La presidencia de Biden podría remodelar el sector energético de EU

Una turbina eólica Proyecto piloto de dos turbinas Coastal Virginia Offshore Wind (CVOW) de Dominion Energy. Se anticipa que el parque eólico, actualmente en su fase de prueba, será el primer proyecto eólico operativo y totalmente autorizado en aguas federales de los EU, que entregará 12 megavatios de energía limpia a los clientes en Virginia. Foto: Dominion Energy

0
63

Washington, Estados Unidos, a 9 de noviembre del 2020.– La victoria de Biden podría terminar remodelando el sector energético de Estados Unidos en los próximos años, aunque el presidente electo puede tener un espacio limitado para maniobrar dado ese control del Senado aún no está claro.

El presidente electo se ha comprometido a gastar billones de dólares para acelerar la transición de los combustibles fósiles, reducir las emisiones y frenar el cambio climático. Biden también ha prometido prohibir el nuevo fracking en tierras federales, lo que podría intentar lograr mediante una orden ejecutiva. Tal medida limitaría las operaciones de las empresas de esquisto en varios estados, incluido Nuevo México.

Gas de petróleo

La victoria electoral de Biden se suma a los obstáculos que enfrenta la industria del petróleo y el gas, ya golpeada por una caída de la demanda en medio de la pandemia. Se espera que el demócrata bloquee nuevos permisos de perforación en tierras federales, algo que podría hacer a través de una orden ejecutiva. Su medida para reprimir las emisiones de la industria revertiría la relajación de la regulación ambiental por parte de la administración Trump y probablemente aumentaría el costo de producción, transporte y procesamiento de hidrocarburos. El objetivo de Biden de una red eléctrica 100% limpia para 2035 podría reducir la participación del gas natural en la generación de energía, y su objetivo de impulsar las ventas de vehículos eléctricos erosionaría la demanda de gasolina y diésel.

Sin duda, la propuesta de Biden de frenar la producción en tierras federales podría tener un efecto positivo en los precios al recortar la expansión de la oferta. El gasto de estímulo para reactivar la economía también podría impulsar la demanda de combustibles fósiles a corto plazo.

Exportaciones de GNL

El plan climático de Biden no menciona el gas natural licuado. Aún así, la construcción de nuevos gasoductos y terminales de GNL en los EU, que ha surgido en los últimos años como un importante exportador mundial de GNL, podría enfrentar un mayor escrutinio si Biden pudiera formar una mayoría demócrata en la Comisión Federal de Regulación de Energía. que supervisa la construcción de infraestructura energética.

Los exportadores de GNL de EU podrían eventualmente beneficiarse de una manera bajo la administración de Biden: si su administración tiene éxito en sus esfuerzos por reducir las emisiones de los campos de esquisto de Estados Unidos, eso puede atraer compradores preocupados por el clima en Europa. De manera similar, un deshielo en las relaciones entre Estados Unidos y China podría dar a los exportadores estadounidenses un mayor acceso a un importante mercado mundial.

Renovables

La presidencia de Biden podría impulsar el crecimiento de la electricidad limpia en Estados Unidos. Durante la campaña, dijo que su objetivo es eliminar las emisiones de carbono del sector energético para 2035.

El interés de los inversores por las acciones y tecnologías ecológicas ha aumentado recientemente. Entre las cosas que impulsan el crecimiento: la creciente demanda de los propietarios de baterías y energía solar en los techos en medio de apagones por huracanes e incendios forestales y un creciente apetito por inversiones ambientales, sociales y de gobernanza, o ESG. La energía eólica y solar ya son las fuentes eléctricas más baratas en muchos mercados.

Carbón

Es probable que la victoria de Biden acelere el declive del carbón. La demanda se ha desplomado a medida que los servicios públicos continúan cambiando a gas natural y energías renovables más baratos y más limpios, y el llamado de Biden a una red eléctrica libre de carbono dentro de los 15 años dejará poco espacio para el combustible fósil más sucio. Trump prometió durante la campaña de 2016 revivir la industria y, una vez en el cargo, revocó numerosas regulaciones ambientales para ayudar a los mineros. Pero sus esfuerzos hicieron poco por contrarrestar un declive impulsado por fuerzas inexorables del mercado. El carbón representará alrededor del 19% de la electricidad estadounidense este año, frente a más de la mitad en 2006.

USMCA

Una victoria de Biden puede presionar al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para que frene su agenda energética nacionalista. López Obrador ha avivado las tensiones entre los socios comerciales al detener proyectos de energía extranjeros, incluida la suspensión de subastas competitivas de petróleo y electricidad, pedir a los reguladores que dejen de emitir nuevos permisos y anunciar que puede cambiar la constitución para revertir las privatizaciones energéticas de su predecesor. El mes pasado, un grupo de senadores estadounidenses le escribió a Trump, un aliado de López Obrador, diciendo que las acciones de México “socavan el espíritu” del acuerdo comercial USMCA que cubre a Estados Unidos, México y Canadá.

Etanol

Una victoria de Biden podría significar un alto a la concesión de exenciones de refinería por parte de la Agencia de Protección Ambiental para el Estándar de Combustibles Renovables de EU, lo que a su vez podría ayudar a estabilizar los precios y la demanda de combustibles hechos de maíz y soja. El RFS también se reiniciará para el uso de biocombustibles en 2023, lo que significa que la EPA ayudará a decidir cuánto etanol y biodiesel se mezclan con combustibles a base de petróleo en los EU Biden podría mantener los objetivos de mezcla cerca de los niveles actuales o aumentarlos para evitar que las plantas cierren. incluso cuando su administración busca alejarse de una flota de vehículos a base de petróleo.

Fuente: gCaptain

Artículo anteriorDescubren granero de 2,000 años de antigüedad en Mongolia Interior
Artículo siguienteDirección General de Autotransporte Federal trabaja en atención a rezago en trámites
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí