Incordio y pústula

0
778
sábado, 1 de diciembre de 2018

Columna

Barlovento

por Raúl Hernández Rivera

“Que en toda buena guerra,

es principio militar,

que el que es dueño de la mar

es el dueño de la tierra.

“El Príncipe Constante”

Calderón de la Barca

Finalmente, el ingeniero Héctor López Gutiérrez, Coordinador General de Puertos y Marina Mercante, designó al equipo con el que enfrentará el enorme reto que significa el desarrollo de puertos y marina mercante, en un país en el que 16% de su población habita en las costas, mientras que el 60% de la población mundial vive y se sostiene en la franja costera. Es decir que la selección de sus colaboradores se basó en el programa que ofrece Héctor López en el gobierno entrante de Andrés Manuel López Obrador, para transformar a México, y que expuso en entrevista exclusiva el pasado mes de octubre a El Barlovento, barloventeado lector.

Y mire si no: Claudia Cynthia Sánchez Porras, quien será directora General de Puertos, tiene Maestría en Derecho Portuario, licenciatura en derecho por la Universidad del Valle de México (UVM), así como experiencia de más de 20 años en compañías portuarias nacionales como Grupo TMM y la multinacional SSA México, filial del estadounidense Grupo Carrix, uno de los mayores consorcios especializados en puertos, donde ha liderado áreas jurídicas. Hasta su nombramiento, estuvo a cargo de la Dirección de Relaciones Públicas y Gubernamentales de dicho consorcio. Era Presidenta de la Asociación Mexicana de Infraestructura Portuaria, Marítima y Costera (AMIP), siendo la primera mujer en esa posición, enfatizando la política de equidad de género en el sector,genérico lector.

Por su parte, el ingeniero civil Antonio Moreno Gómez, quien estará a cargo de la Dirección de Fomento y Administración Portuaria, cuenta con 45 años de servicio profesional en el sector marítimo y portuario. Académico por más de 20 años en la UNAM y en la Universidad Iberoamericana. Miembro de Número de la Academia de Ingeniería, fue vicepresidente del Comité Técnico Consultivo sobre Operación portuaria de la Comisión Interamericana de Puertos (OEA), presidente de AMIP y, hasta octubre pasado fungió como director de Operaciones de Hutchison Ports Latin America & Caribbean Division, especializado lector.

En tanto, el capitán de altura, Francisco Javier Fernández Perroni, designado por López Gutiérrez como Director general de Marina Mercante, es egresado de la Escuela Náutica y Mercante de Veracruz en 1976, con grado de oficial y licenciado en Derecho por la UNAM. Desde que egresó de la Náutica, navegó como tercero, segundo y primer oficial en embarcaciones de NAVIMEX, PEMEX y Servicios Marítimos Mexicanos en distintas rutas del Gofo de México, Estados Unidos, Canadá, Centroamérica, Mar Caribe, Sudamérica y Norte de Europa. Fue capitán de puerto en Mazatlán, Sinaloa y Cd. Del Carmen, Campeche. También fue subdirector jurídico en la Secretaría de Energía, director de Asuntos Religiosos en la Secretaría de Gobernación, director jurídico de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y Coordinador de Asesores del titular de esa dependencia, así como presidente del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, abogado postulante en materia civil, laboral y administrativa en temas vinculados a la actividad marítima y portuaria, así como Director Jurídico de “Promotora de Personal Marítimo Mexicano, S.A. de C.V.” (PROPERMAR). Recientemente, fungió como secretario del Cuerpo Consultivo Marítimo Mercante, tribuna desde la cual ha defendido al gremio, experimentado lector.

El ingeniero López ya declaró que las capitanías de puerto deben regresar a la SCT. Pero la pregunta es: ¿podrá el ingeniero López Gutiérrez y su experimentado equipo combatir la problemática, corrupción y pústula en los puertos y marina mercante mexicanos? Ciertamente que ha demostrado prudencia y mesura ante las embestidas del incordio José Francisco Mendoza Sauceda y seguidores, quienes todavía el viernes 30 hacían circular en redes sociales fotografías sin fecha en donde quieren aparentar cercanía con el presidente electo, o los mensajes enviados por el ingeniero Jesús Martínez Sánchez, presidente del Colegio de Marinos de Campeche el 24 de noviembre en el que afirma: “Continuamos trabajando en apego a lo establecido en el estatuto de la Asamblea Nacional de la Marina Mercante, A.C. dirigida por nuestro líder nacional el Cap. Alt. José Fco. Mendoza Sauceda, por instrucciones del presidente electo, Lic. Andrés Manuel…”, o la promesa del capitán Mendoza, de construir un puerto en el campo pesquero, La Reforma, Sinaloa, acompañado de los diputados federales Alfredo Villegas Arreola, del PRI y Fernando García Hernández, de MORENA, entre otras, cargado lector.

¡Y claro! el lector puede pensar que le cargamos la mano al sinaloense, pero no. Porque si de verdad la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, quiere acabar con la corrupción, deberá conocer la enorme podredumbre que hay en el sector, anquilosada, enraizada en todo el sistema de la marina mercante y puertos. Ese fue el argumento que utilizó la administración pasada para trasladar el control de las capitanías de puerto a la Secretaría de Marina Armada de México, pero con pocos resultados. Así lo expuso el ahora director de Marina Mercante, capitán Fernández Perroni, ante diputados de MORENA el pasado 9 de octubre del presente año al externar su preocupación sobre la violencia contra marinos civiles. “Vivimos con mucha inseguridad en toda la actividad marítima”, dijo, “por eso pedimos que la Marina Armada de México realice realmente su función, que es parte de lo que tiene encomendado en su Ley Orgánica. Están formados para ello”. Fernández Perroni agregó que el artículo 129 constitucional establece que en tiempos de paz, las autoridades militares únicamente podrán desempeñar las funciones que tengan estricta relación con la disciplina militar y en este caso estas funciones de registro de embarcaciones, de seguridad industrial de embarcaciones, son atribuciones civiles que no tienen por qué estar un organismo militar como lo es la Armada de México haciendo esas funciones, porque son atribuciones mercantes”, militarizado lector.

El Cap. Faustino Suárez, del Frente Nacional de Marinos Mercantes, por su parte, dijo en la mencionada reunión que “estamos teniendo casos de asalto a las tripulaciones, asaltos a las plataformas. Es muy preocupante”. Agregó que “en situación de peligro, se emite una alerta a las autoridades federales, en este caso a la SEMAR. Sin embargo, han tardado hasta dos horas en llegar; la Marina Armada de México no está cumpliendo con el Código de Protección a Buques e Instalaciones para reforzar la seguridad en la navegación y responder en caso de ataque de ‘piratas’ o terroristas”, incumplido lector.

De que hay corrupción en los puertos y marina mercante mexicanos, la hay, y Mendoza Sauceda es sólo un botón de muestra. Su habilidad para engañar, sorprender, arribar al momento preciso para tomarse la foto, aparentar influencia y estafar y abusar de la confianza de la gente, la utilizó durante la campaña de López Obrador. Así lo hizo en el puerto de Altata (cuando fue capitán de puerto y del que fue dado de baja en 2016), cobrando a los pescadores, empresarios turísticos y pobladores regionales, dinero que no ingresaba a la SCT. Funcionarios, empleados y pescadores locales aseguran que intentó transar a los narcos a los cuales les rentaba la camioneta con radio marina de la Capitanía de Puerto, para facilitar el trasiego de droga en las inmediaciones de Altata, Por eso le pusieron una golpiza al grado de que el narcotraficante lo dio por muerto y le quitó la camioneta, misma que Mendoza nunca pudo explicar por qué no devolvió a la Capitanía. Todo eso está en el abultado expediente con testimonios, pruebas y documentos de sus fechorías el cual existe en la Dirección General de Marina Mercante. Pese a ello fue capaz de inscribirse en diciembre del 2017 antes que el tabasqueño, para concursar por la candidatura a la presidencia de la República por MORENA, temerario lector.

Sólo así se explica que personajes como la diputada Tatiana Clouthier lo hayan defendido. Entrevistada el pasado 30 de octubre por el suscrito, a pregunta expresa de si avalaba las afirmaciones de su paisano, de que él era el “virtual” Coordinador General de Puertos y Marina Mercante, la hija de Maquío, contestó: “Su pregunta es facciosa, yo no doy ni quito nombramientos”. Volví a inquirir: pero desde el 6 de agosto se anunció que el ingeniero Héctor López Gutiérrez se haría cargo de la CGPyMM… y como si estuviera todavía en campaña, la legisladora sinaloense no dejo terminar la pregunta: “eso pregúnteselo a Jiménez Espriú”. Pero el capitán Mendoza miente, insistí. Sin escuchar, la ex coordinadora de campaña de López Obrador, tajante agregó: el capitán Mendoza Sauceda es un tipazo, ayudó mucho en la campaña”, no le puedo decir más. Queda la duda de si la legisladora estaba en contra del nombramiento del ingeniero López Gutiérrez y por eso alentaba a Mendoza Sauceda pese a la serie de mentiras y embustes de su paisano, pues no es creíble que la Tía Taty ignore lo que el incordio Mendoza hace, dice y publica en diferentes medios y redes sociales, faccioso lector.

Varios pescadores, empresarios turísticos y restauranteros del puerto de Altata, Sinaloa, así como funcionarios y empleados de la capitanía de ese puerto, declaran que Mendoza Sauceda mientras fue capitán de puerto “nos cobraba 400 pesos por la actualización de la matrícula y por cada trámite adicional, no nos daba recibo oficial; nos decía: dame el dinero y yo hago el trámite, y para que no desconfíes, te doy recibo. Somos más de 10 mil pescadores, ¿se imagina cuánto dinero se embolsaba? Y nos daba un recibo escrito a mano y firmado por él en una hoja de cuaderno escolar”. Refieren las fuentes que un pescador al buscar la autorización de Mendoza para instalar un restaurante en un catamarán, se quejó de que el capitán le cobraba 75 mil pesos: “recurrió a Manuel Clouthier quien le dijo: mándalo a la chin… no le des nada. Por eso digo que extraña el apoyo de Tatiana. Es un baquetón que hoy quiere representar a la misma institución a la que defraudó hace dos años, como si no existiera un expediente abultado en la Dirección General de Marina Mercante, en donde se consignan las irregularidades. ¿Qué nadie lo puede parar?”, pregunta el informante que pidió el anonimato, ostentoso lector.

Ciertamente nos hubiera gustado que la hábil mujer, quien desbarató a los adversarios de Andrés Manuel López Obrador durante la campaña, nos diera argumentos de peso con los que respaldaba a José Francisco Mendoza Sauceda. Porque no basta “ser un tipazo” y ayudar mucho en la campaña, para dirigir los destinos de la Marina Mercante y de todo el Sistema Portuario Nacional. No basta prometer falsamente “tres millones, 200 mil votos” a favor de MORENA, cuando los egresados de las escuelas náuticas no encuentran trabajo y hay un desempleo grave porque simplemente no hay marina mercante en México. Porque no basta que se haya difundido una fotografía con Ruiz de Teresa, el viernes 9 de octubre afirmando que: “cumpliendo órdenes de nuestro presiente electo #AndresManuelLopezObrador, hoy me reuní con el actual Coordinador General de Puertos y Marina Mercante. La transición se está llevando a cabo de manera respetuosa, ética e institucional”. No basta, repito, para engañar a una legisladora como Tatiana Clouthier Carrillo, desilusionado lector.

Y es que luego de recibir el mensaje con la foto de Mendoza Sauceda con Ruiz de Teresa, nos comunicamos a la oficina de éste último para confirmar dicha reunión. Abraham Velázquez, entonces secretario particular del Coordinador General, nos dijo: “Efectivamente, el señor Mendoza Sauceda pidió una cita con el Coordinador General de Puertos y Marina Mercante a nombre del presidente electo. Como el licenciado Ruiz de Teresa recibe a todo el mundo, aceptó la visita del señor Mendoza Sauceda, quien solicitó información al Coordinador. Como él no es parte del equipo de transición del que tenemos conocimiento, sólo le dedicó 10 minutos, pero no se le proporcionó información alguna”. Nuevamente la pregunta: ¿qué no sabían quién era Mendoza Sauceda? Habrá que sorprenderse, porque Abraham Velázquez afirmó que Mendoza Sauceda ya no era capitán, porque la Dirección General de Marina Mercante lo dio de baja en 2016, y que ya se habían efectuado algunas reuniones con el ingeniero López Gutiérrez, de quien sabían, era el designado para efectuar la transición de la CGPyMM, confirmado lector.

Un funcionario público del jurídico de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, quien también pidió el anonimato, nos dijo que “el sistema es corrupto, porque toda nuestra gestión está enmarcada en leyes y reglamentos, si te sales de ahí, estás incumpliendo, y por lo tanto mereces una sanción. En todos los puertos hay un baquetón como Mendoza. En Altata, toda la gente lo conoce y puede dar testimonio de las fechorías de ésta persona, todo está documentado e integrado en el expediente. En todo el sistema hay muchos casos, se llevan pruebas y documentos al Órgano Interno de Control y no hacen nada. De eso ya está cansada la gente, que no votó por una persona, votó por un cambio y quiere que se acabe todo esto.  La gente que comete delitos, debe estar en la cárcel, y personas como Mendoza deben recibir un buen escarmiento. Uno cumple, hace sus reportes, hace sus formas, lo turnas a los jefes inmediatos y ellos tienen la obligación de llevarlo al Órgano Interno de Control, pero ahí no sé por qué no pasa nada. La corrupción es sistémica. No puede ser que un país tan rico como México, haya más de 50 millones de ciudadanos en la miseria, no puede ser. Para acabar la corrupción, tiene que hacerse desde arriba. ¿Qué pasa en este sistema?, ¿Por qué no lo encarcelaron?, ¿quién lo apoya?; el hilo se revienta por lo más delgado. Es difícil acabar con la corrupción, pero si todos ponemos nuestro granito de arena, podemos lograrlo. La corrupción en SCT, está también en el Órgano de Control, y toda la información que tiene es pública, porque están afectando a la federación. Mendoza ya presume que es asesor de la Comisión de Marina de la LXIV Legislatura, avalado por diputados de MORENA, ¡No es posible! Si la gente votó por un cambio, Mendoza no es la vía, porque este servidor, violó casi todos los artículos de la Ley de Servidores Públicos y su reglamento. Todo está en el expediente y debe salir a la luz pública, para que no se repita el error de contratar los servicios de una persona enferma como lo es Mendoza Sauceda”, contundente lector.

Mendoza Sauceda visitó Altata el 11 de noviembre. Al día siguiente hubo reunión de pescadores. “No lo queremos, y menos si ya tiene un hueso mayor que el de capitán de puerto. Si aquí nos hizo como quiso y quedó impune, con un cargo público mayor, nos va a tratar peor. Varios pescadores refieren que Mendoza tiene una empacadora con más de 100 empleados, el frigorífico “El Capitancito”, con 12 empleados, el hotel “San José Inn” en Aguajito, tres locales en el mercado de Navolato, y otros tres en el de Culiacán. Tiene varios departamentos y casas. Cuando llegó a Altata, no tenía nada. Cuando no teníamos para pagar la matrícula, nos daba facilidades. Pero también podíamos pagarle con pescado o marisco. Cada vez que recibíamos el subsidio de 40 mil pesos que nos da el gobierno, nos cobraba directamente o a través de los presidentes de las cooperativas. Nos decía: lo que les cobro, no es dinero de ustedes, es dinero que les da el gobierno; ustedes no pierden nada. Y es que, el gobierno nos exige la matrícula vigente para que nos gire el dinero. Por eso abusaba Mendoza. Él pensaba que no guardaríamos los recibos que nos daba. ¿Cuál fue su sorpresa que muchos teníamos guardados todos los recibos firmados por él? Y todo está en el expediente, no nos explicamos por qué no lo metieron a la cárcel”, perdonado, pero no olvidado lector.

Lo planteado por el ingeniero López Gutiérrez en la entrevista que nos concedió, refleja un gran conocimiento en ingeniería portuaria y en lo que necesita el país para desarrollar las zonas sus costeras, pero él mismo confiesa no tener conocimiento legal. Habla de que se analizarán las leyes y reglamentos relacionados con puertos y marina mercante. Hombre de edad, es de creerse que apuesta por un proyecto que conoce bien. Sin embargo, los puertos son un eslabón entre el transportes marítimo y terrestre. Obviamente desconoce el andamiaje jurídico del conocimiento de embarque, la carta de porte y el contrato de transporte de carga en ferrocarril. El primer documento no es vinculante con los otros dos y ahí existe una gran problemática. Otro punto que se puede apreciar en sus declaraciones, es la poca información de los orígenes y destinos de las cargas de comercio exterior de nuestro país, pues afirma, al igual que muchos, que el 80% se realiza con Estados Unidos y esto incide en toda la logística del transporte de las mercancías, en la cual, los productores e importadores mexicanos, están a despensas de los comercializadores estadounidenses, dependiente lector.

Un ejemplo es suficiente: el aguacate. Nuestro país ha sufrido restricciones y sanciones injustas por parte del gobierno estadunidense en varios productos y las acciones del gobierno mexicano han estado permeadas por el desconocimiento para la defensa del sector productivo nacional. Básicamente, en nuestro país no hay una cultura de comercialización. Vamos, no hay institución educativa que imparta una carrera de comercialización internacional que se base en las características geoestratégicas que dan ventaja comparativa a los productos mexicanos, por ejemplo. Aunado a lo que afirma el ingeniero López, de que no tenemos una cultura marítima y desarrollo costero, tenemos un panorama poco estudiado y analizado, geoestratégico lector.

Durante más de cuatro décadas, IMPEXNAL, S.A. de C.V. empresa dedicada a la comercialización de productos agropecuarios principalmente, no proporciona un servicio acorde con la cultura del producto mexicano desde un concepto integral. Igualmente, BANCOMEXT y luego ProMéxico, no asesoran al productor correctamente. Por ejemplo, para ofrecer una cotización competitiva al posible comprador, olvidan las ventajas que hay en los puertos. Generalmente, los asesores no promueven el uso del transporte marítimo nacional y tampoco el de los puertos. Simplemente, no hay cultura marítima y por ende, no se favorece el transporte por barco, lo que deja fuera de competencia a la escasa y raquítica marina mercante mexicana. Como las líneas extranjeras tienen mayor cantidad de carga, pueden ofrecer mejores tarifas y un servicio más experimentado en el manejo de contenedores, por eso los “asesores” mexicanos las promueven. Así, poco a poco la marina mercante mexicana, va muriendo. Otro aspecto es, de que muy pocos productores exportan, es decir, hacen una labor de comercialización ofreciendo su producto correctamente en el mercado externo cotizando el transporte, seguro, almacenaje, trámites aduanales, envase, empaque y embalaje de acuerdo a la demanda del consumidor en mercado meta. En el caso del aguacate, el gobierno norteamericano restringió el consumo en su territorio desde 1907. Una pareja de ancianos que llevaba en una canasta, aguacates y tortillas a su hijo que trabajaba de bracero en California, fue detenida al cruzar la frontera, pretextando que en la fruta había gusano barrenador y larvas de mosca. El juez local decretó la prohibición que duró hasta el gobierno de Ernesto Zedillo, maloso lector.

El asunto es que Estados Unidos intentaba desarrollar el cultivo del aguacate en California y el producto mexicano era y es superior en todo. Hasta la fecha, México sigue siendo el mayor productor mundial del mejor aguacate en todo el mundo. Brasil, un competidor serio, produce sólo el 40% del aguacate que nuestro país exporta. Déjeme contarle que llegaban los contenedores refrigerados a las huertas de Uruapan, para llevar los embarques que los brokers estadounidenses comercializaban en Japón, pero salían por Nuevo Laredo y llegaban al puerto de Seatle, Washington, para embarcarse vía marítima a Japón. El camión transportista, debía transitar lo más alejado del estado de California, para “no contaminar” la producción gringa, con un costo altísimo que pagan los japoneses gracias a la labor de comercialización de los brokers de EU. Llegó a darse el caso de salir del territorio nacional por Nuevo Laredo, para dirigirse al puerto norteamericano de Houston, y mandar el producto a Japón, utilizando el Canal de Panamá. El 60% del aguacate que consumía Japón era de origen mexicano, pero ni un solo embarque salía por puertos mexicanos. Aun así, la calidad del producto debida a las propiedades de la tierra, la altura sobre nivel del mar, humedad y condiciones atmosféricas de nuestro país hacían que todos los intentos realizados por el poderoso vecino del norte para producir un mejor aguacate, fracasaron. Hoy la historia es distinta, porque los brokers decidieron introducirlo en el superball y así obtener mejores ganancias, lo que provocó el encarecimiento del producto y la descontrolada ambición de muchos productores mexicanos que llegan a quemar extensas zonas boscosas para producir la fruta, dañando cultivos maderables y especies como la mariposa monarca; un aguacate en Nueva York cuesta dos dólares, pero al productor mexicano le pagan 40 pesos el kilo de producto tipo exportación, injusto lector.

¿Por qué no sale un solo kilo de aguacate por puertos mexicanos hacia Japón, si el puerto de Lázaro Cárdenas está a 167 kilómetros de Uruapan? es la pregunta. Esto nos afecta a nosotros, porque el encarecimiento del producto en el mercado interno es irracional, pese a que la calidad del producto ofrecido en los mercados y centros comerciales de nuestro país, no es la misma que la exportable. Pero… el productor no está retribuido adecuadamente, hay una sobreexplotación de la tierra cultivable y afectación a otras especies agrícolas, silvícolas y fauna en peligro de extinción, monárquico lector.

Todo esto tiene que tomar en cuenta el ingeniero Héctor López, como Coordinador General de Puertos y Marina Mercante en su interesante planteamiento de desarrollo costero, además de la revisión de las leyes y figuras jurídicas trastocadas con desconocimiento como la autoridad marítimo portuaria, y claro, combatir la corrupción que provocan incordios como el multicitado capitán Mendoza Sauceda, de quien por cierto, el Duque de Alba afirma que las singladuras requeridas para conseguir el título de capitán de altura, muchas veces son amañadas. Podría ser, dice nuestro enterado informante, que en una de esas, ni el título sea legal, a lo más que podría llegar el que se auto nombraba “virtual” coordinador de puertos , es a ser sólo un “virtual” capitán de altura, desvirtuado lector.

Hasta la próxima, con más del concepto integral del comercio exterior.

elbarlovento@gmail.com

Se invita a los lectores a hacer comentarios y enviarlos a elbarlovento@gmail.com

Todos los comentarios vertidos, se publicarán íntegramente, por lo que se solicita incluir copia de identificación con fotografía, así como dirección de correo electrónico, incluso si solicitan el anonimato.

Artículo anteriorFarragoso
Artículo siguienteLindos deslindes
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí