FMI, Banco Mundial, OMS y OMC debaten sobre aceleración suministro y despliegue

Discuten también despliegue de medicamentos contra la COVID-19

0
156

Roma, Italia, a 4 de noviembre del 2021.- Los jefes del Fondo Monetario Internacional, el Grupo Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud y la OMC se reunieron el 30 de octubre en Roma para debatir sobre las estrategias para acelerar el suministro y el despliegue de vacunas contra la COVID-19, en particular en los países de ingreso bajo y mediano bajo. Los jefes de los cuatro organismos, Sra. Kristalina Georgieva (FMI), Sr. David Malpass (Banco Mundial), Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus (OMS) y Dra. Ngozi Okonjo-Iweala (OMC), cuyo encuentro coincidió con la celebración de la cumbre del G20, hicieron pública una declaración conjunta en nombre del Grupo de Trabajo Multilateral de Líderes.

Declaración conjunta

“El lanzamiento mundial de las vacunas COVID-19 está muy desviado, lo que resulta en una marcada divergencia entre los países ricos y pobres. De los 7 mil millones de dosis de vacunas administradas en todo el mundo, solo 35 millones de dosis, o el 0,5%, se han administrado en personas de bajos ingresos. En las economías avanzadas, más del 60% de la población está completamente vacunada, y algunos reciben ahora vacunas de refuerzo, mientras que menos del 2% de la población de los países de bajos ingresos está completamente vacunada.

La pandemia sigue siendo el mayor riesgo para la salud económica y su impacto se ve agravado por el acceso desigual a vacunas, pruebas, tratamientos y EPP. Es por eso que debemos alcanzar los objetivos globales de vacunar al menos al 40% de las personas en todos los países para fines de 2021 y al 70% para mediados de 2022. Pero todavía estamos atrasados: unos 82 países, la mitad de los cuales están en África, no están en camino de cumplir el objetivo de 2021. El suministro inadecuado de vacunas es el principal problema de estos países, que se encuentran al final de la cola del suministro de vacunas. Se necesitan casi 500 millones de dosis más solo en los países de bajos ingresos antes de fin de año para alcanzar el objetivo del 40%.

Para poner fin a la pandemia y apoyar una recuperación de base amplia, el G20 debe:

Acelere las donaciones de dosis existentes a COVAX, prometa otras nuevas y proporcione una mayor visibilidad de los programas de entrega;

Ejecutar grandes intercambios de programas de entrega a corto plazo con AVAT, COVAX y contratos bilaterales mucho antes de que expiren las dosis (como el reciente anuncio entre Moderna, la Unión Africana y los EU para poner las dosis a disposición de África);

Eliminar las restricciones a la exportación de vacunas e insumos críticos; y

Ponerse de acuerdo sobre evaluaciones políticas periódicas de alto nivel para generar responsabilidad colectiva para poner fin a la pandemia.

Al mismo tiempo, los países deben estar preparados y ser capaces de desplegar vacunas cuando lleguen. Los datos publicados en el sitio web del Grupo de Trabajo muestran muchos ejemplos de países de ingresos bajos y medianos bajos que están administrando dosis de manera eficaz. Continuamos monitoreando y ayudando a abordar los cuellos de botella logísticos, relacionados con la fuerza laboral y otros en el terreno, y preparamos a los países para el despliegue de vacunas.

El comercio tiene un papel fundamental para garantizar la ampliación de la producción de vacunas y el acceso a bienes e insumos críticos relacionados con la salud. Continuamos trabajando con los países para abordar las barreras financieras, comerciales y regulatorias que imponen limitaciones al suministro y la entrega equitativa de vacunas. Con la 12ª Conferencia Ministerial de la OMC acercándose a finales de noviembre, instamos encarecidamente a sus miembros a garantizar que el sistema multilateral de comercio respalde plenamente los esfuerzos para abordar las pandemias actuales y futuras.

Ahora se necesita una acción urgente, especialmente por parte del G20. No actuar podría significar que COVID-19 tendrá un impacto prolongado en el mediano plazo, lo que podría reducir el PIB mundial en un acumulado de $ 5.3 billones durante los próximos cinco años y provocar la pérdida de cinco millones de vidas adicionales “.

Fuente: OMC

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí