OIT advierte sobre desajustes entre educación y mercado laboral

Aboga por un entorno laboral seguro y protegido

0
73

Ginebra, Suiza, a 21 de septiembre del 2021.- La Organización Internacional del Trabajo (OIT) afirmó hoy que sólo alrededor de la mitad de los trabajadores en 130 países ocupan puestos correspondientes a su nivel de educación, el resto está sobreeducado o infraeducado para su empleo.

Pese a los esfuerzos por mejorar el nivel educativo de las personas en todo el mundo, los avances en el aumento de los niveles de escolaridad, especialmente entre las mujeres y las niñas, no se traducen en las correspondientes mejoras en los resultados del mercado laboral, precisó un informe sobre el tema.

Al mismo tiempo, muchos empresarios afirman tener dificultades para encontrar empleados con las competencias que necesitan para ampliar su negocio e innovar con éxito, un fenómeno que señala una importante desconexión entre la educación y el mundo del trabajo, explicó la estadística superior de la OIT Valentina Stoevska.

De acuerdo con el estudio tanto la infraeducación como la sobreeducación reflejan un uso inadecuado del capital humano y, si son persistentes, estos desajustes pueden suponer un elevado costo económico y social para los trabajadores, los empresarios y la sociedad en su conjunto.

Para respaldar las políticas encaminadas a reducir esos desequilibrios es necesario evaluar en qué medida la instrucción de los empleados se corresponde con el nivel que exigen sus puestos laborales, y también comprender las causas y las consecuencias de una educación suficiente o insuficiente entre los distintos grupos poblacionales.

Esta información es esencial para la planificación macroeconómica, el desarrollo de los recursos humanos y la formulación de políticas adecuadas, afirma el texto.

La OIT plantea que en la mayoría de los países existe una discrepancia significativa entre la proporción de trabajadores con estudios superiores y los puestos que requieren ese nivel, en particular en las naciones de bajos ingresos, lo cual demanda acciones para elevar el nivel de educación de quienes ocupan plazas altamente cualificadas.

Agrega el informe que los asalariados tienen más probabilidades de ser emparejados que los autónomos.

Director general de OIT aboga por un entorno laboral seguro y protegido

Por su lado, el director general de la OIT, Guy Ryder, afirmó hoy en el XXII Congreso Mundial sobre Seguridad y Salud en el Trabajo realizada en Ottawa, Canadá, que el compromiso es lograr cero lesiones, enfermedades y muertes en el entorno laboral.

Al intervenir en el evento, el máximo representante de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) dijo que el futuro del empleo que necesita la humanidad es con protección para todos, de ahí el llamado a la acción global centrada en la recuperación humana inclusiva, sostenible y resiliente.

Ryder comentó que la crisis de la Covid-19 ha tenido un efecto devastador en el mundo del trabajo, golpeando a los más débiles y vulnerables y con un mundo más desigual, por lo que el impacto es profundo y a veces brutal.

Frente a esa realidad, ahora más que nunca es necesaria la cooperación entre los gobiernos y las organizaciones de los trabajadores y empresarios sobre la base de la justicia social, significó.

Del 20 al 23 de septiembre, responsables políticos de alto nivel, trabajadores, empleadores, activistas, expertos y responsables de la toma de decisiones de 125 países analizan cuestiones críticas de seguridad y salud en el trabajo.

La cita, que se realiza por primera vez en Canadá, tiene como temas principales las innovaciones para abordar los históricos retos de seguridad y salud, implicaciones del cambiante mundo del trabajo sobre la seguridad y la salud laboral y el fomento de una cultura de prevención.

Un reciente informe de la OIT y la Organización Mundial de la Salud mostró que las enfermedades y los traumatismos relacionados con el empleo provocaron la muerte de 1.9 millones de personas en 2016, la mayoría causadas por enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

La investigación tuvo en cuenta 19 factores de riesgo ocupacional, como la exposición a largas jornadas laborales y la exposición en el lugar de trabajo a la contaminación del aire, a asmágenos, sustancias carcinógenas, riesgos ergonómicos y al ruido.

El elemento principal fue la exposición a largas jornadas laborales, que estuvo vinculada a unas 750 mil muertes.

Fuente: Prensa Latina

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí