Pelágicos y bentónicos

0
578
domingo, 2 de septiembre de 2018

Barlovento

Por Raúl Hernández Rivera

En memoria de Adriana Luna Parra

Destacada por su activismo en defensa de los derechos humanos, luchadora social, feminista de izquierda, ex legisladora, escritora y psicóloga, Adriana Luna Parra falleció el pasado sábado 25 de agosto a la edad de 72 años. Treinta y seis años antes, el 27 de agosto de 1992, llegó a parar la actividad del puerto de Lázaro Cárdenas durante tres días, en protesta porque estaban acabando con los manglares en perjuicio de más de 415 pescadores ribereños ante la inminente privatización del puerto; la batalla fue dura, porque luego del paro, detuvieron a más de 26 personas, entre ellas dos menores de edad, dos pescadores terminaron en el Centro de Readaptación Social (CERESO) de Uruapan; días antes, el 23 de junio, habían matado al asesor jurídico Lic. José Luis Valdovinos Rosales; y pese a ello, poco se logró. ¿En dónde estaban los marinos mercantes que dicen conocer todos los asuntos del mar mejor que nadie, pelágico lector?

fotografía extraída del portal http://sermayor.com.mx

Y es que el manglar es un área biótica o bioma, formado por árboles muy tolerantes a las sales existentes en la zona intermareal cercana a la desembocadura de ríos en latitudes tropicales y subtropicales, incluyen estuarios y zonas costeras en donde se desarrollan muchas especies de aves y peces, crustáceos, moluscos… o sea, el sustento de familias enteras que dependen de la pesca desde hace muchos años y que hoy suman más de 700 pescadores ribereños en la desembocadura del río Balsas, que siguen siendo afectados por la ignorancia de las autoridades municipales, estatales y federales que propician la corrupción, bentónico lector.

No fue el único paro que realizó la aguerrida Luna Parra, pues injusticias en contra de los pescadores sobran para protestar (y más si consideramos que nuestro país adolece de una falta de cultura marítima de la que es culpable la “madrastra España”, según el Dr. Salgado y Salgado). También protestó en contra de FONATUR en Ixtapa Zihuatanejo por la construcción de un muelle en espigón en 15 millones, 971 mil, 699 metros cuadrados de playa en la Zona Federal Marítima de Barra de Potosí, del municipio de Petatlán, en el estado de Guerrero,  que se había concesionado a la empresa Fonatur Operadora Portuaria dirigida por el Lic. Luis Alfonso Lugo Platt (a quién Felipe Calderón Hinojosa designó Subsecretario de Operación Turística en 2012), dañando a pescadores ribereños del mar, así como de la Laguna de Potosí, ribereño lector.

Adriana había llevado escritos al Dr. Santiago Oñate Laborde, procurador Federal de Protección al Ambiente de la administración de Carlos Salinas de Gortari para evitar el despojo a pescadores. Pero “nuestro villano favorito” ya había decidido la privatización de los servicios portuarios iniciando con la requisa del puerto de Veracruz, encarcelando a todo aquel que se opusiera. Tal vez necesitábamos una Adriana en cada puerto, alguien con la suficiente autoridad moral, conciencia social y valor para implementar medidas contundentes en contra de las injusticias cometidas a los trabajadores y del país, a favor de intereses particulares, nos dice nuestro asesor y fuente de información fidedigna, el Duque de Alba, ambientalista lector.

Casto García Serna, líder de pescadores ribereños de Lázaro Cárdenas, y uno de los dos encarcelados el 28 de agosto de 1992, nos cuenta: habían dragado para hacer la dársena de maniobras y el canal de acceso del puerto. Se habían llevado muchos metros cuadrados de manglares, destruyendo la producción de fauna y flora marina; rompieron el equilibrio ecológico de la zona con lo que se abatió la producción pesquera. Nos quejamos muchas veces ante los tres niveles de autoridad gubernamental y nadie nos hizo caso. Desesperados, decidimos obstruir las actividades portuarias apoyados y asesorados valientemente por nuestra querida Adriana Luna Parra. Nos enfrentamos a los de la Armada de México y la Policía Antimotines que nos mandó el gobierno estatal en una lucha desigual, hasta que apresaron a más de 25 personas, entre ellas dos menores de edad. A mí de encerraron en el CERESO de Uruapan dos años y medio. De nada sirvieron nuestros esfuerzos, cada vez es menor la producción pesquera en la zona. A esto hay que agregar los grandes barcos pesqueros que recogen mucha pesca de acompañamiento que poco a poco acaba con otras especies. Nadie nos hace caso, sea por corrupción, sea por ignorancia. Hacemos tres a cuatro demandas por año ante PROFEPA, y nada. Hemos llevado escritos con todos los presidentes desde Luis Echeverría hasta Peña Nieto y nada. Queremos que el nuevo gobierno voltee al mar y aplique la ley en protección a nuestra fuente de empleo y del medio ambiente. No queremos barcos grandes, con los que tenemos es suficiente; sabemos pescar y al mismo tiempo, conservar el equilibrio para no acabar con especies de la fauna y de la flora marina, pero queremos que nos escuchen, que nos hagan justicia”. Casto García espera pronto poder hablar con Lázaro Cárdenas Batel, pues el nieto del Tata Lázaro, conoce de sus problemas, pescado lector.

Eugen Hermann Hepting Thoma, ciudadano alemán que reside desde hace varios años en Barra de Potosí, nos dice: es una pena que haya muerto Adriana. Gente como ella le hace falta a México. Decidida, con autoridad moral, y mucha determinación, supo liderar no solo a pescadores ribereños, sino a muchos otros sectores necesitados y desprotegidos. Orientó a pescadores ribereños de Barra de Potosí ante el proyecto turístico de Fonatur, la que finalmente se desistió. Sin embargo, los afectados no han logrado que se publique la revocación del proyecto en el Diario Oficial de la Federación con base en los acuerdos de la reunión celebrada el 4 de mayo de 2011 en Barra de Potosí, firmados entre los afectados y los representantes de Fonatur, Operadora Portuaria encabezados por Luis Alfonso Lugo Plat. Operadora Portuaria declaró entre otras cosas que: 1.- No es de su interés ni de sus planes construir un muelle en la Barra de Potosí. 2.- La concesión otorgada es solamente para el uso del espejo de agua y 3.- No cuentan con inversionistas privados, entre otros puntos. En contra del proyecto fueron las cooperativas de Barra de Potosí, la de Zihuatanejo, el movimiento “Salva Barra” y el grupo ROGAZ de la profesora Obdulia Balderas. Adriana luchó a favor del sector productivo de pesca ribereña, un sector que en México no se toma en cuenta, y nos da un dato alarmante: las embarcaciones que surcan actualmente los mares en todo el mundo, al utilizar combustóleo pesado sin refinar (que es el más barato), contamina en un día, lo mismo que todos los automotores terrestres del mundo en un año, contaminado lector.

Adriana contó al que esto escribe que también luchó junto a pescadores de Acapulco, a quienes el desarrollo de proyectos hoteleros de inversión privada extranjera, impide a pescadores lugareños el acceso al mar. Lamentablemente, los diferentes gobiernos que ha tenido México, se inclina más por la inversión extranjera, entregando recursos incalculablemente valiosos, despojando así a pescadores y gente que vive en las zonas costeras de nuestro país, despojado lector.

Diariamente, frente a Barra de Potosí, se ven por la noche las luces de los barcos camaroneros japoneses que furtivamente recogen grandes cantidades de toneladas del crustáceo. Los pescadores se quejan ante la autoridad portuaria que ahora recae en la Secretaría de Marina, pero los marinos sólo saben reprimir a los pescadores inconformes por las injusticias o despojos de que son víctimas. Nuestro documentado informante, el Duque de Alba, dijo que cualquier pescador conoce a los infantes de marina que supuestamente están para defender a la Nación, porque han sido reprimidos por los militares al manifestarse en contra atropellos o injusticias como la pretendida construcción del muelle de Fonatur, Operadora Portuaria, pero que yo vea que un buque de la Secretaría de Marina salga a impedir que los barcos camaroneros japoneses se lleven la pesca ilegal que realizan, nunca, crustáceo lector.

Cada vez es menor lo que los pescadores logran sacar del mar, agrega nuestro docto informante. Hace pocos años, te podías servir en tu mesa un huachinango “regular” que no cabía en un plato grande. Hoy, te sirven dos huachinangos pequeños que pueden caber en un plato regular. Y es que, ante la injusticia y corrupción de nuestras autoridades, los pescadores se ven en la necesidad de pescar con redes inapropiadas, con las que capturan todos los tamaños de huachinango, incluyendo los peces jóvenes que aún no se desarrollan. Obviamente, estamos perjudicando la especie y pronto puede desaparecer de nuestras costas, depredado lector.

Respecto a las tortugas golfinas que encontraron atrapadas en redes atuneras frente a las costas de Oaxaca, nuestro informado Duque de Alba nos dice: la marea roja, es decir el fitoplancton, también puede ser responsable de algunos problemas ecológicos cuando se desarrolla demasiado o se ve afectado por el cambio de temperatura o la contaminación del mar. En una situación de exceso de nutrientes y de temperatura favorable, estos organismos pueden multiplicarse rápidamente formando mareas rojas. En esta situación, el agua se vuelve de color marrón, cuando el plancton agota los nutrientes y comienza a morir. La descomposición más o menos rápida de los organismos muertos puede llevar al agotamiento del oxígeno en el agua y, como consecuencia, a la muerte masiva de peces y otros organismos. Es lo que creo que sucedió con las tortugas golfinas. Habrá que ver qué o quién fue el causante de la alteración del fitoplancton tóxico que ingirieron las tortugas causándoles la muerte, porque entonces, habrá que ver quién soltó las redes atuneras, porque el color morado que muestra la descomposición de las tortugas, es claramente originada por envenenamiento y quieren culpar a los pescadores. Debe hacerse una investigación a fondo y saber quién o qué empresa pública o privada está detrás de la alteración de los nutrientes marinos, fitoplancton lector.

Regresando a la partida de nuestra amiga, podemos decir que Adriana luchó en todos los frentes. Así lo muestra la carta dirigida al coordinador de la Fracción Parlamentaria del PRD en la LVI legislatura, Jesús Ortega, suscrita por varios diputados, senadores y pescadores afectados, por un desplegado publicado en el periódico La Jornada el 28 de marzo de 1994 en contra de la entonces diputada Adriana Luna Parra, firmado por Enrique Velázquez, uno de los miembros del cuerpo de asesores de la fracción perredista, desplegado lector.

Ciertamente que nos hace falta Adriana, ahora que inicia un gobierno que por primera vez en la historia de nuestro querido México, es encabezado por el sector progresista del país. Y digo que nos hará falta, porque no vimos ni escuchamos durante la campaña en la búsqueda de la presidencia por parte del licenciado Andrés Manuel López Obrador, nada importante o que nos diera algún indicio de que el próximo gobierno, éste sí, volteará la cara al mar y todo el basto recurso que nuestro país tiene en los 3’149,920 kilómetros cuadrados de superficie marítima. Extrañaremos a una aguerrida, decidida y honesta Adriana Luna Parra, para exigir con firmeza al presidente electo y futuro primer mandatario, atienda y resuelva las injusticias que a diario se cometen en contra de la gente de mar, marítimo lector.

México, lo hemos dicho ya muchas veces en este mismo espacio, es un país privilegiado al ser uno de los 20 territorios del mundo con dos salidas a los dos mares más importantes del orbe. Su posición geoestratégica es única en el mundo, y nuestros antepasados, los fundadores de la gran Tenochtitlán, lo sabían al darle el nombre de México, cuya etimología significa, según el doctor Gutierre Tibón en su libro Historia del Nombre y la Ciudad de México, ”el ombligo del mundo” (meztli – xictli – co); así asombraron a los primeros europeos que llegaron al Valle de Anáhuac el 8 de noviembre de 1519, al ver una ciudad flotante sobre cinco lagos, a más de dos mil metros sobre el nivel del mar, y cuyo descubrimiento modificó no solo la economía y el comercio mundial al encontrar una ruta diferente hacia el Oriente, también cambió radicalmente el desarrollo cultural y político, con la Nao de China, estratégico lector.

Lamentablemente, repetimos, el porcentaje de la población mexicana que se ubica en las ciudades costeras no llega a más del 14%, mientras que en el mundo es poco más del 65% de personas viven cerca del mar. La falta de cultura marítima que nos divorcia del mar, se lo debemos a la madrastra España, nos cuenta el doctor José Eusebio Salgado y Salgado, pues ante el talentoso desempeño de los mexicanos en el comercio entre el Lejano Oriente y Europa, el Cabildo metropolitano envió en 1593, una carta al arzobispo de Sevilla alarmadísimo por el “excesivo lucro” que había en el comercio realizado por mexicanos con Holanda, Francia y otros países europeos y el auge con otras colonias a través de la Nao de China. El arzobispo de Sevilla, a su vez, le manda una carta al Rey Felipe II poniéndolo al tanto. Así, el 11 de enero de 1593, se expide una real cédula que establece la prohibición total de los mexicanos indígenas criollos y mestizos, para dedicarse al comercio y transporte marítimo, cabildeado lector.

También hemos señalado, de acuerdo a varias opiniones de expertos documentados, que para atender la problemática del aprovechamiento de los recursos que México puede producir en una extensión de 1’959,375 kilómetros cuadrados de tierra firme, existen muchas secretarias y dependencias gubernamentales que llegan a duplicar funciones, mientras que para casi el doble extensión de mar territorial con que contamos, no existe un sólo organismo que cautele y resuelva la problemática del aprovechamiento de los recursos marinos. Nos hará falta Adriana, ciertamente, para decirle a los nuevos gobernantes que las áreas costeras y marinas proveen a la población humana de servicios ambientales importantes, pues regulan el clima, protegen las costas y el equilibrio químico de la atmósfera, permiten la extracción de petróleo, gas y sal, la flora y la fauna son susceptibles de explotación y, al mismo tiempo, mantienen la diversidad del patrimonio genético y nos brindan un valor estético y recreativo. Sí, nos hará falta Adriana, sobre todo porque vemos a sectores que mediante mentiras y actitudes poco serias, quieren escalar puestos administrativos gubernamentales y creen tener derecho a ello, sin conocer o entender algo de lo que hoy aquí hemos ventilado respecto a los recursos marinos y su explotación adecuada , soberbio lector.

Hasta la próxima, con más del Concepto Integral del Comercio Exterior

elbarlovento@gmail.com

Se invita a los lectores a hacer comentarios y enviarlos a elbarlovento@gmail.com

Todos los comentarios vertidos, se publicarán íntegramente, por lo que se solicita incluir copia de identificación con fotografía, así como dirección de correo electrónico, incluso si solicitan el anonimat

Artículo anteriorLindos deslindes
Artículo siguienteMéxico despliega policías en frontera con Guatemala por migrantes
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí