Guadalupe Almaguer llama a atender deserción educativa de manera integral y con perspectiva de género

• Señala que 1.4 millones de estudiantes no regresarán a clases para el ciclo 2020-2021, de acuerdo con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo

0
225

Ciudad de México, Palacio Legislativo, a 4 de agosto del 2020 (Notilegis).- La diputada Guadalupe Almaguer Pardo (PRD) llamó a las autoridades educativas del país a atender la situación, de manera integral y con perspectiva de género, referente a los 1.4 millones de estudiantes que no regresarán a clases para este ciclo 2020-2021, como lo estima el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Dicho estudio ha proyectado que 800 mil estudiantes abandonarían la escuela en su paso de secundaria a preparatoria; 593 mil desertarían de sus estudios universitarios y 38 mil 567 sus estudios de posgrado, compartió la legisladora por medio de un comunicado.

“Esta situación es preocupante y desalentadora, respecto a la disminución de la brecha de pobreza y género, porque la deserción escolar tendrá un impacto específico en las niñas y adolescentes, que debido a una carga social y cultural de ayudar con las labores domésticas y de cuidados, son las que más riesgo corren de pausar por tiempo indefinido o abandonar su proceso educativo”.

Mencionó que los efectos de la emergencia sanitaria en los ámbitos político, económico y social, deberían sensibilizar al gobierno de la importancia de instrumentar estrategias integrales y política públicas con perspectiva de género; siendo la política educativa una prioridad, debido a que los obstáculos que enfrentan las niñas y adolescentes para acceder a la educación, se han agravado con la pandemia.

Almaguer Pardo comentó que 44.3% de los hogares en México cuenta con equipo de computación, y únicamente 56.4% con conexión a internet; siendo considerablemente menores las cifras en el ámbito rural.

La apuesta de la Secretaría de Educación Pública de un regreso a clases con modalidad a distancia, a través de la televisión y medios digitales, vuelve a poner en el centro del debate la urgencia de un ingreso mínimo vital para las familias mexicanas. La brecha de desigualdad entre géneros puede acortarse si las niñas, adolescentes y mujeres tienen acceso a la educación y permanecen en ella, por lo que urge una estrategia integral con perspectiva de género que garantice sus derechos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí