“Programas Prospera y Comedores comunitarios desaparecieron porque no cumplían su objetivo”

María Luisa Albores asegura que los recursos para las pensiones de adultos mayores en 2020 estarán garantizados y serán del orden de 120 mil mdp

0
321

Ciudad de México, Palacio Legislativo, a 22 de octubre del 2019.-  La titular de la Secretaría de Bienestar, María Luisa Albores González, explicó a la Cámara de Diputados que los programas sociales denominados Prospera y Comedores comunitarios desaparecieron porque no cumplían su objetivo.

Durante su comparecencia ante el Pleno cameral, con motivo del análisis del Primer Informe de Gobierno del Ejecutivo federal, la funcionaria indicó que Prospera recibió 434 mil 274 millones de pesos, pero “tuvo escasos avances” en el combate a la pobreza.

Comentó que el número de personas en pobreza, al final del sexenio del expresidente Ernesto Zedillo Ponce de León, era de 48 millones, sin embargo, al término de la gestión del expresidente Enrique Peña Nieto aumentó a 53.4 millones.

En el caso de Comedores comunitarios, creados en el marco de la llamada Cruzada Nacional contra el Hambre, Albores González señaló que no cumplían con su objetivo de atender a la población con carencia de alimentos y/o con pobreza extrema alimentaria.

“De los 5 mil 474 comedores comunitarios que existían en 2018, la mayoría, más de 4 mil, estaban concentrados en cinco estados sin alto índice de carencia alimentaria y dejando a 27 estados prácticamente sin cobertura”, expuso.

“En 2016 la Auditoría Superior de la Federación señaló que el programa solo atendía el 8.2 por ciento de personas en condición de pobreza extrema alimentaria”, refirió.

La funcionaria agregó que los beneficiarios tenían que pagar una cuota de 10 pesos, lo cual cubría casi la totalidad del costo de los alimentos que era de 12.29 pesos por persona. “Entonces, eran 2.29 pesos lo que realmente se ejercía”.

Respecto a los recursos para el programa de pensiones para personas adultas mayores, aseguró que estarán garantizados para 2020 y serán del orden de 120 mil millones de pesos.

“Hasta el cuarto bimestre del 2019 tenemos a 8 millones 38 mil 228 personas adultas inscritas a este programa, lo que representa un 94 por ciento de la meta, y se han ejercido 91 mil 401 millones 300 mil 370 pesos”, comentó.

“De 2018 a 2019 se han incorporado 3.2 millones de adultos mayores, lo que representa un incremento del 64 por ciento. La meta es llegar a 8.5 millones de personas en 2024, de acuerdo a las estimaciones del Consejo Nacional de Población, con un incremento anual de tres por ciento del presupuesto para el programa garantizamos la cobertura”, añadió.

Explicó que los pagos son dispersados con ayuda del Banco de Bienestar, antes Bansefi, y se efectúan una vez que tienen registro de que la tarjeta ha sido entregada al beneficiario.

“En la Ciudad de México se están haciendo pagos retroactivos a los adultos mayores que ya estaban incorporados anteriormente a un padrón universal que fue trasladado a la Secretaría”, señaló.

“En caso de que los adultos mayores no hayan acudido a cobrar su pago en un periodo, se les reexpide y cobran dos bimestres en una sola exhibición”, abundó.

En cuanto a la actualización y depuración del padrón de beneficiarios por fallecimientos, dijo, hay dos estrategias:

“Por un lado, se hacen confrontas de los datos del Registro Nacional de la Población cada dos meses y de institutos de registro civil de los estados cada mes, a través de notificaciones a las delegaciones estatales de programas de desarrollo.

“Por otro lado, contamos con las notificaciones de familiares, ya que solicitan los pagos de marcha o del último pago en el que tienen derecho por ser beneficiarios de este programa”, finalizó.

Artículo anteriorRechazan en Comisiones impuesto al agua en el campo y regularización de autos “chocolate” en la LIF 2020
Artículo siguienteAvala Senado prohibir condonación de impuestos
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí