Industria y Senado firman Acuerdo Nacional por una Nueva Economía del Plástico

El convenio busca establecer compromisos para la reducción de residuos plásticos. México genera 117 mil toneladas de desperdicios diariamente, de los cuales el 70 por ciento destruye el ecosistema.

0
403

Ciudad de México, a 5 de diciembre de 2019.-  Las principales empresas de la industria productora de plástico en México firmaron el Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico, pacto por el que se comprometen, junto con el gobierno federal, el Poder Legislativo y la sociedad civil a reducir la producción de un solo uso y dar mayor impulso al reciclaje.

El presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, Ricardo Monreal Ávila, señaló que México debe pasar de una economía lineal, en la que se extrae, transforma, vende y desecha toda clase de productos; a una economía circular, a partir de la cual se preserve, economice, recicle, repare y reutilice esos mismos recursos para producir otros.

El también coordinador del Grupo Parlamentario de Morena indicó que el desarrollo de cualquier actividad económica que contemple la producción o el consumo de bienes y servicios genera residuos, los cuales al no ser gestionados adecuadamente terminan provocando un impacto negativo en el medio ambiente.

Informó que en el mundo, se extraen 60 mil millones de toneladas de materia prima para la fabricación de diversos productos al año, de los cuales, la mitad no se regenerarán. Además, agregó que México fue el primer generador de basura en América Latina durante el 2018, con un promedio de producción de 1.16 kg al día por habitante, lo que equivale a 117 mil toneladas de residuos a nivel nacional diariamente.

El legislador detalló que el 70 por ciento de dichos residuos termina en nuestros ríos, mares, selvas y bosques destruyendo el ecosistema. “Estamos viviendo por encima de los límites del planeta”, sentenció.

Esta situación, consideró, exige tomar acciones concretas, imaginativas e innovadoras. Dijo que las prácticas deben cambiar, por lo que debemos transitar a un modelo dentro del cual no se comprometa los recursos de las generaciones futuras.

Invitó a las fuerzas políticas y sociales del país, así como al sector empresarial, a sumarse y enriquecer este proyecto. “Todos tenemos un objetivo en común, frenar la destrucción de los ecosistemas”, apuntó.

Monreal Ávila dijo que se deben escuchar todas las voces para construir juntos un México sustentable y responsable en materia ambiental. En ese sentido, reconoció la labor de las empresas firmantes, quienes, en lugar de cerrarse, están dispuestas a buscar soluciones. “Es mejor trabajar con ellas, que trabajar en confrontación constante”, subrayó.

El senador Jorge Carlos Ramírez Marín, uno de los impulsores de este acuerdo, señaló que este documento no es el final del camino legislativo sobre el plástico. Todavía tenemos que trabajar muchas cosas más, como la coordinación interinstitucional y la responsabilidad. No pensamos renunciar a esa tarea, afirmó.

Indicó que este acuerdo tampoco es el límite de lo que se puede hacer, al contrario, “es el material de base, a partir del cual vamos a poder evitar, conjuntamente, la contaminación de ríos, mares y carreteras”.

El legislador del PRI reconoció que no se trata de la única solución, pero sí “una de las mejores soluciones que se han implementado al respecto”.

El Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico, fue suscrito por senadores de la República, empresas, organizaciones de la industria del plástico, organizaciones sociales y representantes de la administración pública federal.

Artículo anteriorDesigna Senado a Margarita Ríos-Farjat como ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación
Artículo siguienteTipifican como delito las lesiones contra la mujer en razón de su género
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí