi incapacidad.

“Además de ser contrario a lo que estipula el Manual de Organización del FIDENA, la designación del Ing. Gustavo Celis como encargado de la Dirección de la Escuela Náutica Mercante “Cap. Alt. Fernando Siliceo y Torres”, significó un gasto extraordinario de más de 116,000 pesos, por conceptos de viáticos (aproximadamente $60,000 pesos) y boletos de avión Tampico-Veracruz, Veracruz-Tampico (aproximadamente $56,000 pesos); gasto que va en contra de las políticas de austeridad y que podría haberse evitado, tal y como se lo hice saber al Cap. Casarrubias en un correo electrónico el 30 de agosto del año pasado.

“Durante su permanencia en la ENMV, el ingeniero Celis realizó muchos cambios e implementaciones con la intención de replicar la manera en que él lleva la Dirección de la Escuela Náutica Mercante “Cap. Alt. Luis Gonzaga Priego González” de Tampico. Algunos fueron constructivos, pero considero que la mayoría son negativos, rayando en el abuso de poder y generando un ambiente de trabajo conflictivo y no sano tanto para el personal docente como para el personal administrativo, así como el Cuerpo Estudiantil.

“Esto se lo expuse al director de FIDENA en el correo mencionado, en donde le recordé que en alguna ocasión él me mencionó que yo y varios maestros de la ENMV, pedíamos dinero a los Oficiales en Prácticas que iban a realizar su examen profesional y a los Oficiales que solicitaban su evaluación de la competencia para ascenso. Esa afirmación se la repliqué con firmeza pues era falsa. Incluso le dije que sí tenía denuncias o sospechas actuara conforme a ley y en caso de ser cierto aplicara las sanciones que correspondieran. El INg. Gustavo Celis se dedicó a tratar de encontrar evidencias sin que haya encontrado una sola, por la sencilla razón de que eran falsas sus acusaciones. Le mencioné también el comentario del Ing. M.N. Luis Javier Guadarrama Donjuan, quien vía telefónica me manifestó que ‘estuviera tranquilo, que hasta el momento no me habían encontrado nada’, cuando le reproché el actuar que estaban teniendo contra mi persona durante mi ausencia por incapacidad.

“Sin embargo, el Ing. Celis estuvo presionando y acosando a un grupo de estudiantes, y particularmente al del Séptimo Semestre de Máquinas Uriel Novelo Zarrabal, al parecer sobrino del Ing. Emiliano Novelo, al que quiere obligar a que firme una declaración en donde se me acusa de recibir dinero en efectivo correspondiente al 25% de las ganancias generadas por la operación de la cafetería del Plantel. Lo cual niego categóricamente y tengo las evidencias de que dicha cantidad la manejaba el comité en funciones, que ellos proponían a la Dirección en que gastar dicho porcentaje y realizaban las compras, con la finalidad de, precisamente, evitar malos entendidos. Le reiteré a Casarrubias que para avalar mi dicho, tengo los estados de cuenta semanales que el comité anterior en donde reportaban los ingresos, egresos y a qué destinaban personalmente el 25% de las ganancias.

“Las presiones continuaron durante las ocho semanas de incapacidad, ya que prácticamente cada semana, Lic. Guadalupe Gutiérrez, Cap. Marcial Álvarez, Ing. M.N. Luis Javier Guadarrama, Lic. Juan Carlos Carbó y la Lic. Claudia Lozano, comisionados para realizar diferentes actividades, entre ellas, junto con el Ing. Gustavo Celis, personal del equipo cercano del Cap. Casarrubias, estuvieron en la escuela buscando actos de corrupción de mi parte, presionando a los alumnos, maestros y empleados, sin lograrlo, lo cual lo considero acciones de hostigamiento laboral contra ellos y para mí también.

“Y es que el trasfondo está en los intereses económicos que ha tejido Casarrubias junto con sus incondicionales, como la directora de finanzas de la institución, Lic. Guadalupe Gutiérrez. Por ejemplo:

“El servicio de alimentos pues mensualmente penalice a la Empresa Productos SEREL, encargada de suministrar ese servicio a los Estudiantes, por incumplimientos al contrato. En todas las ocasiones al entregar a Productos SEREL las cantidades a penalizar para que elaboren la factura, personal de esa empresa argumentaron que primero van a negociar con Oficinas Centrales el monto a penalizar, para posteriormente recibir instrucciones de la Dirección de Finanzas de FIDENA que me ordenan reducir las penalizaciones. En más de una ocasión las reducciones fueron de $500,000 pesos hasta a $75,000 pesos.

“Otro ejemplo del proteccionismo que tienen hacia Productos SEREL es la autorización para que dicha empresa utilice un equipo lavavajillas que no cumple con las especificaciones técnicas que el contrato establece, y que por no permitir su uso, se le estuvo penalizando de manera mensual, hasta recibir dicha orden.

“Otra anomalía que combatí, fue el servicio de obra pública. A finales de 2017 y principios de 2018, la Empresa Rije Servicios Especializados de México S.A. de C.V., realizó proyecto de obra consistente en mantenimiento a las instalaciones, impermeabilizar salones de clases y dormitorios. Después del primer evento de lluvia intensa, resultaron afectaciones en algunas áreas impermeabilizadas, por lo que procedí a elaborar un oficio reportando los vicios ocultos para que el proveedor reparara las fallas o el FIDENA hiciera efectiva la fianza. La respuesta por parte del Cap. Casarrubias, fue que en lo sucesivo no volviera a realizar oficios de este tipo, y que en caso de eventos similares, se lo reportará para que él lo arreglara directamente con el proveedor deslindándolo de toda culpa, y argumentando que dichas filtraciones se debían a daños ya existentes antes de que la Empresa Rije realizara los trabajos.

“También estuve penalizando al prestador del servicio de limpieza mensualmente por incumplir con el contrato, específicamente por no tener asegurado a su personal y eventualmente por dar el servicio con el personal incompleto. Nuevamente, la Dirección de Finanzas no obligó al prestador del servicio para que cumpla con lo establecido en el contrato. Cada mes recibíamos quejas del personal de limpieza reportando que su patrón no realiza los pagos de sus salarios, afectando a sus trabajadores y poniendo en riesgo el que el Plantel reciba el servicio. Nuca tuve respuesta por parte de la licenciada Guadalupe Gutiérrez, directora de fianzas del FIDENA.

“Si bien considero sano que el director general del Fideicomiso solicite cuentas claras a sus subordinados, es pertinente que se aplique parejo a todas las escuelas. Una auditoría al ingeniero Celis, de la Escuela Náutica Mercante ‘Cap. Alt. Luis Gonzaga Priego González’ de Tampico, ya que es bastante extraño que tanto Oficiales en Prácticas como Oficiales, elijan realizar sus exámenes profesionales y/o ascensos en dicho Plantel, aunque no sea su ‘alma mater’, habiendo registros de hasta 2 exámenes profesionales por día y 5 ascensos por semana. Argumenta el ingeniero Celis que los eligen porque ofrecen una mejor atención a sus usuarios. Habrá que indagar cuáles son esas ‘mejores atenciones’.

“Todo es muy turbio y la verdad que es una pena hacer tanto daño a una institución como la Escuela Náutica Mercante ‘Cap. Alt. Fernando Siliceo y Torres’ para conseguir enfermizos sentimientos de poder. Perjudicar a los estudiantes sin importar que salgan mal preparados. Desbaratarle la vida a las jovencitas que van ilusionadas por conseguir labrarse su futuro en la Marina Mercante Mexicana. Destrozar la vida de las empleadas que sólo intentan trabajar dignamente en una institución que se supone honorable por centenaria, es algo que sólo puede estar en la mente enferma de talla muy menor a lo que se requiere.

“En aquel correo electrónico que le envié al Cap. Casarrubias, finalicé diciendo: …nuestra labor es muy ardua y desgastante, por lo tanto, le propongo de la manera más atenta y respetuosa, que desempeñemos nuestros respectivos puestos con ética, responsabilidad y respeto; que dediquemos nuestros esfuerzos en pro de la Educación Náutica, en lugar de estar mal gastando tiempo, dinero y esfuerzos en este tipo de acciones autoritarias que al final no nos llevaran a ningún resultado positivo para el que suscribe, para Usted o para ambos. Le reitero que en caso de seguir con las actitudes antes mencionadas y sentir que continúan violando tanto mis garantías individuales como mis derechos humanos, me veré en la necesidad de actuar dirigiéndome hacia otras instancias superiores; recalcando que como prueba de mis dichos tengo en mi poder correos electrónicos, documentos, oficios, contratos, testimonios, audios e imágenes fotográficas con los cuales defenderé mis argumentos.

“Ese correo lo envié con copia al presidente del Colegio de Marinos de Veracruz, al Secretario de la Orden de Capitanes y pilotos navales de la República Mexicana y al de la Asociación Sindical de Oficiales de Máquinas de la Marina Mercante Nacional, porque son fideicomitentes. Ellos enviaron una carta a Casarrubias solicitándole resolviera los problemas, pero el director de FIDENA no les contestó.

El Cap. Alt. MCs. Héctor Hernández Sánchez, finaliza diciendo que interpuso una demanda laboral el 6 de noviembre del 2018 en la Junta Especial No. 45 de Veracruz. El 17 de enero fue la plática conciliatoria a la que no asistió ningún representante de Casarrubias. El 31 de enero se celebró a primera audiencia de conciliación, demanda y excepciones a la que se presentaron el Lic. Juan Carlos Carbó Godínez, jefe del Departamento Jurídico de FIDENA, junto con el abogado externo, Lic. Ángel Orlando García Gutiérrez. Cuando la secretaria de la Mesa cedió la palabra a los representantes de la demandada, sólo declararon de manera textual: “no hay conciliación”, no entregaron ninguna prueba en contra del Cap. Hernández Sánchez, ni a favor de ellos. La próxima audiencia se fijó para el 29 de abril.

Una de las estudiantes acosadas por Casarrubias, dijo: “Tenemos que organizarnos y hacer algo, pero no por odio ni rencor. Eso no va con nosotras. Lo haremos por un principio elemental de justicia. Que sepa el capitán Casarrubias que no puede salirse con la suya. Que la demás gente que ha sido cómplice, vea que ya no puede seguir dañando; que sepan que la gente que quiera venir a dañar, se dé cuenta que ya no se puede. Que se enteren todos que no nos callaremos. Sufriremos la vergüenza de declarar lo que nos hizo, pero demostraremos que tenemos dignidad. Le debe quedar claro a ese funcionario y a cualquier persona corrupta y sucia, que no puede seguir haciendo esos abusos. Nos organizaremos y lo demandaremos, lo alejaremos de cualquier lugar en donde él pueda hacer daño. Lo haremos”

El Cap. Alt. Enrique Casarrubias García, director general del Fideicomiso de Formación y Capacitación para el Personal de la Marina Mercante Nacional (FIDENA), en la introducción del libro “La Educación Náutica en México”, lujosamente impreso en papel couché mate de 200 gr. a todo color, con un tiraje de 2,500 ejemplares y cuya venta al público es de 1,200 pesos por ejemplar, afirma: “El proceso educativo, como tal, conlleva una de las más honrosas y dignas responsabilidades, porque en él se engloba la aspiración suprema de la mejora continua como característica inherente del género humano”.

1 COMENTARIO

  1. Es una tristeza saber quién representaba la educación náutica actúe bajo ese comportamiento de hostigamiento, abuso de poder y corrupción. Espero que estos casos no se queden impunes, si se le demuestra que hay delito, se aplique la ley.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí