¿Alianza EU-China-India con Trump?

0
23

Columna publicada el viernes, 11 de noviembre de 2016 en https://elbarloventocomercioexterior.blogspot.com/

Barlovento

¿Alianza EU – China – India con Trump?

 

Que en toda buena guerra

es principio militar

que el que es dueño de la mar,

es el dueño de la tierra

El Príncipe Constante (1629)

Calderón de la Barca

Por Raúl Hernández Rivera

Los norteamericanos que piensan como Trump, votaron por él. Arrasó porque dijo lo que piensa el 65 % de la población blanca estadunidense, por eso no le importó el voto hispano: Pero ¿qué pensaría usted si le dijera que el empresario inmobiliario hoy presidente electo de los Estados Unidos de Norteamérica hará una alianza estratégica con China e India para hacer un mercado de más de tres mil millones de consumidores, sorprendido lector?

¿Y qué pensaría usted si le dijera que es falso que el 80% de nuestro comercio exterior es con el vecino país del norte? Simplemente hay que ver que el 80% de las mercancías ofertadas en las tiendas departamentales, centros comerciales e incluso el comercio informal de nuestro país, tienen en su etiqueta la leyenda “made in China”. Es “un error de percepción” que altera sustancialmente nuestra actitud respecto a nuestras actividades comerciales externas y principalmente, todas las decisiones del gobierno mexicano en materia de nuestro comercio externo, incluyendo la de marina mercante, sector que mueve mundialmente casi el 90% de todas las mercancías que vemos a nuestro derredor. Y para muestra, un botón: el presidente Enrique Peña Nieto mandó una iniciativa al Senado el mes de marzo pasado, para que sólo las capitanías de puertos pasen de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a la Secretaría de Marina a fin de “garantizar la seguridad” en las 110 terminales portuarias del país, en tanto que la empresa terminalera china Hustchison Ports tiene presencia con alta tecnología en los puertos de Ensenada, Manzanillo y Lázaro Cárdenas del litoral del Pacífico mexicano; un puerto seco en Tepeji del Río en el estado de Hidalgo, otra instalación portuaria en el puerto de Veracruz y el astillero de San Juan de Ulúa. ¡Vamos, la neo Nao de China, estratégico lector!

Con decirle que ésta empresa le ofrece a Usted el monitoreo de su mercancía en tiempo real para “transparentar” todas las operaciones en las terminales de contenedores desde su celular, mientras que la iniciativa presidencial justifica la modificación de la autoridad portuaria, “con el fin de evitar confusiones y vacíos de autoridad ante la comunidad marítima nacional e internacional”. ¡Me doy!. Y si le agregamos que en el puerto de Lázaro Cárdenas hay una instalación portuaria exclusiva para la empresa metalúrgica india dueña de Siderúrgica Lázaro Cárdenas Las Truchas (SICARTSA), que el magnate Lakshmi Mittal compró el miércoles 20 de diciembre del 2006 por 439 millones de dólares para expandir sus operaciones en México, hacia Estados Unidos y Centroamérica, podemos asegurar entonces que Donal John Trump no está loco, alocado lector.

¿Nos debe preocupar la prepotencia del neoyorkino que piensa que por tener dinero puede manosear a toda mujer que se le atreviese en el camino y que ahora sentado en la Oficina Oval estará tentado a apretar el “botón rojo” en un desplante como los que utilizó para llevar al nivel más bajo la campaña presidencial del país más poderoso del mundo? La verdad que en ese contexto, dejando a un lado la falta de una respuesta firme y contundente a las agresiones de Trump, es más preocupante el pésimo nivel de la política comercial y económica que ha desplegado con lujo de desatinos el presidente Enrique Peña Nieto, a lo que hay que agregar la afectación del comercio exterior mexicano por el decrecimiento del comercio internacional que reporta la OMC, preocupado lector.

Pero como dijo el descuartizador: vamos por partes. La presencia mayoritaria de productos chinos en el mercado mexicano, se debe a que los brookers norteamericanos aprovechan los instrumentos del TLCAN para traer esos productos orientales que llegan a territorio estadunidense y los ingresan a México, con todos los beneficios, ventajas, reglas, logística, servicios de transporte, mano de obra barata, envase, empaque y embalaje emanados del tratado comercial. Cosa que no hacemos en nuestro país, simplemente porque no hay comercializadoras mexicanas que atiendan el gran mercado consumidor nacional y que asistan al productor mexicano en la conquista de mercados nacional e internacionales. Tenemos una gran ventaja comparativa en las artesanías porque casi el 100% de integración del producto artesanal es mexicano, por ejemplo. Pero en lugar de asistir al artesano generalmente indígena en la comercialización de su producto y que representa una enorme riqueza cultural, lo discriminamos y sometemos a burla y menosprecio. Con ello no sólo perdemos fuerza laboral altamente productiva, sino que también una enorme riqueza cultural, como lo dice el tejedor de tapetes de Teotitlán del Valle, Oaxaca en entrevista a El Barlovento TV, Eloy Martínez, quien afirma que de 70 artesanos que se dedicaban a elaborar tapetes, hoy sólo quedan unos cuantos artesanos. Y es que el artesano al no tener el apoyo para la manufactura de sus hermosísimas artesanías, busca trabajo en el vecino país del norte en donde le pagarán más que lo que pueda ganar aquí, pero menos de lo que un trabajador estadunidense percibe, indocumentado lector.

De acuerdo a datos del INEGI, los mexicanos que trabajan en el vecino país del norte, envían a sus familias el 10% de lo que perciben allá. Es decir que si el año pasado las remesas enviadas por los migrantes mexicanos sumaron más de 24 mil millones de dólares, ellos ganaron 240 mil millones de dólares. Sólo así se explica que la actividad de nuestros connacionales represente el 8 % del PIB estadunidense. o sea que el 90% de lo que ganan se queda en EU para pagar renta, luz, agua, seguro médico, transporte, comida y demás servicios. Y si les pagaran lo que gana un trabajador estadunidense, las remesas serían mayores. Acá los tratamos mal, los discriminamos y ahora allá viven la xenofobia desatada incrementada por Trump, quien amenaza con expulsarlos y en el menor de los casos, quitarles sus magras ganancias para pagar el muro anunciado, amurallado lector.

Y tal vez debemos atender lo que declara a CNNMoney el pasado 9 de noviembre el chino JackMa, uno de los hombres más adinerados del país asiático y dueño del sitio de comercio electrónico, quien dijo: “una relación positiva y saludable entre EU y China, las dos economías más grandes del mundo, puede resolver muchos problemas, pero si no trabajan en conjunto, será un desastre”, pero que “existe un claro salto entre la retórica de una campaña política y el trabajo que Trump hará como presidente de Estados Unidos. Además, Trump no es el primer presidente en realizar amenazas para luego no cumplir durante su mandato, defraudado lector.

¿Descabellada idea?, ¡claro que no! Deje le cuento: El destacado conferencista de los tres diplomados “El Concepto Integral del Comercio Exterior” efectuados en la Cámara de Diputados, Juan Antonio Lojo, nos dice: “Estados Unidos de Norteamérica tiene ahora una sociedad sicópata, una sociedad que ya tronó, hace años que tronó; que tuvo su momento más creativo real después de la Segunda Guerra Mundial. Hoy es una sociedad que vive en la nostalgia de aquellos días. Lo que viene con el triunfo del magnate inmobiliario, va a ser muy interesante, porque Trump fue un candidato realista, auténtico gringo que tenía que enfrentar algo: Los norteamericanos y los europeos ya no se la acaban con China, que no es un Corea, Vietnam, Tailandia o Indonesia, no; juntas las poblaciones de éstos cuatro países, no son más de tres millones y medio de personas”, afirma el que fuera asesor del primer astronauta mexicano, astronómico lector.

Trump, al igual que los mandatarios occidentales, está pensando cómo parar a China, nos dice Lojo. “A los chinos les sirvió la carrera espacial europea y de EU, norteamericana, porque hundió a los soviéticos. Ahora, Putin encabeza a la mafia rusa y Trump lo sabe y por eso en el primer debate le dijo a Clinton: Putin me cae muy bien y es más inteligente que Obama”. Fue cuando Hilary Clinton se confió y pensó: “ya gané”, confiado lector.

Pero, ¿a qué se refería Trump? Obama, asegura Lojo, calentó a la OTAN en forma excesiva, cosa que la Merkel y los franceses no estaban de acuerdo, porque son dependientes de gas y electricidad rusos en un 30%, aparte de que volver a la Guerra Fría es una auténtica estupidez. “Obama también pensó en desestabilizar Siria, porque la base militar rusa más importante está en el puerto de Tartús en el litoral sirio del Mediterráneo, al sur de donde los fenicios iniciaran el comercio marítimo 2000 años a.C.. Es en sí, para los rusos, el acceso estratégico al estrecho de Ormuz, Irán, Iraq y el mercado indú. Tartús es un puerto clave que Bashad Al Asad mantiene en equilibrio sin broncas con palestinos, Arabia Saudita e Israel. Obama buscaba quitar a Bashad para poder reclamar el control del puerto de Tartús; los trató como si fuera una república bananera centroamericana. Por eso tenía que intervenir Rusia”, agrega Lojo, calentado lector.

“Obama deseaba a toda costa, cerrarle todos los puentes a Rusia, todos los accesos a Afganistán, Irán, Siria, por la sencilla razón de que el gasoducto más grandedel mundo está ahí. Las reservas de más de 33 billones de metros cúbicos de gas de Irán, que junto con las rusas en el Mar Negro que suman más de 32 billones de metros cúbicos, son las más grandes del globo terráqueo. Estados Unidos sólo tiene 9 billones de metros cúbicos de reservas. Ese gasoducto ya está. El problema es que pase por Irak y de ahí a India y China. por eso Trump planea hacer una alianza estratégica con India y China”, asegura Lojo, estratégico lector.

La alianza con China e India, sumarían más de tres mil millones de habitantes y consumidores si juntamos la población de Estados Unidos. A eso va el melenudo Trump, por eso no contempla el TPP. Esa es su estrategia y por eso ha sido el lío con la Clinton. Le dijo ‘tu votaste por invadir Irak y no había armas; por eso eres una corrupta y tu marido también y yo voy a arreglar las cosas’. La migración masiva es a causa de la destrucción de Libia, de Siria, de la guerra civil en Yemen y los conflictos en Somalia, de usar a Rusia y a los japoneses para controlar el mar de China, todo esto con acciones estratégicas de la CIA. Por eso Trump en su campaña habló bien de Putin y en su discurso de ayer en la noche después de conocer el triunfo republicano, dijo: “pongamos las reglas claras, relaciones con todos siempre y cuando nosotros seamos primero”, nos dice Lojo, agandallado lector.

El mensaje de Trump es muy claro para México: 35% de arancel para los autos armados en nuestro país, continua Lojo, “para que China siga metiéndose en América, que vaya dominando el mercado en el patio trasero de EU, cambie la geoestrategia”. Aprovechará que los chinos ya están en territorio mexicano con desarrollos logísticos en los puertos marítimos y desarrollos industriales en puertos secos. Trump también habló de reconstruir todo, agrega Lojo: “autopistas, carreteras, edificios, ‘para que los americanos ya no sean los olvidados’. El magnate inmobiliario sabe de lo que habla y conoce ese negocio de la construcción. Así hizo su fortuna el padre de Trump, y el va a desarrollar materialmente ‘la grandeza que tenemos con millones de dólares en infraestructura, y en un país en donde no hay paraestatales’, ¿quién va hacer todo eso?. Trump no va a repartir mercados democráticamente o de manera ingenua, no está loco. Lo que hará son prioridades de zonas de mercado, y en todo caso, lo hará como dijo Carl von Clausewitz: ‘la guerra es la continuación de la política por otros medios’, porque para Trump, tarde o temprano la lucha geopolítica llegará a su programación más elevada, que es la guerra”, asegura Lojo, aguerrido lector.

Y en todo eso, le ayudó Obama, continúa Lojo, “porque ya cuando va de salida, inicia relaciones con Cuba, y hace más de semana y media, lo que hizo en Florida, provocó la pérdida del voto a favor de Clinton. Me queda claro que Obama es, como muchos otros, criados de un poder enorme y espantoso que se llama banca, especuladores, capital financiero, complejo industrial militar, complejo agroalimentario. Y de todo eso se aprovechó Trump para lanzar su discurso, para decirle a los blancos que piensan como él, ‘estos son corruptos, aquellas son unas prostitutas, váyanse todos a la… tiremos la bomba…’, porque el mundo ya no es el modelito de guerra fría que le falló a Obama, porque el modelo económico ya dio de sí, porque la sociedad estadunidense ya tronó; es una sociedad psicópata que vive en la nostalgia, su periodo creativo real fue después de la Segunda Guerra Mundial. Ya no es aquella sociedad industriosa, productiva. Hoy se quitan la nostalgia calzando sus tenis ‘All Star’ y enfundándose sus Levis para instalarse en el ‘american way of life’. Una sociedad psicópata que tantito los provocas y hubieran salido a votar armados”, advierte Lojo, nostálgico lector.

Por lo pronto descartamos cambios sustantivos en el TLCAN, si nos atenemos a lo que Luis de la Calle declaró a Carmen Aristegui en miércoles por la tarde: “Para salirse del TLCAN, la parte solicitante tiene que avisar con seis meses de anticipación a las dos partes restantes”. Cierto, pero hay que agregar que las empresas involucradas que han hecho inversiones y desarrollado proyectos al amparo del TLCAN, pedirían sendas indemnizaciones a quien o quienes afecten sus intereses. Y si bien urge una revisión o anulación del TLCAN que tanto daño ha hecho al sector productivo micro, pequeño y mediano, así como a los trabajadores mexicanos, no se ve que el gobierno de Enrique Peña Nieto esté implementando alguna estrategia de nivel que pueda compararse con lo platicado líneas arriba, incongruente lector.

Y qué decir del cambio a la figura de “autoridad portuaria” en México. Como dicen varios expertos en la materia tales como el capitán Joaquín Dorantes y el catedrático Dr. José Eusebio Salgado y Salgado, éste último uno de los dos latinoamericanos especialistas en derecho marítimo reconocidos por la Organización Marítima Internacional: Las capitanías de puerto y demás entidades de la actividad de marina mercante, nunca debieron salir de la SEMAR; está mal manejado el tema de las capitanías de puerto desde el argumento de la iniciativa presidencial que se basa en la seguridad. Ciertamente, pues a partir de abril del presente año, se crearon las Unidades Navales de Protección Portuaria (UNAPROP) en 19 terminales marítimas del país, con el objetivo de realizar acciones de vigilancia, inspección y control de funciones. Y en el mismo mes, se creó el Reglamento del Centro Unificado para la Protección Marítima Portuaria (CUMAR) para hacer frente al crimen organizado y actos ilícitos contra la infraestructura portuaria, ambas dentro de la Secretaría de Marina; el Reglamento de las CUMAR se publicó el 21 de abril del 2014 en el DOF, y el Manual de Operación de las CUMAR, el pasado 26 de noviembre del 2015. Los expertos consultados afirman que no sólo debe pasar la capitanía de puerto a la Secretaría de Marina; debe crearse una subsecretaría de Marina Mercante, para que las capitanías de puerto, Señalamiento Marítimo, Obras Marítimas, las escuelas náuticas mercantes, entre otras instituciones de desarrollo y fomento marítimo mercante, pero dentro de la Secretaría de Marina y no en la SCT, como acaban de anunciar. Los mexicanos, seguimos dando la espalda al mar y seguimos esperando que todo lo haga el gobierno. Y el gobierno sigue ignorando el significado de talasocracia, tema del cual el Dr. Salgado escribe un libro con tratamiento puntual y rigor. Pero ese tema lo dejamos para la próxima entrega, pospuesto lector.

Tremendo contraste vivimos posterior a las votaciones por la presidencia estadunidense. Mientras el defenestrado Donal John Trump presidente electo estadunidense prepara una alianza con China e India para acercarse a la Rusia de Putin, y atiza la discriminación y xenofobia ayudado por el KKK, acá el presidente Enrique Peña Nieto, quien se ha ganado a pulso la desaprobación, ha incumplido lo ofrecido en su campaña por la presidencia que él ostenta y explota para beneficio de unos cuantos, sigue sin desarrollar una estrategia para defender a nuestros connacionales en EU, reduce el presupuesto a la educación cancelando el desarrollo y preparación de cuadros profesionales, y sin reactivar la economía. En el contexto del inesperado triunfo de Trump, la escalada del dólar, la virtual aprobación del TPP por parte del legislativo mexicano, el futuro del TLCAN, la errática política económica y comercial que aplica el gobierno mexicano y el de la anunciada y mal calificada “militarización de los puertos mexicanos”, no se ve que en México mejoren las cosas. Pero como dijo Jack Ma a CNNMoney: “(Trump) no es el primer presidente en realizar amenazas para luego no cumplir durante su mandato”. Quisiéramos que Trump no cumpliera sus amenazas y que Peña Nieto honrara su palabra para no sólo incrementar el crecimiento de nuestro país, sino principalmente, fortalecer el desarrollo de los mexicanos. Se vale soñar, defraudado lector.

Hasta la próxima, con más del concepto integral del comercio exterior. elbarlovento@gmail.com

Artículo anteriorCanales
Artículo siguienteLa riqueza de las naciones
Raúl Hernández Rivera En el periodismo desde 1966 en Excélsior, y desde 1971 con el tema de comercio exterior en revista Metrópolis 70 (1971-75), periódicos Uno Más Uno (1979), El Financiero (1983-84), Heraldo de México (1986), El Universal (1986-88), El Economista (1989-91), Asociación de Mexicana de Editores de los Estados (1994-97) y Agencia Mexicana de Información (1997-99). Revistas: de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos (de la Secretaría de la Presidencia de la República en 1976, Mi Ciudad (1982). Técnica y Humanismo (CONALEP en 1982); BARLOVENTO, (propia) sobre comercio exterior y Visión (1992-95). Otras actividades: Impartición de seminarios, cursos y conferencias sobre comercio exterior en el CONALEP SECOFI, Escuela Superior de Economía (IPN), Universidad Autónoma del Estado de México, ENEP Aragón y Acatlán Universidad de Colima y Universidad del Nuevo Mundo. Organizador de 36 viajes de prácticas a los principales puertos marítimos mexicanos. Asistencia a más de 20 diplomados sobre temas económico y político. Realización de 17 estudios especializados en materia de comercio exterior conjuntamente con estudiantes: "Ríos navegables en México", "El envase, empaque y embalaje", "Transporte de carga en FF.CC", "El Impacto de las comunicaciones y los transportes en el área de influencia del puerto de Manzanillo", entre otros. Coordinador del 1°, 2° y 3° Diplomado "El Concepto Integral del Comercio Exterior" en las LVI, LVII y LIX Legislaturas de la Cámara de Diputados. Director del Centro Cultural y Artesanal Xochicalco (1999-2001) desde donde se enviaron a Viena, Austria, seis contenedores de 40 toneladas cada uno de artesanías, beneficiando a más de dos mil artesanos mexicanos. Actualmente escribe los libros: Sobre puertos y marina mercante mexicanos, “Barlovento, crónica del saqueo”; “Maltratados por los Tratados mal tratados”. Una crítica mordaz sobre los tratados, convenios y acuerdos que nuestro país ha firmado en su historia, y “Comercialización, la gran ausente en el comercio exterior mexicano” sobre la carencia de una cultura de comercio exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí