Otro asalto de piratas en aguas del Golfo de México; el Buccaneer, a cinco millas de Dos Bocas

La tripulación se encerró en el departamento de máquinas y puente. La gente de mar está expuesta pues por ley no puede portar armas para defenderse. Elementos de la SEMAR tardan hasta dos horas en llegar al incidente

4
1453

Por Raúl Hernández Rivera

Ciudad de México, a 16 de abril del 2020.- Localizado a 18°29’.273 grados Latitud Norte y 93°29.646 Longitud Oeste, frente a las costas de Tabasco y a cinco millas del puerto de Dos Bocas, el barco Buccaneer de bandera mexicana fue asaltado por cinco hombres con armas cortas que iban a bordo de una lancha con motor fuera de borda, abordaron la embarcación por estribor, sin dificultad ni oposición para efectuar el atraco.

Ante una situación de asalto, los protocolos de los marinos civiles no incluyen hacerles frente a los piratas con armas, sólo pueden intentar evitar el abordaje, y cuando no lo logran, resguardarse en un sitio preestablecido de su embarcación y esperar hasta que los piratas se vayan.

Generalmente no roban muchas cosas, sólo las pertenencias de la tripulación, la lap top del puente de mando y algún equipo no muy pesado, pues no traen grúa y su embarcación es pequeña y ligera para poder escapar sin que los atrapen.

Al enorme riesgo de ser contagiado por el COVID-19, la gente de mar está indefensa, literalmente.

Ahora hay que agregar los asaltos con violencia que, como epidemia, se han incrementado en los últimos días en las costas del Golfo de México, específicamente cerca de la Sonda de Campeche.

Antes de resguardarse, uno de los marinos del Buccaneer dio aviso a Control Marino, quien a su vez llamó a la Armada para su conocimiento.

Poco pueden hacer las autoridades para evitar estos asaltos, pues la vigilancia en el mar es tan costosa como inútil, pues se necesitarían muchas patrullas para persuadir a los malhechores quienes sólo esperan a que pase la patrulla para cometer el asalto.

Por otro lado, las empresas navieras pierden mucho dinero, y no tanto por lo que se roban, sino porque tienen que parar sus actividades para tramitar el papeleo en cada asalto. La operación de un barco como el Buccaneer, tiene un costo de 35 mil dólares diarios aproximadamente, algo así como 1,500 dólares por hora.

Si el evento duró una hora, y reestablecer la actividad llevó tres o cuatro horas más, entre que llega la Armada y efectúa la inspección de rigor, y luego la tripulación regresa a la normalidad, ya se perdieron seis o siete horas, que tienen un costo para el naviero de más de 10 mil quinientos dólares o más.

Buccaneer, asaltado ayer

Por otro lado, no está regulado que el personal de un barco pueda estar armado abordo. Por eso los piratas suben todas las veces que quieran. En los protocolos de protección no se puede hacer frente a los piratas.

Ante esta incongruencia, no hay quien levante la voz para la elemental protección de vidas humanas y la disminución de la delincuencia, que en estos momentos incrementa sus acciones delictivas.

Los legisladores, funcionarios de los tres niveles, estudiosos, incluso las propias navieras callan por omisión y desconocimiento.

¿Qué sabe el director general de Marina Mercante de ésta problemática, si nunca tripuló una embarcación?, se pregunta un capitán de altura que pide el anonimato.

“Se le ha buscado en las últimas dos semanas para proponerle acciones efectivas a fin de proteger a las tripulaciones que no pueden parar su actividad porque son parte de la cadena de suministros que mueve la industria, pero no contesta su celular, como tampoco se le encuentra en su oficina.

“En pocas palabras, el capitán y licenciado Fernández Perroni no tienen ni idea de lo que nosotros enfrentamos día con día, porque él nunca ha navegado tripulando un barco, ¿qué va a saber de los protocolos necesarios en la protección de la vida humana en el mar?

“Se supone que la Sonda de Campeche es un lugar dedicado a la explotación de hidrocarburos, y eso es seguridad nacional. Hay un decreto de que toda el área está reservada, no pueden estar embarcaciones pesqueras, por ejemplo, y los asaltantes las utilizan para abordar nuestras embarcaciones, pero nadie dice nada.

“Está hiriendo a marinos mercantes, ya van cuatro esta semana… ¿cómo parar esto? Hay que revisar protocolos…

“Habrá que modificar la Ley de Navegación y comercio Marítimo, la Federal de Armas, la de Puertos y otras tantas, para permitir que los barcos, por ejemplo, en la sonda de Campeche puedan tener armas para defenderse de la delincuencia en el mar”, y nos muestra la grabación del diálogo entre el barco asaltado y Control Marino que es una muestra fiel de las afirmaciones que hace el capitán de altura entrevistado por El Barlovento. El diálogo entre Control Marino (CM) y un tripulante del Buccaneer (Buc), es elocuente:

CM: Buccaneer… Control Marino a Buccaneer. Adelante Buccaneer… Control Marino a Buccaneer… Control Marino a Buccaneer… adelante…

Responde una voz de hombre que denota tensión y nerviosismo: A ver si me copias, Control Marino, tengo piratas abordo…

Titubenate, sin saber qué decir, Control Marino contesta: Oky, este… ¿alcanzas a visualizar algo?, ¿están resguardados?

El tripulante tarda en contestar y con voz baja dice: Estamos en la plataforma de (inaudible) y tenemos una lancha a estribor, ahí abordaron cinco personas…

Al parecer se pierde la comunicación, o el tripulante calla para no delatar su posición.

Nuevamente Control Marino habla: Control Marino a Buccaneer.

El tripulante se decide a contestar: Control Marino, a ver si me copias, tenemos una lancha a estribor, nos abordaron cinco personas armadas…

Adelante Buccaneer… Cinco personas… contesta Control Marino.

El tripulante desesperado contesta: Afirmativo, estamos resguardados en la plataforma

Control Marino pregunta: Entonces Buccaneer, ¿entonces las personas ya están a bordo, ya las tiene a bordo de tu embarcación?

Angustiado, el tripulante contesta: Afirmativo, están en la cubierta y aquí cerramos el departamento de máquinas y puente, no sabemos en dónde se encuentran exactamente, pero ya abordaron…

Control Marino pregunta: ¿Lograste visualizar si llevan algún arma o…

El tripulante tratando de calmarse, responde: Afirmativo, no sé cuántas traían, pero si traían armas pequeñas…

Control Marino responde: Bueno, ya aquí te escucha la Armada, te escucha la Armada y yo estoy tomando nota.

Como nos dice el capitán de altura entrevistado: “No hay quien levante la voz, ni siquiera los sindicatos que supuestamente firman los contratos colectivos de trabajo vigilando los intereses de los trabajadores. Tampoco las autoridades laborales o las organizaciones internacionales como la ITF que sólo utilizan el membrete para lucrar. Ninguna empresa naviera en México contrata directamente a la tripulación, todo lo hacen mediante outsoucing, no nos pagan vacaciones, ni aguinaldo, tampoco nos pagan el sueldo completo señalado en el contrato que firmamos…

En pocas palabras, la marina mercante se está yendo a pique, y nadie hace nada”

Con información del grupo “Puertos y Marina Mercante”

4 COMENTARIOS

  1. Saludos, yo fui quien llamo a control marino. Segundo oficial del buccaneer, sólo se llevaron equipo de cubierta tardaron aproximadamente de 10 a 15 minutos, todos bien ningún herido. Saludos

    • Estimado Omar Reyes: ¡Qué bueno saber tu estado de salud!
      Por otro lado, mucho agradeceré me concedas una entrevista exclusiva.
      Es importante ventilar todo el entorno de ese evento. Conocer tu versión de los hechos así como tu opinión.
      Quedo a la espera de tu amable respuesta.

  2. La armada de México es una risa, pues a ellos les interesa el poder por el poder marítimo, no les interesa ni patrullar ni resguardar la soberanía les interesa el hueso

    • Muchas gracias por comentar. ojalá y pueda dar sus comentarios y razones por las cuales hace usted esas afirmaciones. Es importante que los lectores se enteres de razones a favor y en contra, por favor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí