Soy egresado de la Universidad del Mar; pero tuve que estudiar 5 años para titularme

Siempre hay lugar para los que aman el mar En mi opinión, 50% de práctica y 50% de teoría es lo más indicado para esta profesión.

0
252

Por Raúl Hernández Rivera

Mazatlán, Sinaloa, México, a 6 de enero del 2020.- Parado frente al timón de su embarcación, con más de 1.90 de estatura y toda la pinta de marino, el corpulento capitán José Meza dice a elbarlovento: Soy egresado de la Universidad del Mar. Desde muy chico vine a trabajar a esta empresa, me dieron la oportunidad y ahora soy Capitán de Altura. Para navegar y obtener mi título, tuve que apegarme a instituciones de capacitación durante cinco años y aquí estoy.

Muchas veces el individuo que tienen el deseo de salir adelante y superarse es importante, siempre hay lugar para los que aman el mar, nos dice el Cap. Meza.

Yo que soy de escuela de mar he tenido la experiencia de trabajar con elementos egresados de la Escuela Náutica Mercante de Mazatlán (ENMM) y he mirado egresados con gran aprendizaje teórico. Así es como dan su primer paso al salir de la escuela.

El segundo paso es hacer su año de prácticas abordo de las embarcaciones para complementar su desempeño, experiencia y aprenden muy rápido por la formación teórica.

Repito, siempre hay lugar creo yo, para aquellos que tienen el amor por el mar

Con pena le digo que desconozco la manera de llevar el sistema de educativo dentro de las instalaciones, no podría dar ideas y planteamientos. Tuve contacto con un egresado de la ENMM veo que como egresado si tiene las respuestas correctas ya que el vio durante su trayecto de estudios las ideas y cambios que pudieran mejorar la preparación de los alumnos.

Los alumnos tanto oficiales de máquinas y cubierta, son recibidos para realizar su año de prácticas o singladuras para prepararse y realizar su titulación. En mi opinión salen con muy buenas bases de navegación teórica, al momento de realizar sus prácticas llenas esa formación.

Aquí en la empresa (Pesca Azteca), casi todos los capitanes y maquinistas, podría afirmarle, son egresados de las náuticas, ya sea Mazatlán o Tampico.

La decisión de estar en otra empresa ya es dependiendo de la persona y sus metas y el desarrollar los conocimientos depende ahora sí, de la capacidad de cada alumno.

No me considero capas de impartir clases. Si a mí en lo personal me invitarían a impartir una clase más bien sería impartir consejos para formar un carácter de marino porque una cosa es salir de una escuela náutica y jamás haber estado dentro del mar son vivencias muy diferentes como le dije, ser hombre de mar se nace el gusto porque he tenido la experiencia de ver egresados que una vez que pasan tiempo en el mar toman la decisión de ver qué no son para eso y toman otras actividades.

Definitivamente la teoría y la practica son fundamentales para un alumno de escuela su formación sería completa y más preparada. En mi opinión, 50% de práctica y 50% de teoría, es lo mejor para aprender a navegar.

Por otro lado, creo que sería la misma institución la que agregue y actualice sus planes de estudio debido al avance tecnológico de las nuevas embarcaciones para su manejo marítimo., Radares, sistemas de comunicación, etc.

Insisto, respecto a la teoría y práctica sería 50% y 50%, combinando ambos porcentajes para un buen equilibrio y una formación totalmente completa.

Mi formación, de la escuela de mar, adverso a la escuela como la ENMM, mi evolución desde joven he aprendido el conocimiento de cada área de un barco con la práctica. Pero para ser capitán tenía el conocimiento práctico, pero también me fue muy importante la teoría para completar y tener una formación eficaz con todos los conocimientos necesarios requeridos para ser posible el capitán que hoy soy.

El estar internados en la escuela es mucho mejor para formar un carácter. Prácticamente los prepara para vivir aislados en el mar por periodos de tiempo. Sin esa formación, muchos alumnos desertan de sus estudios, porque no soportan el encierro.

Finalmente, le comunico que para poder navegar y obtener mi título de Capitán de Altura, tuve que apegarme instituciones de capacitación durante 5 años.

Ahora falta tener más cultura marítima.

Artículo anteriorOrigen de estudiantes de las tres escuelas náuticas del país
Artículo siguienteLa transición de la Marina Mercante a SEMAR, no representa ningún problema: Cap. Osuna
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí