Intereses económicos motivan amparos para “frenar” Santa Lucía

Padierna Luna señala que son promovidos por un grupo reducido de personas ligadas al poder empresarial

0
357

Ciudad de México, Palacio Legislativo, a 28 de agosto del 2019. (Notilegis).- La diputada Dolores Padierna Luna (Morena), vicepresidenta de la Mesa Directiva, afirmó que los juicios de amparo “para frenar” el proyecto de construcción del aeropuerto civil-militar Felipe Ángeles (Santa Lucía) son promovidos por un grupo reducido de personas ligadas al poder empresarial, para poner por delante sus intereses económicos sobre los colectivos.

“Por información pública, sabemos que una buena cantidad de esos amparos están siendo promovidos por la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, y por algunos ciudadanos opuestos a la cancelación definitiva del proyecto de Texcoco”, dijo en un comunicado.

En días recientes, el juez Quinto de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México ordenó suspender indefinidamente la terminal aérea de Santa Lucía, en tanto no concluya uno de los seis juicios de amparo que presentó el colectivo #NoMasDerroches y determinó mantener las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, Estado de México.

“Si esos amparos hubieran sido solicitados por organizaciones ambientalistas, colectivos de vecinos de la zona, pueblos originarios o personas que presumieran algún tipo de afectación a sus derechos, estaríamos hablando de un interés legítimo, cuya motivación fuere precisamente someter a un control judicial las decisiones del Ejecutivo”, enfatizó.

Lo cual, -puntualizó- generaría “un verdadero contrapeso en aras de la defensa y protección de los derechos humanos”.

Padierna Luna insistió en que “el supuesto interés legítimo de los promoventes de los amparos no existe; existe más un interés ilegítimo”.

“El Poder Judicial deberá analizar la pertinencia de lo que motiva a los amparistas y salvaguardar los derechos por encima de los intereses de personajes ligados al PRI y al PAN que hoy, ante la incapacidad de constituirse como oposición seria, han optado por una suerte de sabotaje legal contra un proyecto de gran importancia para el país”, subrayó.

La legisladora federal recordó que el concepto de interés legítimo fue introducido en la reforma de junio de 2011, al artículo 107, fracción I, de la Constitución, el cual establece que “el juicio de amparo se seguirá siempre a instancia de la parte agraviada, teniendo tal carácter quien aduce ser titular de un derecho o de un interés legítimo individual o colectivo”.

“Siempre que se alegue que el acto reclamado vulnera los derechos constitucionales y, con ello, se afecte su esfera jurídica, ya sea de manera personal y directa (interés jurídico) o por su especial preocupación frente al ordenamiento jurídico o frente a los actos de la autoridad (interés legítimo)”, explicó.

Detalló que con ello se reconoció la posibilidad de que personas o entidades colectivas acudan a la protección de la justicia federal, invocando un interés legítimo, superior a un interés individual o particular.

El juicio de amparo ha existido como una herramienta de control del poder público y como un contrapeso frente a las actuaciones de la autoridad.

Padierna Luna reiteró que más allá de la figura del juicio de amparo o de la actuación del Poder Judicial, debe quedar clara, frente a la opinión pública, la verdadera naturaleza de los juicios contra la terminal de Santa Lucía: “ninguna otra que la decisión de un grupo que no busca el bienestar común, sino hacer prevalecer sus intereses”.

Artículo anteriorPrioritario, vigorizar la divulgación electrónica de revista “Quórum Legislativo”
Artículo siguienteEn la democracia de cualquier país una mayoría parlamentaria es la que gobierna: Muñoz Ledo
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí