México debería explorar apoyos a empresas: Cepal

Es importante también hacer un “pacto empresarial más solidario”: Bárcenas Comercios de la CDMX han cerrado durante la crisis sanitaria por Covid-19. Foto Cristina Rodríguez

0
91

Ciudad de México, a 21 de mayo del 2020.- Si bien México, al apuntalar el ingreso de los más vulnerables, ha tomado una ruta distinta a la de crisis previas para contener el impacto económico, “sí sería importante explorar el apoyo a las empresas para mantener el tejido productivo”, declaró Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

En este contexto, tan importante es dar protección a los más pobres como hacer un “pacto empresarial más solidario” para proteger el empleo dado que el “trabajo decente es la única alternativa para combatir la desigualdad”, dijo en videoconferencia de prensa, desde Santiago de Chile, para presentar el reporte “Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe”, enfocado en la pandemia de Covid-19 y elaborado con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

 “No hay dilema entre las políticas hacia empresas y hacia trabajadores. Lo que sí es necesario es que si una empresa recibe algún tipo de ayuda debe mantener el vínculo”, declaró Bárcena a propósito de una recomendación de política pública para toda América Latina, Por su parte, Vinícius Pinheiro, director regional de la oficina regional para América Latina y el Caribe de la OIT, subrayó que “sin empresas no hay empleos”, pero los apoyos deben enfocarse en las unidades económicas pequeñas y medianas.

Según el reporte, México después de El Salvador encabeza entre los países donde una mayor proporción de empleos están en alto riesgo por la pandemia de Covid-19. En toda América esta proporción alcanza a 42.4 por ciento de los trabajadores.

La región, coincidieron tanto Bárcena como Pinheiro, arrastra “condiciones crónicas de inseguridad económica”, la desocupación fue de 8.1 por ciento en 2019 y pasaría a 11.5 por ciento nen 2020 Además de grados de informalidad en 54 por ciento e la población y en el segundo trimestre del año se estima que las horas de trabajo caigan 10.3 por ciento, lo que equivale a 31 millones de empleos a tiempo completo.

No hay estimados de cuándo se recuperarán los niveles de empleo previos a que llegara la pandemia de Covid-19 en la región. La única certeza es que se agravarán las condiciones crónicas de inseguridad económica en la región, expusieron ambos directivos. “Hay mucha incertidumbre. De una cosa estamos seguros. Vamos a salir más pobres, más desiguales, con menos empleos, con más deuda y con menos salud”, resumió Pinheiro, él desde Lima, Perú.

Ambos sostuvieron que la situación tiene agravantes en el caso de las mujeres, con una condición de mayor desempleo e informalidad que los hombres, así como en grupos vulnerables ya sea por su condición indígena o por ser migrantes.

“El mundo de trabajo no será el mismo” y en ese orden se requiere poner los mecanismos para garantizar la salud de los trabajadores, desde el teletrabajo, barreras de separación y ventilación, redistribución de la disposición del lugar de trabajo y entrada y salidas escalonada, recalcó, Pinheiro.

Además se prevé que Covid-19 sea un catalizador de las formas de trabajo, que se invierta en robotización y digitalización, por lo que América Latina también debe buscar el desarrollo de actividades vinculados a ello y por otro que requieran una mayor fuerza de trabajo como la tecnología derivada del litio.

Mientras tanto, “esta recuperación va a ser muy lenta por miles de razones. Mientras no exista una vacuna como bien público global (…) No va a haber una vuelta a la normalidad como la conocíamos antes”, dijo Bárcena.

Fuente: La Jornada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí