Siracusia, sofisma y premisa

0
189

Por Raúl Hernández Rivera

El Siracusia  fue un navío mercante de 110 metros de eslora y capacidad de carga de hasta 2,000 toneladas de la antigua Grecia, diseñado y terminado de construir por Arquímedes. Es considerado como uno de los mayores barcos de la Antigüedad. Su construcción fue costeada y encargada por el tirano Hierón II (c. 240 a. C.) al arquitecto naval Arquías de Corinto, pero ante la complejidad de su botadura, el diseño de un cabrestante se encargó a Arquímedes para dicha maniobra. El descubridor de la flotabilidad de los objetos sobre el agua, también se encargó de continuar con la construcción del Siracusia. El lujoso barco incluía varios inventos del matemático griego tales como el “tornillo”, utilizado para extraer el agua de la sentina; el cabrestante para la botadura del barco, así como la “broma”, para proteger al navío de los parásitos marinos. Utilizado para transportar trigo, fue regalado por Hierón II a Ptolomeo II de Egipto y renombrado “Alejandría”, flotable lector.

Arquímedes fue asesinado al final del asedio de la ciudad de Siracusa durante la Segunda Guerra Púnica, por un soldado romano que desobedeció las órdenes de su general Marco Claudio Marcelo, mientras el sabio griego trataba de resolver un diagrama matemático. Cuando el soldado le ordenó ir con su general, Arquímedes le contestó: no molestes mis círculos, dándole a entender la importancia de su estudio sobre la orden recibida. El soldado enfurecido lo atravesó con su espada, absurdo lector.

El soldado desobedeció las órdenes del destacado general romano vencedor de los galos y se desconoce su destino como integrante del ejército romano. Sin embargo, han pasado más de 2 mil doscientos años y por este tipo de hechos, muchos piensan en las fuerzas armadas como grupos de represión, asesinato, tortura, invasión. Esa percepción es utilizada ahora por el capitán de marina, Antonio Rodríguez Fritz, ante los medios y reporteros con declaraciones temerarias, a nombre y representación de algunos marinos mercantes opositores a la iniciativa. Así, el viernes 6 de diciembre entrevistado por el conductor del programa La Octava Luna, Julio Hernández López “Astillero”, Rodríguez Fritz afirmó: “los empresarios tienen miedo de expresarse en contra de la SEMAR, lo peor Julio, en el Congreso, diputados nos dijeron que no querían públicamente oponerse a lo que pide la SEMAR… He vivido 20 años en América del Sur, Julio, y conozco perfectamente, no hay uno (país) que no haya visitado, y te puedo decir que cuando el sistema parlamentario de un país democráticamente electo tiene miedo de decir que no a lo que quieren las fuerzas armadas, por lo mínimo es preocupante”. El petate del muerto, pues, sofismado lector.

Luego, ya picado, Rodríguez Fritz dijo: Ayer fueron 10 representantes de la SEMAR a hablar con los diputados para que apoyaran y decirles que era una orden del presidente. Nosotros no creemos que sea una orden. Alegan dos cuestiones, una Tráfico de Armas. Sólo para darte un ejemplo, hace cuatro días en la mañanera, los que asistimos a la mañanera, vimos que se dice que el 70% de las armas viene de EU, y la vasta mayoría pasa por la frontera terrestre. ¿Quiere decir que el siguiente paso es militarizar todo el transporte terrestre de carga y pasajeros?  Eso lo tenemos que pensar porque nos da temor como mexicanos. De pensarse, encarrerado lector.

Sofismas

Los marinos mercantes compañeros de Rodríguez Fritz, mienten consuetudinariamente. Durante la campaña de López Obrador por la presidencia, los marinos mercantes liderados por el capitán José Francisco Mendoza Sauceda, quien se ostentaba como Coordinador Nacional de Proyectos Portuarios de la Marina Mercante, varios “líderes” de organizaciones sindicales y gremiales convocaron a una rueda de prensa en el café La Parroquia en el puerto jarocho a principios del mes de abril del 2018, en donde firmaron un convenio a través del cual, según ellos, tres millones, 200 mil marinos mercantes, se comprometieron a votar por Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición “Juntos haremos historia”. Ese mismo día por la tarde, la Dirección General de Marina Mercante emitió un tuit a través de su cuenta @DGMM_SCT para dar a conocer que Mendoza Sauceda había sido separado de su cargo en la Capitanía del puerto de Altata, en el estado de Sinaloa, desde marzo de 2016, consuetudinario lector.

Posiblemente Rodríguez Ritz estuviese pensando en el “Incordio” Mendoza Sauceda que estafó a más de 10 mil pescadores durante cuatro años cuando fue Capitán de puerto en Altata, Sonora, cuando dijo a Julio Hernández: El segundo punto dicen, que hay mucha corrupción y que tenían pruebas. Yo no soy bogado, pero Julio, si gente de las fuerzas armadas dicen que hay personas que participaron en el gobierno, porque daban ejemplos del gobierno anterior, y que tienen pruebas y no lo denuncian, ¿no están cometiendo un delito? La pregunta sería, ¿sabe algo o habla al tanteo, especulativo lector?

Probablemente, el presidente López Obrador no conoce bien el tema marítimo portuario. Es probable que sus colaboradores, como Julio Scherer Ibarra, su asesor jurídico tampoco. Lo cierto es que no se tragaron la mentirota, como tampoco se creerán todas las utilizadas en los últimos dos meses, por los marinos mercantes. Los opositores a la iniciativa mencionada, olvidan el texto del artículo 7, del Capítulo II “Autoridad Marítima” que a la letra dice: La Autoridad Marítima Nacional la ejerce el Ejecutivo Federal a través de… Y el Jefe del Ejecutivo es el presidente Andrés Manuel López Obrador, de quien es la iniciativa presentada por legisladores morenistas, así de simple. Ante esta situación, existen dos aristas: el oprobio de los marinos mercantes sea cual sea el resultado de la votación en el Pleno de la Cámara de Diputados el próximo jueves, y la actitud de varios funcionarios desde el titular de la SCT, Ing. Javier Jiménez Espriú, pasando por el Coordinador General de Puertos y Marina Mercante, ingeniero Héctor López Gutiérrez, y el director General de Marina Mercante, Cap. y Lic. Francisco Javier Fernández Perroni, relegado lector.

En primer lugar, la iniciativa es del presidente Andrés Manuel López Obrador ante la enorme corrupción existente en puertos y marina mercante. El primer mandatario tiene años en la política y no es posible engañarlo fácilmente. Luego entonces, no va a escuchar a los marinos mercantes que quisieron engañarlo. El presidente le encargó al Almirante Ojeda trabajar en ella, con la asistencia legal de Julio Scherer Ibarra, para presentarla al coordinador de la bancada de MORENA en el Congreso. Es decir, será votada a favor. En el Senado también se votará a favor, todo esto si es que no se decide el procedimiento de “Parlamento abierto”. Pero en todo caso, el presidente no espera ver a tres millones, 200 mil marinos mercantes tocando las puertas de Palacio Nacional. Si los de “Antorcha Campesina” no lograron nada con sus paros y amenazas, los marinos mercantes menos, pues nunca se han reunido más de doscientos elementos, salvo en las graduaciones de las escuelas náuticas. Desesperados, los marinos mercantes han citado para mañana lunes 9 de diciembre a las 07:00 horas de la mañana en la Plaza de la República, a un costado del puente Morelos, frente a Ferrocarriles en la Ciudad puerto de Veracruz, a una protesta por la NO militarización de los puertos y la marina mercante. Para los marinos mercantes de aquella reunión del 6 de abril del año pasado en el Café La Parroquia, les espera la deshonra y vergüenza públicas. Lo más triste de todo, es que siguen mintiendo compulsivamente; no aprenden, oprobioso lector.

Y en segundo lugar, al final de su comparecencia ante la Cámara de Diputados con motivo del Primer Informe de Gobierno del presidente López Obrador, el Ing. Javier Jiménez Espriú, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, dijo que desconocía las iniciativas en favor y en contra respecto al traspaso de todo lo relacionado a Marina Mercante y Puertos, a la SEMAR. No fui consultado, afirmó. Por su parte, el también ingeniero Héctor López Gutiérrez, Coordinador General de Puertos y Marina Mercante (CGPMM) dependiente de la SCT, “en reuniones recientes con la iniciativa privada relacionada con los puertos y el transporte marítimo en México, ha llamado a defender la permanencia de los puertos y actividades marítimas en el ámbito civil y no militar”. Lo hizo ante la Asociación de Terminales y Operadores Portuarios (ATOP), (cuyo logotipo por cierto, aparece junto a los de sindicatos y agrupaciones de marinos mercantes que apoyaron al Cap. Mendoza Sauceda para ocupar la coordinación general de Puertos y Marina Mercante, que hoy ocupa López Gutiérrez, y más recientemente en contra de la “militarización” de los puertos y marina mercante) y la Asociación Mexicana de Agentes Navieros (AMANAC) de acuerdo a una nota firmada por Luis Alberto Zanela y publicada el jueves 5 de diciembre en el portal T21, fusilado lector.

En la misma nota de T 21, se afirma que la Asociación Internacional de Estibadores (ILA, por sus siglas en inglés) envió una carta dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador para que tome cartas en el asunto, luego de que el Secretario General de la Orden de Capitanes y Pilotos Navales de la República Mexicana, Similares y Conexos (OCPNRM), Jorge Gómez García, hiciera de su conocimiento este tema. “Recientemente, Jorge Gómez García me informó sobre un problema que enfrenta ese sindicato. Según el Sr. García, los miembros del parlamento están proponiendo una iniciativa para transferir toda la autoridad marítima, los inspectores marítimos, la capacitación, el pilotaje y algunas partes de la industria marítima, como el dragado, directamente al Ministerio de la Marina. García y su sindicato se oponen firmemente a esta iniciativa porque creen que la libertad de asociación y negociación colectiva por la que han luchado durante muchos años no será posible si los militares controlan la industria marítima”, detalla la misiva, permisivo lector.

En ese sentido, añade que “al igual que la OCPNRM, la Asociación Internacional de Estibadores es un sindicato que representa a los trabajadores afectados por la industria marítima. Además, tanto la OCPNRM como la ILA son miembros de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte. Por lo tanto, la ILA apoya a la OCPNRM y solicita al gobierno mexicano que aborde este problema”. Esta carta tiene copia de conocimiento a Mario Delgado, promotor de la militarización de puertos y marina mercante. No se sabe la respuesta del señor presidente a esta carta, epistolar lector.

En tanto, el capitán y licenciado Francisco Javier Fernández Perroni, director general de Marina Mercante de la CGPMM, permanece callado. Enfrenta de hecho “conflicto de interés”, desde el momento de asumir el cargo, pues estuvo trabajando con el Cap. Alt. Marcelino Manuel Tuero Zorrilla, administrador único de “Promotora de Personal Marítimo Mexicano” (PROPEMAR), encargada de administrar buques y personal embarcado desde 1966, y en el Cuerpo Consultivo Marítimo Mercante, A.C. oficialmente como socio de Tuero. La pregunta es: con los cambios a la ley de servidores públicos ¿de qué vivirá el Cap. y Lic. Francisco Javier Fernández Perroni? pues no podrá trabajar en ese mismo lugar ni en actividades similares por algunos años, jubilado lector.

Pero la razón por la cual pelean tanto y con tantas argucias y mañas los marinos mercantes líderes de agrupaciones de dudoso respaldo gremial, no está clara. Estas agrupaciones, sindicatos, uniones y colegios de marinos no muestran nunca la lista de sus agremiados, pero tampoco se les ha visto con más de 100 trabajadores del mar juntos. Julio Hernández preguntó a Rodríguez Fritz: ¿Es una postura suya, capitán, o de la organización a la que pertenece? En realidad es más, dijo Rodríguez Fritz, “porque estamos varios sindicatos, colegios de marinos profesionales y asociaciones civiles de marinos mercantes. De los que estamos son Veracruz, Tamaulipas, Campeche, Tabasco, Oaxaca, Ensenada, Sinaloa, Sonora”. ¿Y dónde están, al menos cinco representantes de cada una de esas agrupaciones mencionadas por el Cap. Rodríguez? y ¿Quiénes son los marinos mercantes desgarradores de vestiduras propias por la iniciativa del presidente López Obrador, curioso lector?

El Cap. Jorge Hurtado en el grupo de WhatsApp de Puertos y Marina Mercante, compartió su comentario ante ésta afirmación de “MARINAPP”: “Peligran los trabajos de los portuarios en México, ya que al tomar SEMAR el control de los puertos, harán lo mismo que en las Capitanías de puerto, sustituirán a los civiles por gente de la Armada. Hurtado dijo: No cabe duda, “la estupidez o tiene límite. Entiendo muy bien la desesperación que tienen, todo por el hábito de mentir. Por qué pierden todo, la mina de oro, pero sobre todo el saber que cuando llegue SEMAR tendrán que cumplir con lo que está en las Leyes, muchos de los institutos y escuelas patitos tendrán que cumplir con todo. Pero de eso a hacer este tipo de publicaciones, se ven mal, se están echando encima a todos los del gobierno con este tipo de mentiras, está bien que hagan lo que les ordenaron que se inconformaran, pero esto ya se salió de control, ojala la gente de DGMM así como los mandaron a que se inconformaran los tranquilicen un poco. Comentan que no hay corrupción con SCT, vean al FIDENA, en números rojos teniendo en contra por más de 50 millones de pesos; otro tonto proponiendo una universidad, no pueden con la que tienen con 2 carreras ahora piensan tener más, corrupción en las escuelas, acoso, y los que denuncian los corren y no los liquidan conforme a la Ley; los invito a que vengan a Cd. del Carmen, para que vean su brillante idea de darle lo de los pilotines y aspirantes a “Palma sola”, ahí todo ya lo manejan con favores sexuales y un desmadre cabrón; por ahí vean lo de los uniformes, de la noche a la mañana ya me salió mi buen Muriel con palas de capitán de altura, hablan de que los marinos mercantes perderán puestos, pues les comento que la que pusieron en FIDENA, solo conoce los barcos por los cruceros en los que ha andado es civil y a nadie se le consulto quitar al anterior para poner a modo a la señora esta. De los puertos, ni hablar todo tipo de concesiones son para las amistades y una corrupción desmedida. Justo los que se están inconformando son los que más cola tiene que les pisen, ya solo falta que los sindicatos y Tuero se inconformen con lo de los outsourcing, ya sería el colmo, después de vivir de eso muchos años. Y remata: No cabe la menor duda, no existe mayor placer que escuchar una mentira cuando ya sabes toda la verdad. ¿Qué opina asombrado lector?

El capitán de marina Antonio Rodríguez Fritz, de quien se sabe no ha navegado en los últimos 15 años, especula con la representación de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) en México. Con Julio Hernández López y con otros medios de comunicación y reporteros se presentó como capitán de altura y titular de la Orden de Capitanes y Pilotos Navales de la República Mexicana. La ITF auspicia actividades en defensa de los trabajadores del transporte desde su sede en Londres, Inglaterra. Se supone debería estar defendiendo a todos los trabajadores del transporte como tranviarios, ferrocarrileros, trabajadores de líneas aéreas, de transporte urbano de pasajeros y de carga, sin embargo ninguno de esos gremios conocen a Rodríguez Fritz, ni él a ellos, pues sus problemas como el del Sindicato de Ferrocarrileros, de Ruta100 o el de los tranviarios, tienen más de veinte años sin resolverse. En el mismo puesto estuvieron otros integrantes del grupito opositor a la iniciativa del presidente, pues se rotan en los puestos, pero con SEMAR, todo esto se le vendrá por tierra a Rodríguez Frtiz, anquilosado lector.

Por su parte, Faustino Suárez Rodríguez, capitán de marina egresado de la Escuela Náutica de Veracruz, con más de doce años sin tripular un barco, ex presidente del Frente Nacional de Marinos Mercantes y furibundo agresor de legisladores, posee varios taxis en la ciudad de Xalapa. Actualmente es flamante presidente de la Consultoría de Profesionistas de la Marina Mercante y Puertos, A.C. (CPMMP), integrada por dos socios más y junto con sus respectivas esposas, son seis integrantes. “Somos una consultoría de profesionales de la Marina Mercante Mexicana que buscan generar progreso en el sector”, versa su lema. Autorizado por la Dirección General de Marina Mercante, es decir, por Fernández Perroni, como instructor el pasado 15 de octubre del 2018, mediante un video, Faustino anunciaba el Primer Congreso Internacional, “La Marina Mercante en la Palma de tu Mano”, a realizarse el 17, 18 y 19 de ese mismo mes y año. “Lo que estamos buscando es que los jóvenes tengan la preparación, los vamos a inducir, les vamos a decir cómo deben de llevar todo ese proceso, certificaciones y cursos, para la hora de ofertarse como profesionistas, lo hagan de la mejor manera y lleven los conocimientos necesarios para llegar a este sector. El costo de recuperación es de 1,500 pesos por los cursos y 200 pesos por los talleres. Es decir, van a pagar 1,700 pesos. El costo beneficio es bastante alto, es una gran oportunidad, no se había visto antes…”. Es decir, a ese defensor de la educación náutica civil, le parece insuficiente la instrucción de las instituciones manejadas por el Fideicomiso de Formación y Capacitación para el Personal de la Marina Mercante Nacional (FIDENA), y por tanto propone completar la instrucción náutica con su “escuela patito”, patético lector.

Faustino Suárez Rodríguez reveló la falta de abogados especializados en derecho marítimo, el 23 de mayo del 2019. “Por ello considero necesario la especialización de más abogados para atender la demanda creciente de servicios con respecto a este tema. Es un ramo desaprovechado porque en México solo existen entre siete u ocho maritimistas; es decir, abogados relacionados con este sector. Informó en ese video que, “el próximo 25 de mayo iniciará un diplomado en línea en derecho marítimo, con una duración de 120 horas con valor curricular. Es un diplomado con especialistas, como el padre de esta especialización, José Eusebio Salgado y Salgado porque le interesa que se conozca, incluso el 1 de junio estará en Xalapa dando una conferencia magistral sobre este nicho de oportunidad para la abogacía”, añadió Suárez. Sin embargo, el prestigiado catedrático Salgado y Salgado no pudo asistir pues lo obligaban a viajar en avión la madrugada del día de la conferencia hasta el puerto de Veracruz, de ahí trasladarse por carretera a la ciudad de Banderilla, donde se ubica la CPMMP. Suárez no logró más de dos alumnos para ese diplomado, sin embargo, difundió fotografías de un aula con siete personas, todos ellos amigos del capitán e instructor. Se abstuvo de mencionar a los conferencistas asistentes. Todo esto cambiará con el control riguroso de la SEMAR, y la “escuela patito” de Suárez, naufragará, engatusado lector.

Marcelino Manuel Tuero Zorrilla, capitán de altura egresado también de la Escuela Náutica Mercante de Veracruz en 1964, es hijo del Cap. Alt, Marcelino Tuero Molina, quien reactivó las actividades de la Escuela Náutica en 1939. Es administrador único de “Promotora de Personal Marítimo Mexicano” (PROPEMAR), encargada de administrar buques y personal embarcado, desde 1966. Actualmente tiene a su cargo 6 buques de diferentes armadores y que operan en costas mexicanas. Tuero también maneja el Cuerpo Consultivo Marítimo Mercante, A.C. y oficialmente tuvo como socio, al Cap. y Lic. Francisco Javier Fernández Perroni, actual Director General de Marina Mercante de la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante, funcionario a quien marinos mercantes afectados han dirigido diversos oficios con el fin de regular los permisos a los barcos extranjeros para desarrollar navegación de cabotaje en aguas mexicanas, y exigir a estos, acepten egresados de las tres escuelas náuticas del país. En los barcos administrados por Tuero, reciben anualmente 30 egresados de cubierta y máquinas, poco más de 10% de su plantilla laboral conformada por 250 tripulantes distribuidos en sus seis barcos administrados. Propermar se verá afectada si toda la estructura de Marina Mercante gubernamental se pasa a la SEMAR, porque los militares exigirán el cumplimiento de la ley, estructurado lector.

Enrique Othón Pacheco Georges, ingeniero mecánico naval, es desde hace más de 20 años Secretario General de la Asociación de Oficiales de Maquinistas de la Marina Mercante Nacional, a la cual no se le conoce algún evento en donde haya reunido más de diez personas. Lo mismo sucede con las agrupaciones de Faustino Suárez, Marcelino Tuero; Emiliano A. Novelo Alpuche presidente de la Asociación de Radio Operadores de la Marina Mercante Nacional quien no cuenta más de tres miembros radio operadores;  Cap. Alt. Ysmael García Muñoz ex secretario General de la Orden de Capitanes y Pilotos Navales de la República Mexicana; los ingenieros mecánicos navales Rodolfo Navarrete Roca, Rubén D. Santiago Carrillo, el Cap. Alt. Ángel Olarte, representantes del Frente Unido de Marinos Mercante A.C. FUMMAC y Alberto Aguilar Galván, secretario de la Unión Nacional de Marineros (Sindicato Unión Nacional de Marineros FMCC y CIMRM). Todas estas agrupaciones no suman más de 100 agremiados. Siempre se excusan cuando se les pregunta por sus representados: “Es difícil juntarlos, porque muchos de ellos están navegando”, embarcado lector.

Otro dato contundente, muestra de la falta o nula representación de estos marinos mercantes, es el hecho sucedido ayer domingo 8 de diciembre. El presidente López Obrador, en su gira por las aguas someras frente a Dos Bocas, se comunicó con varias tripulaciones de barcos que operan en la zona a través del Canal 16 de VHF, para una plática de varios minutos durante los cuales, ningún marino mercante le mencionó al presidente absolutamente nada respecto a la iniciativa a discutirse en Comisiones de la Cámara de Diputados el próximo martes, y en el Pleno el jueves, somero lector.

Como se ve, a ninguna de estas “agrupaciones” de marinos mercantes les conviene la disciplina de la SEMAR, pero… ¿centrar toda la Marina Mercante en la Armada de México es una solución para desarrollar al sector? La respuesta no es fácil, tampoco corta. Entonces, ¿por qué el primer mandatario ha decidido llevarla a cabo? Nos hemos referido en este mismo espacio al desconocimiento patente en materia de Marina Mercante y puertos del presidente López Obrador, mostrado a lo largo de sus tres campañas en busca de la presidencia de México. Mucho menos se ve al estratega Scherer Ibarra como conocedor del tema. Por eso cabe hacer estas preguntas: ¿Cuáles son los principales motivos para tan trascendental medida, estratégico lector?

Sin duda, la corrupción prevaleciente en todo el sector. De ello se benefician los sindicatos y agrupaciones mencionadas dos párrafos arriba. Hay que sumar a los de la iniciativa privada como la Asociación de Terminales y Operadores Portuarias (ATOP) con 37 miembros, la mayoría trasnacionales o con capital externo. Algunas empresas poderosísimas operadoras, como Hutchison Ports presente en los puertos marítimos de Ensenada, Lázaro Cárdenas, Manzanillo, Veracruz y otra en el puerto seco de Tepeji del Río, Hidalgo. Hay que sumar los astilleros de Veracruz y la terminal de cruceros de Ensenada, son parte de la ATOP, interesado lector.

Esta empresa china se adapta al esquema imperante del país, por ser tan poderosa. No así otras empresas como Grupo TMM (otrora empresa mexicana con una flota competente y presencia en toda Sudamérica, competidora de la Lloyd Brasileiro con la que disputaba las cargas de la zona con la fórmula 40 – 40 – 20. Es decir, 40% del tráfico para cada bandera, mexicana y brasileña y el 20 restante para terceras banderas), la cual acaba de anunciar la “venta” de sus barcos, muchos de ellos rentados. También está la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo (CAMEINTRAM) que agrupa a 26 armadores, 7 operadores portuarios y 19 prestadores de servicios, muchos de ellos trasnacionales o de capital externo, trasnochado lector.

Por su parte, la diputada Martha Tagle emitió un comunicado ayer domingo titulado SEMAR cabildea iniciativa que busca atraerá la Armada de México atribuciones civiles de la Marina Mercante. En el documento firma que la discusión de esta iniciativa debe abrirse a la ciudadanía y a todas las personas interesadas en el tema. La legisladora señaló que debe haber una explicación clara del dictamen que busca reformar diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, de la Ley de Navegación y Comercio Marítimo y de la Ley de Puertos. Coincidió con lo dicho por Héctor López Gutiérrez, titular de la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante de la SCT, en lo inconstitucional de las reformas que se someterán a discusión y votación en la Comisión de Gobernación el próximo martes, pero aclaró que no coincide en lo dictatorial, toda vez que consideró que López Obrador está mal informado. “Que sea por una visión de dictador del gobierno yo no coincidiría, porque no creo que sea la posición del Presidente, él está buscando mecanismos para garantizar la seguridad y combatir la corrupción y me parece que se queda solo con lo que le han presentado las fuerzas armadas”, señaló, dictatorial lector.

Tagle hizo un llamado a que se abra el debate y se consulte a expertos sobre los alcances que tiene el proyecto, que dijo, empodera a las fuerzas armadas y es inconstitucional. “Dos de los principios de parlamento abierto están relacionados con el derecho a la información y la participación ciudadana, en este sentido, las discusiones de esta iniciativa deben tomar en cuenta las contribuciones de las personas especialistas y de las autoridades competentes con el objetivo de escuchar el mayor número de voces posible. El debate de una iniciativa de tal magnitud no puede cerrarse y hacerse en la opacidad”, parlamentario lector.

Premisas

¿Qué es lo que conviene a nuestro país para rescatar al sector de Marina Mercante? El citado Dr. José Eusebio Salgado y Salgado, quien escribió en 1972 lo siguiente:  Una de las preocupaciones que más ha tenido en mente el actual Presidente de la República, licenciado Luis Echeverría Álvarez, es la que se refiere a las cuestiones marítimas y portuarias en general. La respuesta nos la da la creación de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (CNCP) en enero de 1971 y la creación de la Dirección General de Operación Portuaria, dentro de la Secretaría de Marina de 1972. Desde luego, también debe considerarse el establecimiento de zonas francas operacionales en los Puertos de Ensenada, Guaymas, Mazatlán, Manzanillo, Salina Cruz, Progreso, Coatzacoalcos, Veracruz y Tampico, así como el establecimiento de empresas de maniobras en todos ellos, lo que se ha calificado como una verdadera “revolución portuaria”. Estas reformas que pueden considerarse como únicas en la Historia de México, no estarán completas si no se atiende a la necesidad de reestructurar orgánicamente la Secretaría de Marina, o de otra manera dicho, sino se ve en lo administrativo que el sector es el mar y no los transportes, como siempre se ha creído, elemental lector.

A esto se debe agregar el hecho de que la CNCP estaba dentro de la Secretaría de la Presidencia, evitando así el debate y celo de los sectores de la Armada y civiles. También mencionar la creación de las Empresas de Servicios Portuarios de estructura tripartita, es decir, participaban los agentes navieros, agentes aduanales, grandes usuarios, los trabajadores organizados y el gobierno federal. Agrega Salgado: Todas estas medidas han sido reconocidas como muy útiles por el propio Gobierno, los trabajadores y la iniciativa privada, así, hablando de la creación de la Dirección General de Operación Portuaria, el Secretario de la Presidencia de la República, licenciado Hugo Cervantes del Río, al presentar el Segundo Informe de Labores de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos al Presidente de la República el 25 de enero de 1973, reconoció que dicha creación obedeció a una reforma administrativa del Gobierno Federal, con el fin de cumplir mejor con las funciones que tiene encomendadas dicho Organismo en la operación de las terminales marítimas. Al reconocimiento se sumó la iniciativa privada por la labor más coordinada de la dependencia. No obstante los beneficios anteriores, agrega Salgado, es necesario reconocer que ha llegado el momento en que la Secretaría de Marina debe ser ampliada y como ya antes lo decíamos, reestructurarla orgánicamente, reestructurado lector.

Cuando México nació como Estado Libre y Soberano, al consumarse la independencia del país el 27 de noviembre de 1821, uno de los primeros ministerios que fue creado por la Junta Soberana Provisional de Gobierno y más tarde por el emperador Agustín de Iturbide, fue el Ministerio de Guerra y Marina, encargado lógicamente de todo lo que se refería a la Marina Mercante y a la Marina de Guerra. Así lo disponía el Reglamento del 8 de Noviembre de 1821 para el Gobierno Interior y Exterior de las Secretarias de Estado y del Despacho Universal, agrega Salgado. “Aquí creemos conveniente hacer ver que debemos entender por Marina Mercante. La Marina Mercante no es, como se piensa tradicionalmente, únicamente hablar de buques, pues son diversos los elementos que la integran como: legislación y tratados internacionales, autoridades y organizaciones internacionales intergubernamentales, puertos, navieros, empresas navieras, armadores, empresas armadoras, operadores, agentes marítimos, prácticos, remolcadores, astilleros, trabajadores portuarios y de a bordo, empresas aseguradoras, clubes de protección e indemnización, etc. Lógicamente, continua Salgado, el Ministerio entonces establecido tenía una amplitud de atribuciones, que difícilmente le permitían atender a todas las cuestiones inherentes a la Defensa Nacional, a la Marina Mercante y a la de Guerra, soberano lector.

Durante el breve paréntesis, del gobierno ilegítimo del emperador Maximiliano I de Habsburgo, lo relativo a la Marina Mercante lo despachaba y atendía directamente el Ministro de Negocios Extranjeros, pues dependía del Ministerio de Negocios Extranjeros y Marina el despacho del ramo. La primer reforma que podemos señalar como efectiva, fue la que estableció la Ley de Secretarías y Departamentos de Estado del 25 de diciembre de 1917, que dispuso que lo referente a la Marina Mercante debería de salir de la Secretaría de Guerra y Marina y pasar a la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, que se creara por la Ley de Secretarías de Estado del 13 de mayo de 1891. Es importante recalcar el Capítulo II Autoridad Marítima, en su Artículo 7 de la Ley de Navegación y Comercio Marítimos, que dice: La Autoridad Marítima Nacional la ejerce el Ejecutivo Federal a través de… y el Jefe del Ejecutivo Federal es el presidente Andrés Manuel López Obrador, mismo autor intelectual de la iniciativa. También es necesario recordar que en el mismo Artículo 7 de la LNCM, se lee: En materia de marina mercante serán autoridades conforme a lo previsto en esta Ley: I. La Secretaría y la SEMAR, en el ámbito de sus respectivas competencias; II. Los capitanes de las embarcaciones mercantes mexicanas, y III. El cónsul mexicano en el extranjero, acreditado en el puerto o lugar en el que se halle la embarcación que requiera la intervención de la autoridad, para los casos y efectos que esta Ley determine. Es decir: ¿de qué se quejan los marinos mercantes, si de acuerdo a la Ley, son parte Autoridad Marítima en las embarcaciones mercantes mexicanas, obtuso lector.

La reforma mencionada por el Dr. Salgado y Salgado, se debió al triunfo de la Revolución de 1910 y al restablecimiento del constitucionalismo, pues Venustiano Carranza, entonces jefe del ejecutivo del Gobierno Mexicano, decidió dar a la Marina Mercante un lugar más acorde a la realidad del México moderno y contemporáneo, surgido precisamente de esa Revolución. De acuerdo con algunos técnicos en administración pública, la Marina Mercante nunca debió haber salido de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, hoy día conocida con el nombre de Secretaría de Comunicaciones y Transportes, es más, han sostenido durante muchos años que el ejemplo de ello nos lo puede dar la organización administrativa de muchos países sobre el particular, señalándonos principalmente los siguientes: en la República Federal de Alemania, el Ministerio de los Transportes; en Francia, el Ministerio de los Transportes; en el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, el Ministerio de los Transportes; en Australia, el Ministerio de los Transportes; en Brasil, la Secretaría de Transportes, en Estados Unidos, la Secretaria de Transportes, etc. Sin embargo, hay otros países que tienen otra mira, como en el caso de Argentina y España, donde existen sendos Ministerios de la Marina Mercante, revolucionario lector.

Salgado y Salgado refiere que “la preocupación y la presión, derivadas de la expropiación petrolera efectuada el 18 de marzo de 1938, trajo consigo la necesidad de adquirir buques-tanque para mover el petróleo y sus derivados a las zonas industriales del país que lo requieran para sus labores cotidianas. Ello llevó al Presidente Lázaro Cárdenas a crear el Departamento Autónomo de Marina, unificando bajo su dependencia a la Marina de Guerra, la Marina Mercante y la Pesca. Corría el año de 1939. La vida del Departamento Autónomo fue efímera, ya que duró escasamente un año. Efectivamente, la reforma a la Ley de Secretarías y Departamentos de Estado del 31 de diciembre de 1940, trajo consigo la creación de la Secretaría de Marina, bajo la cual quedaron adscritas nuevamente la Marina de Guerra, la Marina Mercante y la Pesca. Ésta última se cambió a la Secretaría de Industria y Comercio en 1958 con una nueva reforma a la Ley de Secretarías y Departamentos de Estado, desubicado lector.

Es necesario enfatizar. El texto proporcionado por el académico, lo escribió en 1972, a dos años del gobierno de Luis Echeverría, de la creación de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos y de la Dirección General de Operación Portuaria. Salgado  escribió: el representante obrero del Gremio Unido de Alijadores, Gerardo Gómez Castillo, y el representante de la Confederación Nacional de Sociedades Cooperativas, han pedido el establecimiento de un ente gubernamental descentralizado que administre adecuada y efectivamente la Marina Mercante, pues no se ve por ningún lado su progreso y desarrollo. Esta petición que pareció a muchos de los miembros de la Comisión fuera de lugar, y que inclusive hizo declarar a la representación de la Secretaría de Marina como inoportuna e innecesaria, nos hace preguntarnos hasta qué punto esos representantes tuvieron o no razón, porque efectivamente la Secretaría de Marina difícilmente ha podido llevar a cabo reformas de carácter administrativo, ya que todas ellas han tenido que venir de fuera y no desde ella misma, por tanto urge pues se revise detenidamente todo lo referente a la Secretaría de Marina en lo que toca a la Marina Mercante, modernizado lector.

La solución del Dr. Salgado fue, en ese tiempo, razonable: La Secretaría, además de tener a su cabeza al Secretario del ramo, deberá tener dos Subsecretarías, la primera, Subsecretaría de Marina y la segunda, Subsecretaría de la Marina Mercante. La creación de la Subsecretaría de Marina Mercante está determinada por la casi total desaparición de las funciones de la Dirección General de Marina Mercante, que han ido paulatinamente pasando a otras dependencias de la propia Secretaría, siendo la más fuerte de todas la aparición de la Dirección General de Operación Portuaria, ya que es ésta, a través de los Superintendentes, la que controlará directamente la operación portuaria, desde luego bajo la autoridad del capitán de puerto, que como bien sabemos es la máxima autoridad en los puertos y terminales marítimas mercantes. El Catedrático agrega la necesidad de que la pesca egrese a la Secretaría de Marina, pasando la Subsecretaría de Pesca de la Secretaría de Industria y Comercio a la de Marina. Hoy, el Dr. Salgado y Salgado se inclina más por la creación de la Secretaría del Mar y Asuntos Marinos, en donde radique la administración de puertos y todo lo relacionado a la Marina Mercante, definido lector.

Este pensamiento es compartido por varios especialistas, como el Dr. Omar Olvera de Luna, otros académicos, así como marinos mercantes estudiosos pero lamentablemente, ninguno es capaz de reunirse y aportar sus ideas para conjugarlas y así obtener un planteamiento colegiado. Baste recordar que la autoridad portuaria ha estado en más de diez Secretarías y departamentos de estado en la historia independiente de nuestro país. Como dijo la diputada Mónica Almeida, presidenta de la Comisión de Marina de la LXIV Legislatura, Esta iniciativa es un primer paso para alcanzar objetivos más completos, integrales que detonen el desarrollo de la Marina Mercante en todos sus aspectos, incluyente lector.

Hasta la próxima, con más de El Concepto Integral del Comercio Exterior

elbarlovento@gmail.com

Artículo anteriorDOF lunes 9 de diciembre del 2019
Artículo siguienteEntre Sonora y Chihuahua el mayor yacimiento de Litio del mundo
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí